Donald Trump habló de la crisis climática y criticó a los activistas: “No es tiempo para el pesimismo, es tiempo de optimismo”

Donald Trump en el Foro Económico de Davos (Reuters)

Donald Trump anunció que el gobierno de Estados Unidos se unirá a la iniciativa para plantar un billón de árboles alrededor del mundo, en un discurso en el Foro de Davos en el que criticó el pesimismo expresado por los activistas climáticos que reclaman mayores acciones contra la crisis ecológica.

Tenemos que rechazar a los eternos profetas y sus predicciones de apocalipsis”, dijo Trump, pocas horas después de que Thunberg, que también está en Davos, denunciara que “no se ha hecho nada” para luchar contra el calentamiento global. El mandatario mencionó a predicciones realizadas en el pasado, como las referidas a a la sobrepoblación mundial y a un posible agotamiento del petróleo.

No es tiempo de pesimismo, es tiempo de optimismo”, consideró, pese a la gran cantidad de informes científicos sobre la necesidad de limitar el aumento de las temperaturas globales. Además, reafirmó su intención de continuar las inversiones en petróleo y gas natural, haciendo caso omiso a los pedidos por limitar las emisiones de gases.

El presidente ha cumplido con su promesa de retirarse del Acuerdo de París, siendo la única nación del mundo que tomó tal decisión, en una reducción de compromisos internacionales que consideraba injustos para EEUU.

El líder republicano también celebró los reportes sobre las condiciones ecológicas en su país. “Tenemos el aire más limpio en 40 años. Estamos comprometidos en mantener la belleza natural”, señaló.

Poco antes del discurso de Trump, Greta Thunberg dijo: “Tenemos que empezar a escuchar a la ciencia y tratar esta crisis con la importancia que merece. No podemos resolverlo sin tratarlo como una auténtica crisis”

Poco antes del discurso de Trump, Greta Thunberg dijo: “Tenemos que empezar a escuchar a la ciencia y tratar esta crisis con la importancia que merece. No podemos resolverlo sin tratarlo como una auténtica crisis”

Trump y Thunberg simbolizan el abismo entre la visión de los que, como el presidente estadounidense, creen que la protección del medio ambiente es un freno al crecimiento económico y la de una joven generación que pide medidas urgentes antes de que sea demasiado tarde.

El mandatario no hizo mención al juicio político que empieza este martes en el Senado estadounidense, pero tuvo algunas frases con tintes electorales, con miras a los comicios de noviembre. “No dejaremos que los radicales socialistas destruyan nuestro país”, señaló. Además, celebró el buen pasar económico de su gestión: “Estoy orgulloso de decir que EEUU está en un boom económico. Estamos floreciendo y ganando como nunca antes. No hay un lugar mejor en el mundo que EEUU. El sueño americano está de regreso, más grande y mejor que antes”.

Con respecto a las tensiones comerciales que mantiene con China, la otra potencia mundial, dijo que la relación con el gigante asiático “nunca ha sido mejor”, luego de la firma de la fase 1 del acuerdo bilateral, pero reafirmó que mantendrá los aranceles durante la segunda fase de negociaciones. “Pasamos por un mal momento en la relación, pero nos queremos mucho con el presidente Xi”, expresó sonriente.

Como parte de su agenda en el Foro, Trump sostendrá encuentros bilaterales con la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, y con el presidente de Irak, Barham Salih. Además, se reunirá con la presidenta de la Confederación Helvética, Simonetta Sommaruga; el primer ministro de Pakistán, Imran Khan; y el presidente del Gobierno Regional del Kurdistán, Nechirvan Barzani, informó la Casa Blanca. Se trata del regreso de Trump al gran foro global después de que cancelara su asistencia el pasado año por el prolongado cierre del gobierno federal estadounidense.

Infobae