Déficit comercial con buen repunte: “Línea dura de Trump en China está funcionando”, dice experto

La bandera de los Estados Unidos ondea sobre los contenedores de envío chinos que se descargaron en el puerto de Long Beach, en el condado de Los Ángeles, el 29 de septiembre de 2018. (Mark Ralston / AFP / Getty Images)

El déficit comercial del país cayó en noviembre a su punto más bajo en más de tres años, lo que sugiere que la agenda de la administración Trump para recalibrar los flujos internacionales de bienes y servicios está teniendo un impacto.

El déficit comercial cayó un 8.2 por ciento a USD 43,100 millones, el más bajo desde octubre de 2016, dijo el Departamento de Comercio el martes (pdf).

“A partir de las cifras de esta mañana, el déficit comercial total de Estados Unidos se dirige a su primer descenso anual desde 2013, cuando el crecimiento de EE.UU. fue mucho más bajo de lo que es probable para este año”, dijo el experto en comercio, Alan Tonelson, a The Epoch Times.

El déficit comercial con China, que es el foco de la agenda “América Primero” de la Casa Blanca, cayó 15.7 por ciento a USD 26,400 millones, con las importaciones cayendo 9.2 por ciento y las exportaciones saltando 13.7 por ciento.

Tonelson argumentó que las cifras comerciales de hoy, que corresponden a los flujos de bienes y servicios de noviembre, “muestran que la línea dura de Trump en China está funcionando”. Instó a la administración a mantener su presión en la disputa comercial y a tomar medidas adicionales para desacoplar las economías de los dos países.

“Desacoplar la economía estadounidense de la de China es crucial para la prosperidad estadounidense porque la política anterior a Trump de expandir el comercio y comerciar con la República Popular [China] ha sido una pérdida neta para la economía estadounidense”, dijo Tonelson. “Y es crucial para la seguridad nacional de EE.UU. porque las políticas anteriores a Trump transfirieron imprudentemente muchos recursos y tecnología relacionada con la defensa a una China cada vez más hostil y agresiva”.

Las cifras del Departamento de Comercio también muestran que la brecha en el comercio de bienes con la Unión Europea cayó un 20.2 por ciento a USD 13,100 millones.

Aunque Washington y Beijing llegaron en diciembre a un acuerdo comercial de “Fase 1”, persiste la incertidumbre sobre los detalles del acuerdo. Trump dijo el martes pasado que el acuerdo parcial se firmaría el 15 de enero en la Casa Blanca.

Mientras que la guerra comercial entre Estados Unidos y China, de 18 meses de duración, ha sido ampliamente reportada como un freno a la inversión empresarial, las nuevas cifras del Departamento de Comercio muestran un ligero aumento en los gastos de capital.

“Gracias a los nuevos números finales de noviembre, el gasto de capital estadounidense volvió a ser positivo año tras año”, señaló Tonelson. “El aumento es solo del 0.4 por ciento, pero la mejora mensual fue la segunda consecutiva y la octava este año, a pesar de toda la incertidumbre de la guerra comercial”.

El mercado financiero de EE.UU. se movió poco por la disminución del déficit comercial, que fue señalado en un informe anticipado publicado la semana pasada.

Trump ha hecho de la reducción del déficit comercial una prioridad importante de su administración.

Los economistas esperan que el comercio agregue por lo menos 1.5 puntos porcentuales al crecimiento del PIB en el cuarto trimestre, después de haber sido una carga durante dos trimestres consecutivos.

La Reserva Federal de Atlanta pronostica un aumento del PIB a una tasa anual de 2.3 por ciento en el cuarto trimestre. La economía creció a un ritmo del 2.1 por ciento en el tercer trimestre.

Tom Ozimek – La Gran Época

Reuters contribuyó a este informe.