Obama concedió una amnistía al jefe terrorista Qassem Suleimani como parte del acuerdo con Irán

El expresidente de EE.UU. Barack Obama y el general iraní Qasem Soleimani. ((Flickr.com/Marcos Gasparutti y captura de pantalla Youtube CBS News)

El expresidente Barack Obama concedió una amnistía al general terrorista iraní Qassem Suleimani como parte del acuerdo “histórico” con Irán en 2015.

Suleimani fue excluido de la lista en la que aparecía como al margen de la ley, junto con otros dirigentes de la Guardia Revolucionaria, según un artículo de The telegraph del 2015.

Obama, además de ceder ante el régimen de Irán con el acuerdo concedido en el 2015, siguió ayudándole, tratando de que tuviera acceso al sistema financiero estadounidense, burlando así las sanciones que se mantenían sobre ese país.

De acuerdo con un informe del 7 de junio de 2018, del presidente del Subcomité Permanente de Investigaciones (PSI, por la sigla en inglés), senador Rob Portman (republicano de Ohio): “Obama concedió en secreto una licencia específica que autoriza la conversión de activos iraníes por valor de miles de millones de dólares estadounidenses”.

La transacción no se concretó porque los bancos estadounidenses contactados para que intervinieran en ella no se atrevieron a hacerlo.

Una parte muy importante de la liquidez económica que logró Irán con el acuerdo nuclear firmado con Obama se invirtió en su programa de enriquecimiento de uranio y en financiar a grupos terroristas en Oriente Medio y Siria, afirma un artículo de Wall Street Journal.

“Obama buscó ganarse al régimen de Teherán evitando la confrontación y dejando que Irán se saliera con la suya en Siria y en otros lugares. Su objetivo por encima de todo era el acuerdo nuclear”, analizó el Wall Street Journal.

Asímismo, el medio Politico investigó que en el año 2008, la Dirección de Lucha contra las Drogas tenía pruebas de que Hezbolá era una organización militar y política, centrada en Oriente Medio, y un sindicato delictivo internacional que recaudaba 1.000 millones de dólares al año del tráfico de drogas y armas, el blanqueo de dinero y otras actividades delictivas, contando con el apoyo estatal de Irán.

Pero cuando los funcionarios de inteligencia solicitaron la aprobación de algunas investigaciones, enjuiciamientos, arrestos y sanciones financieras importantes, los de los departamentos de Justicia y Hacienda de la Administración Obama retrasaron, obstaculizaron o rechazaron sus solicitudes, durante 8 años.

El ataque aéreo estadounidense con drones, que acabó con la vida del comandante iraní Qasem Soleimani, es considerada una decisión disuasivas del presidente Donald Trump, que ubicaban a Estados Unidos como una amenaza creíble, declaró el representante republicano por Kansas, Steve Watkins, en una entrevista de Fox News.

Por su parte, Trump dijo el tres de enero que la decisión de aniquilar al alto mando militar iraní, Qassem Soleimani, estuvo en correspondencia con la política de la actual administración.

“Como presidente, mi deber más alto y solemne es la defensa de nuestra nación y nuestros ciudadanos”, explicó el presidente, quien además se congratuló por la ejecución “con éxito de un ataque de precisión impecable que mató al terrorista número uno en todo el mundo: Qassem Soleimani”, agregó, de acuerdo con la Casa Blanca.

José Ignacio Hermosa – BLes