El Washington Post admite que los aranceles de Trump no aumentaron los precios al consumidor

El presidente de EE.UU. Donald Trump. (Captura Youtube White House)

Redacción BLes – Desde que se comenzaron a aplicar los aranceles a China, y aun antes de ello, los principales medios de comunicación estadounidenses alertaron que la medida terminaría aumentando los precios del consumidor. Sin embargo, ahora el Washington Post, uno de los medios más críticos hacia la Administración Trump, reconoce que sus predicciones fueron erróneas.

El viernes, el diario estadounidense publicó un artículo de su corresponsal económica Heather Long en el que analiza el impacto de los aranceles aplicados a Beijing, por competencia desleal.

“La mayoría de los costos fueron absorbidos por las empresas estadounidenses, por lo que los consumidores no han visto un excesivo estampado de las etiquetas [de precios] en las tiendas”, escribe Long tomando como ejemplo el caso de una fábrica de ropa femenina con sede en Colorado.

En efecto, las compañías estadounidenses, cuyas ventas y ganancias han venido en aumento por los históricos recortes de impuestos impulsado por el presidente Donald Trump, han absorbido la mayoría de los aranceles en lugar de pasarlos a los hogares americanos.

En su artículo, Long señala que el año pasado los titulares de los principales medios estadounidenses, incluido el Washington Post, proclamaron que las tarifas aplicadas por Trump a las importaciones chinas podrían costar 1.000 dólares más al año a la familia tipo americana.

La impactante cifra provino de un análisis del JPMorgan que asumió que el costo total de las tarifas se trasladaría a los consumidores.

“Pero eso no es lo que ha estado sucediendo”, indica Long describiendo que “la evidencia hasta ahora indica que la mayoría de las empresas estadounidenses trasladaron sólo una fracción del aumento de los costos a los consumidores – más del orden de los 100 dólares por familia al año”.

Aun más, un estudio reciente encontró una diferencia de precios “bastante modesta” entre productos minoristas que estaban afectados por los aranceles y otros que no, lo que sugiere que las empresas y la cadenas minoristas están absorbiendo los costos de los aranceles.

El trabajo realizado por economistas de la Universidad de Harvard, la Universidad de Chicago y el Banco de la Reserva Federal de Boston detalló que el aumento en el precio de platos, muebles, ropa de cama, tostadoras, toallas y paraguas afectados por las tarifas fue inferior al uno por ciento.

Asimismo, el precio de los aparatos electrónicos sólo aumentó en 1.4 por ciento.

El presidente Trump ha instado a las empresas estadounidenses a que dejen de producir en territorio chino, y se muden a otro lugar, preferiblemente al país americano.

Y eso es lo que parece que está sucediendo.

Según un análisis realizado en diciembre por el Banco de la Reserva Federal de San Luis, las grandes empresas americanas han comenzado a trasladar la producción a otros países. En efecto, mientras que las importaciones de China cayeron, las de Taiwán y Vietnam aumentaron en 2019.

De hecho, el ‘gigante asiático’ parece ser el más afectado en la guerra comercial: su crecimiento económico en 2019 alcanzó un mínimo en los últimos 29 años (6.1%).

En este marco, y luego de duras negociaciones, Washington y Beijing firmaron el pasado miércoles 15 de enero la Fase 1 de un acuerdo comercial.

Según trascendió en los medios, China se comprometió a comprar 200 mil millones de dólares en productos estadounidenses, incluidos al menos 50 mil millones de dólares en productos agrícolas durante dos años.

Al mismo tiempo, Estados Unidos reduciría a la mitad los aranceles del 15 por ciento sobre las importaciones chinas de 120 mil millones de dólares, pero dejaría los aranceles del 25 por ciento sobre las importaciones adicionales de 250 mil millones de dólares.

Asimismo, a partir de este acuerdo, no entrará en vigencia el aumento que estaba previsto en la tasa arancelaria para octubre, así como la imposición de nuevas tarifas que estaba programada para diciembre.

En este marco, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, advirtió que si China no cumple con sus compromisos comerciales, el presidente Trump podría volver a aplicar las tarifas.

“Hoy damos un paso trascendental, uno que nunca antes se había dado con China, hacia un futuro de comercio justo y recíproco al firmar la Fase Uno del histórico acuerdo comercial entre Estados Unidos y China”, anunció el presidente Trump el miércoles.

“Juntos, estamos corrigiendo los errores del pasado y brindando un futuro de justicia y seguridad económica para los trabajadores, agricultores y familias estadounidenses”, indicó el mandatario.

Miguel Diaz – BLes