El impeachment es una “peligrosa perversión” de la Constitución, dice la Casa Blanca

El presidente Donald Trump camina por South Lawn para abordar el Marine One en la Casa Blanca en Washington el 18 de diciembre de 2019. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

El equipo legal del presidente Donald Trump afirmó el lunes que el impeachment de los demócratas de la Cámara de Representantes contra el presidente, es frívolo y una “peligrosa perversión de la Constitución”, al tiempo que volvió a decir que Trump no hizo “absolutamente nada malo”, marcando el tono para el juicio del Senado que podría durar semanas.

En un escrito que fue presentado al Senado antes que el juicio comience el martes, los abogados de Trump argumentarán que ambos artículos del impeachment contra el presidente son constitucionalmente deficientes, mientras que ponen en potencial peligro el futuro cargo de la presidencia y alteran el equilibrio de poder del gobierno.

“Los demócratas de la Cámara de Representantes estaban determinados desde el principio a encontrar alguna forma —cualquier forma— de corromper el extraordinario poder del impeachment para usarlo como una herramienta política para anular el resultado de las elecciones de 2016 e interferir en las elecciones de 2020”, escribieron los abogados de Trump. “Todo eso es una peligrosa perversión de la Constitución que el Senado debería condenar rápida y rotundamente”.

La declaración del equipo legal de Trump se produce después que los demócratas de la Cámara de Representantes presentaran su propio informe que esencialmente resumía semanas de declaraciones de testigos.

“El proceso que llevó estos artículos del impeachment al Senado” fue “completamente sin precedentes” en la historia de Estados Unidos, dijo una fuente que trabaja con el equipo legal de Trump en una conferencia telefónica. La fuente dijo que cada investigación del impeachment presidencial “involucró protecciones básicas de debido proceso” para el acusado, mientras que argumentaba a Trump no se le dieron ninguno de estos derechos por parte de los demócratas de la Cámara de Representantes durante la investigación a finales del año pasado.

La misma fuente hizo eco de las afirmaciones de los republicanos de la Cámara de Representantes durante la investigación de que solo uno de los testigos involucrados en el caso, el embajador ante la Unión Europea Gordon Sondland, habló con el presidente. Lo que es más, la persona dijo que los gestores de la Cámara de Representantes no podrán proporcionar ni un solo testigo que tuviera conocimiento directo de un supuesto esquema de quid pro quo entre Trump y el liderazgo de Ucrania, como alegaron los demócratas a lo largo de la investigación.

“Es el presidente quien define la política exterior, no los burócratas no elegidos que son sus subordinados”, argumentará su equipo. “Cualquier teoría de una ofensa incriminatoria que se vuelve a buscar motivos supuestamente ‘constitucionalmente impropios’ midiendo las decisiones políticas del presidente contra un supuesto consenso entre agencias es fundamentalmente antidemocrática y una inversión absurdamente impermisible de la estructura constitucional”.

El caso del impeachment de los demócratas acusa a Trump de abusar de su poder al retener la ayuda militar de Ucrania mientras presionaba para investigar al exvicepresidente Joe Biden, a su hijo Hunter y a Burisma Holdings, de la que el más joven de los Biden formaba parte en la junta directiva. También han alegado que Trump obstruyó el Congreso al no cooperar suficientemente con su investigación.

El lunes, Trump escribió en Twitter que se opone a los testigos: “No querían a John Bolton y otros en la Cámara. Tenían demasiada prisa. Ahora los quieren a todos en el Senado. ¡No se supone que sea así!”. Se refería a su exasesor de seguridad nacional John Bolton, quien indicó a principios de este mes que estaría dispuesto a testificar en el juicio si es citado.

Durante el fin de semana, los gestores de la Cámara de Representantes para el impeachment, incluyendo el presidente del Comité de Inteligencia Adam Schiff ( D-Calif.) y el presidente de la judicatura Jerrold Nadler (D-N.Y.), presentaron un escrito propio en el Senado.

“Los hechos son indiscutibles y las pruebas son abrumadoras: el presidente Trump abusó del poder de su oficina para solicitar la interferencia extranjera en nuestras elecciones para su propio beneficio político personal, poniendo así en peligro nuestra seguridad nacional, la integridad de nuestras elecciones y nuestra democracia. Y cuando el presidente fue atrapado, trató de encubrirlo obstruyendo la investigación de la Cámara de Representantes sobre su mala conducta. Los senadores deben aceptar y cumplir con la responsabilidad que les asignaron los redactores de nuestra Constitución y los juramentos que acaban de hacer para hacer justicia imparcial. Deben llevar a cabo un juicio justo, justo para el presidente y justo para el pueblo estadounidense”, escribieron.

Jack Phillips – La Gran Época