Con disparos y persecución Maduro arrebata Palacio Legislativo a Guaidó

Colectivos armados dispararon contra vehículos que trasladaban a diputados opositores, además fueron perseguidos con severa violencia por parte de afectos al chavismo. (Twitter)

El régimen de Nicolás Maduro vuelve a mostrar su talante tiránico y a reforzar la idea de que no saldrá pacíficamente del poder.

El régimen de Nicolás Maduro vuelve a mostrar su talante tiránico y a reforzar la idea de que no saldrá pacíficamente del poder; este martes 15 de enero militarizó el Palacio Federal Legislativo mientras que paramilitares chavistas dispararon a diputados y atacaron a profesores y periodistas que se encontraban afuera del Parlamento.

Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y mandatario interino del país, no pudo ingresar a la sede legislativa para cumplir con la sesión pautada para este martes; esto, luego de que el pasado 5 de enero diputados chavistas perpetraran un golpe de Estado intentando usurpar la legítima junta directiva.

Colectivos armados dispararon contra vehículos que trasladaban a diputados opositores, además fueron perseguidos con severa violencia por parte de afectos al chavismo.

La diputada Delsa Solórzano envió mensajes a través de las redes sociales mientras se encontraba en el interior del vehículo blindado, señaló que intentaron matarlos y que se trató de un atentado contra sus vidas. “Fue un atentado contra nuestras vidas, trataron de matarnos”, exclamó.

Las acciones perpetradas por el régimen coinciden con las declaraciones de Diosdado Cabello, quien señaló que «a partir de hoy se van a instalar las comisiones de la Asamblea Constituyente y trabajarán en los pasillos del Palacio»; una decisión que viola la Constitución y con la que además estaría desalojando por completo a la legítima Asamblea Nacional de Venezuela.

Tras la agresión del chavismo, Guaidó y los diputados de oposición decidieron sesionar en el anfiteatro del municipio El Hatillo, al sureste de la capital.

Legítima Asamblea sin sede

El pasado 5 de enero, la policía antimotines leal a Maduro impidió a Guaidó y otros legisladores de oposición acceder al Parlamento. La primera sesión del año era clave para Guaidó, que se esperaba fuera reelecto para un segundo mandato como líder de la Asamblea.

Mientras Guaidó se quedaba fuera, el legislador Luis Parra, quien habría negociado con el chavismo, juró el cargo de presidente del Parlamento de manera ilegítima y sin el quórum reglamentario.

Más tarde, Guaidó y los legisladores de la oposición celebraron la elección en la que obtuvo 100 votos de respaldo; sin embargo lo hizo en la sede del diario El Nacional debido a la imposibilidad de ingresar al Palacio Federal Legislativo.

Ahora la oposición venezolana debe lidiar con unos diputados que intentaron usurpar el poder y con la ilegítima Constituyente presidida por Diosdado Cabello, por lo que con el paso de los días a Guaidó se le complica aún más sesionar en la sede del Parlamento desde donde venía ejerciendo su cargo.

Las recientes acciones de la tiranía demuestran una vez más que Nicolás Maduro no abandonará el poder de manera pacífica y por el contrario busca acabar con el único poder legítimo que queda en el país. El régimen con el uso de la fuerza deja en evidencia que la salida no será democrática ni electoral.

Sabrina Martín – PanamPost