Promesas hechas, promesas cumplidas por Donald Trump

El Presidente Donald Trump.

A menos de dos semanas de que se cumplan tres años de haber tomado posesión del cargo, el Presidente Donald Trump ha cumplido una lista de promesas que parece interminable. Gracias al liderazgo de este presidente los norteamericanos están viviendo en un país más fuerte y más seguro, al igual que disfrutando de la mejor economía en la historia de los Estados Unidos.

Si las estadísticas continúan en la misma dirección hasta el día de las elecciones es muy difícil que Trump pueda perder. Al mismo tiempo, los votantes podrían darse cuenta de por qué los demócratas se apresuraron en someter a juicio político a un presidente que ha cumplido tantas promesas de campaña.

En el mismo sentido, el juicio político contra Trump será irrelevante para los norteamericanos que decidan darle su voto en las generales del mes de noviembre. Tengamos presente que “es la economía estúpido” y la economía no puede ser sometida a juicio político.

Las políticas promotoras del crecimiento del Presidente Trump han creado una prosperidad económica que ha beneficiado a todos los estratos de la población norteamericana.

A continuación una lista parcial de las promesas cumplidas más importantes:

Desde la elección del Presidente Trump, más de 7 millones de empleos han sido agregados a la economía norteamericana.

Por primera vez desde que comenzaron las estadística sobre este tema, hay más trabajos disponibles que norteamericanos buscando trabajo.

Los 7 millones de plazas disponibles superan en un millón a los norteamericanos en busca de trabajo.

Las dos terceras partes de los norteamericanos dicen que este es un buen tiempo para buscar trabajo, lo que pone en posición ventajosa a los obreros sobre las empresas.

Este año, la tasa de desempleo se redujo a su nivel más bajo en 50 años.

La tasa de desempleo se ha mantenido por debajo del 4 por ciento en los últimos 21 meses.

Bajo la Presidencia de Trump, la tasa de desempleo de las mujeres se encuentra en su nivel más bajo en los últimos 65 años.

Bajo la Presidencia de Trump, las reclamaciones por desempleo se han reducido a su nivel más bajo en 50 años.

El número de personas que reclaman seguros de desempleo como porcentaje de la población es el más bajo en la historia del país.

Los trabajadores norteamericanos de todas las razas, religiones y culturas disfrutan de prosperidad bajo la Presidencia de Trump.

Las tasas de desempleo para los afro-americanos, hispano-americanos y asiáticos-americanos, veteranos, individuos con discapacidades y personas sin diploma de educación secundaria son las más bajas en la historia del país.

El crecimiento de la economía está poniendo más dinero en los bolsillos de los norteamericanos.

Los salarios están creciendo al paso más acelerado en una década con ganancias de 3 por ciento de un año al otro por primera vez desde el 2009.

Noviembre de 2019, marcó el décimo-sexto mes consecutivo que los salarios crecieron por encima del 3 por ciento.

El ingreso medio por unidad familiar superó los $63,000 en 2018−el más alto desde que se llevan las estadísticas.

Las políticas del Presidente Trump están ayudando a prosperar a los americanos olvidados en todo el país, reduciendo las desigualdades entre ciudadanos.

Los salarios están aumentando a mayor velocidad para los obreros de bajos ingresos.

Obreros de bajos y medianos ingresos están experimentando un mayor aumento de sus salarios que los de altos ingresos.

Cuando es medida como proporción del ingreso ganado por el 20 por ciento superior de los asalariados, la desigualdad del ingreso se redujo en 2018 en su cantidad más alta en la última década.

Desde que el Presidente Trump juró su cargo, 2,4 millones de norteamericanos han salida de las filas de la pobreza.

Los niveles de pobreza de los afro-americanos e hispano-americanos se han reducido a sus cifras más bajas.

Desde la elección del Presidente Trump, cerca de 7 millones de norteamericanos han dejado de solicitar sellos de alimentos.

En el tercer trimestre de 2019, el 73 por ciento de los norteamericanos que obtuvieron nuevos empleos vinieron de fuera de la fuerza laboral, en vez de las filas de desempleados, la proporción más alta desde que comenzaron estas estadísticas en 1990.

White House (Traducción de Alfredo M. Cepero – La Nueva Nación)