Legisladores de EE.UU. critican la decisión del Reino Unido de permitir que Huawei ingrese a la red 5G

El senador Marco Rubio (R-FL) habla a los periodistas al llegar al Capitolio de los Estados Unidos para el juicio por impeachment del Senado en Washington el 28 de enero de 2020. (Mario Tama/Getty Images)

Los legisladores y expertos estadounidenses han expresado su preocupación por la decisión del Reino Unido de permitir a Huawei un papel limitado en su red 5G, diciendo que pone en peligro la seguridad nacional.

El gobierno del Reino Unido otorgó al gigante de telecomunicaciones chino un papel en la construcción de partes no sensibles de su red inalámbrica de próxima generación el 28 de enero.

Sin embargo, Huawei fue clasificado como un “proveedor de alto riesgo”, lo que significa que sería excluido del núcleo sensible, donde se procesan los datos, y excluido de todas las redes críticas y ubicaciones sensibles, como sitios nucleares y bases militares. Como empresa de alto riesgo, su participación se limitaría al 35 por ciento.

La decisión se produjo a pesar de las reiteradas advertencias de Estados Unidos de que el equipo de Huawei podría ser usado por el régimen chino para espiar o interrumpir las redes de comunicación. Tales preocupaciones surgen de los estrechos vínculos de la compañía con los militares, y que la ley china obliga a las compañías a cooperar con las agencias de inteligencia cuando se les solicita.

Huawei, el mayor proveedor mundial de equipos de telecomunicaciones, niega las acusaciones.

Funcionarios estadounidenses también habían dicho previamente que tal decisión pondría en peligro el intercambio de inteligencia entre las dos naciones. El Reino Unido y los Estados Unidos son parte de la red de intercambio de inteligencia Five Eyes, que también incluye a Australia, Canadá y Nueva Zelanda. Tanto Australia como Nueva Zelanda han prohibido a Huawei su lanzamiento 5G, mientras que Canadá todavía está tomando su decisión.

Sin embargo, el secretario de Relaciones Exteriores británico, Dominic Raab, dijo el 28 de enero que el intercambio de inteligencia no se vería afectado.

“La forma en que construimos nuestras redes públicas de telecomunicaciones 5G y fibra completa no tiene nada que ver con cómo compartiremos los datos clasificados”, dijo Raab a los legisladores después de una reunión del Consejo de Seguridad Nacional presidida por el primer ministro Boris Johnson. “El intercambio de inteligencia no se pondrá en riesgo”.

Johnson y el presidente Donald Trump hablaron por teléfono poco después de que se hiciera pública la decisión británica.

“El primer ministro subrayó la importancia de que países con ideas afines trabajen juntos para diversificar el mercado y romper el dominio de un pequeño número de empresas”, dijo el gobierno británico en un comunicado.

Hablando antes de la llamada, un funcionario de la administración Trump dijo: “No hay una opción segura para que los proveedores no confiables controlen cualquier parte de una red 5G.

“Esperamos con interés trabajar con el Reino Unido en un camino a seguir que resulte en la exclusión de componentes de proveedores no confiables de las redes 5G”.

Un funcionario británico, que habló bajo condición de anonimato, dijo que excluir a Huawei habría retrasado el 5G y habría costado más a los consumidores, haciéndose eco de las advertencias de la industria de las telecomunicaciones.

Las velocidades de datos mucho más rápidas de 5G y su mayor capacidad lo convertirán en la piedra angular de muchas industrias y en un motor de crecimiento económico.

El senador Ben Sasse (R-Neb.) llega a la cámara del Senado luego de un descanso en el juicio por impeachment en el Capitolio de los Estados Unidos en Washington el 27 de enero de 2020. (Drew Angerer/Getty Images)

Preocupaciones de seguridad

Los legisladores estadounidenses expresaron su decepción con la decisión del Reino Unido, y varios pidieron una revisión del intercambio de inteligencia con Gran Bretaña.

“Permitir que hoy Huawei (…) construya las redes 5G del Reino Unido es como permitir que el KGB construya su red telefónica durante la Guerra Fría”, escribió el senador Tom Cotton (R-Ark.) en un comunicado.

“El Partido Comunista Chino ahora tendrá un punto de apoyo para llevar a cabo un espionaje generalizado en la sociedad británica y ha aumentado la influencia económica y política sobre el Reino Unido”.

El senador Marco Rubio (R-Fla.), en un correo electrónico a The Epoch Times, dijo que la “equivocada” decisión ignora el “gasto considerable requerido para mitigar el riesgo de la participación de Huawei”.

“Si bien los subsidios chinos reducen el precio inicial de Huawei, los costos a largo plazo para la seguridad y la confianza de los aliados son altos”, dijo Rubio, y agregó que Estados Unidos debería reevaluar la cooperación económica y de inteligencia con Gran Bretaña.

Rubio, Cotton y el senador John Cornyn (R-Tex.) enviaron un “alegato genuino” a Johnson a principios de esta semana, instándolo a excluir a Huawei de la infraestructura 5G de Gran Bretaña.

El senador Mark Warner (D-Va.), vicepresidente del Comité de Inteligencia del Senado, dijo en un comunicado que estaba “decepcionado” por la decisión, y agregó que Estados Unidos seguía comprometido a trabajar con sus aliados como el Reino Unido para construir alternativas a Huawei.

El senador Ben Sasse (R-Neb.), en un comunicado, dijo: “Aquí está la triste verdad: nuestra relación especial es menos especial ahora que el Reino Unido ha adoptado las comunicaciones estatales de vigilancia en Huawei. Durante la Guerra Fría, Margaret Thatcher nunca firmó un contrato con la KGB para ahorrar unos centavos”.

“Decisión política”

Robert Spalding, ex alto funcionario del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca y miembro principal del grupo de expertos Hudson Institute, con sede en Washington, describió la medida como una decisión política diseñada para acomodar a los proveedores nacionales de telecomunicaciones.

“El Reino Unido está del lado de un régimen totalitario”, dijo Spalding a NTD, afiliado de The Epoch Times. “No porque (…) ellos creen de todo corazón que no tienen preocupaciones, sino porque una de sus principales compañías, British Telecom, está diciendo que necesitamos el subsidio de China para que podamos tener equipos baratos”.

Spalding rechazó la distinción entre “núcleo” y “borde”, diciendo que el riesgo sigue siendo el mismo ya que ambas partes de la red están basadas principalmente en software.

“La idea de que cualquier parte de ese [ecosistema basado en software] puede considerarse un área segura para la introducción de la tecnología, donde le preocupa quién está introduciendo esa tecnología, creo que eso es incorrecto”, dijo.

“Creo que [el Reino Unido] están tratando deliberadamente de ignorar cuáles son las posibilidades [si se presenta Huawei] porque es demasiado difícil aceptar el hecho de que ya no hay seguridad en los datos”.

Él advirtió que ciertos sectores, como las industrias de tecnología y telecomunicaciones, debido a su deseo de productos baratos de China, “están presionando a los gobiernos de las democracias para que continúen este comportamiento que es realmente contrario a los intereses de seguridad nacional y las libertades e independencias de las personas en las sociedades en las que viven”.

Cathy He – La Gran Época

Eva Fu, reportera de La Gran Época, y Reuters contribuyeron a este informe.