La Administración Trump planea restricciones de visa para mujeres embarazadas

Una inmigrante hondureña embarazada hace cola con otros migrantes para tomar un autobús a otro lugar dentro de los Estados Unidos, en McAllen, Texas, el 15 de agosto de 2016. (John Moore/Getty Images)

La administración del presidente Donald Trump está modificando las regulaciones de visas, apuntando al turismo de nacimiento, confirmó un funcionario a The Epoch Times el miércoles.

La enmienda propuesta se describió en la agenda del gobierno publicada a fines del año pasado.

“El Departamento está enmendando su regulación sobre visitantes temporales en la clasificación de visa de no inmigrante B para proporcionar que una visita temporal por placer no incluya el turismo de nacimiento”, dijo el Departamento de Estado en la agenda, proponiendo un cambio a las disposiciones de visa de no inmigrante B.

Un funcionario confirmó el miércoles que la administración está avanzando con la enmienda propuesta.

“Este cambio tiene como objetivo abordar los riesgos de seguridad nacional y aplicación de la ley asociados con el turismo de nacimiento, incluida la actividad criminal asociada con la industria del turismo de nacimiento”, dijo el funcionario.

La regla se publicará en un futuro próximo, agregó el funcionario.

En un borrador de las regulaciones, las mujeres embarazadas tendrían que superar un obstáculo adicional antes de obtener visas de turismo, convenciendo a un funcionario consular de que tienen otra razón legítima para venir a los Estados Unidos.

Fotografía de una bandera de Estados Unidos a media asta en el Capitolio en Washington (EE.UU.). EFE/ Shawn Thew/Archivo

Trump hizo que tomar medidas enérgicas contra la inmigración ilegal y las lagunas de inmigración sean un punto central de su campaña, centrándose en un tema que es una de las principales preocupaciones de algunos votantes.

La regulación de las turistas embarazadas es una forma de evitar que den a luz en los Estados Unidos, lo que daría a sus hijos la ciudadanía estadounidense automática, conocida como ciudadanía por derecho de nacimiento. Trump también ha dicho que está observando la ciudadanía por derecho de nacimiento “muy en serio“.

En este momento, a los oficiales consulares no se les pide que pregunten durante las entrevistas de visa si una mujer está embarazada o tiene la intención de hacerlo. Pero tendrían que determinar si un solicitante de visa vendría a los Estados Unidos principalmente para dar a luz.

El turismo de nacimiento es un negocio lucrativo tanto en los Estados Unidos como en el extranjero. Las compañías estadounidenses sacan publicidades y cobran hasta USD 80,000 para facilitar la práctica, ofreciendo habitaciones de hotel y atención médica. Muchas de las mujeres viajan desde Rusia y China para dar a luz en los Estados Unidos. En un caso el año pasado, una mujer china se declaró culpable de administrar un negocio de turismo de nacimiento. En otro caso, las autoridades acusaron a 20 personas por esquemas de turismo de nacimiento chinos.

Según un estudio publicado en una revista materna el año pasado que se centró en los turistas de nacimiento chinos, las mujeres viajan a los Estados Unidos “para una mejor experiencia de parto y para asegurar oportunidades futuras para sus hijos”.

No hay cifras sobre cuántas mujeres extranjeras viajan a los Estados Unidos específicamente para dar a luz. El Centro de Estudios de Inmigración, un grupo que aboga por leyes de inmigración más estrictas, estimó que en 2012, alrededor de 36,000 mujeres nacidas en el extranjero dieron a luz en los Estados Unidos y luego abandonaron el país.

Zachary Stieber – La Gran Época

Allen Zhong y The Associated Press contribuyeron a este informe.