Los ataques anticristianos en Europa alcanzaron su punto máximo en el 2019

La catedral de Notre Dame de París sufrió un incendio en la tarde del 15 de abril de 2019 en el tejado del edificio. La aguja de la catedral y el tejado se derrumbaron. (Shutterstock)

Día tras día durante 2019, las iglesias y los símbolos cristianos fueron atacados deliberadamente en Europa, donde la hostilidad anticristiana está arrasando, mientras los vándalos no sienten el peso de la ley.

Aproximadamente 3.000 iglesias, escuelas, cementerios y monumentos cristianos fueron vandalizados, saqueados o desfigurados en Europa durante 2019, lo que está en camino de convertirse en un año récord para el sacrilegio anticristiano en el continente, de acuerdo a una investigación del Gatestone Institute.

Para su investigación, la ONG revisó miles de informes de periódicos, notas policiales, consultas parlamentarias, publicaciones en redes sociales y blogs especializados de Gran Bretaña, Francia, Alemania, Irlanda, Italia y España.

La violencia contra los sitios cristianos está más extendida en Francia, donde – según las estadísticas del gobierno – las iglesias, escuelas, cementerios y monumentos están siendo destrozados, profanados y quemados a una tasa promedio de tres por día.

De acuerdo a documentos policiales, en Alemania, los ataques contra las iglesias cristianas están ocurriendo a una tasa promedio de dos por día.

Los perpetradores de ataques anticristianos, que incluyen actos de incendio premeditado, defecación, profanación, saqueo, burla, satanismo, robo, exhibicionismo y vandalismo, rara vez son atrapados.

Y si es así, la policía y los medios de comunicación a menudo censuran información sobre sus identidades y antecedentes étnicos. Se dice que muchos sospechosos tienen trastornos mentales. Como resultado, muchos ataques anticristianos no se clasifican como “delitos de odio”.

Según la investigación, en Francia y Alemania, el aumento en los ataques anticristianos encaja con la reciente inmigración masiva musulmana. La falta de estadísticas oficiales sobre los autores y los motivos hace que sea imposible saber con precisión cuántos ataques pueden atribuirse al anticristianismo musulmán o la causa yihadista.

En España, por el contrario, los ataques contra iglesias y símbolos cristianos se llevan a cabo abrumadoramente por anarquistas, feministas radicales y otros activistas de extrema izquierda.

También en esta temporada de Navidad han atacado a pesebres de Belén vivientes, intimidando a los niños.

En Ginebra, Suiza, el icónico Monumento Internacional a la Reforma Protestante, también conocido como el Muro de la Reforma, fue destrozado con pintura multicolor que formaba un arco iris, un símbolo de los grupos LGBT.

En un artículo escrito para el periódico español ABC , Juan Pedro Quiñonero, su corresponsal en París durante más de 35 años, explicó :

“Las profanaciones de la última semana tienen un carácter anticristiano evidente. Ebrios de un odio feroz, los vándalos desean dar a sus actos una clara dimensión antirreligiosa. Durante los últimos meses, bandas antisemitas han profanado cementerios judíos, «firmando» sus acciones con cruces gamadas. En el caso de la profanación de las iglesias católicas, el vandalismo no está «firmado»: habla por sí solo: burlas atroces de la figura de Cristo en la cruz y profanación de altares mayores”.

Los medios de comunicación europeos han tendido a minimizar los actos maliciosos contra los cristianos. El tema del vandalismo anticristiano raramente fue reportado por los medios europeos hasta febrero de 2019, cuando los vándalos atacaron nueve iglesias en el lapso de dos semanas.

El tema volvió a los titulares en abril de 2019, cuando un incendio sospechoso destruyó la emblemática Catedral de Notre Dame en París.

Soeren Kern investigadora principal del Instituto Gatestone con sede en Nueva York, también realizó en su informe una recopilación detallada y abrumadoramente extensa de todos los ataques anticristianos sufridos en Europa occidental durante el último tiempo.

Redacción BLes