Trump ha sido el presidente de EE.UU. que más y mejores jueces ha nombrado

El presidente Donald J. Trump, el juez Brett M. Kavanaugh y Anthony M. Kennedy, juez asociado retirado del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, caminan juntos el lunes 8 de octubre de 2018 hacia el Salón Este de la Casa Blanca en Washington, D.C. (Foto oficial de la Casa Blanca por Joyce N. Boghosian)

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha sido el mandatario que más y mejores jueces ha nombrado en la historia del país.

De acuerdo con un artículo del Washington Examiner, el presidente Trump ha nombrado, en menos de tres años, dos jueces de la Corte Suprema y 50 magistrados de la Corte de Apelaciones.

Por el contrario, sus predecesores Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama lograron en 8 años cada uno un total de 62, 61 y 49 jueces respectivamente y sólo dos nombramientos para la Corte Suprema cada uno.

A nivel de cortes de distrito, el presidente Trump ha desigando a 132 de los 677 jueces autorizados y aún tiene 42 candidatos pendientes de nombramiento.

Si se mira la totalidad, el Donal J. Trump es el presidente que más confirmaciones por promedio ha realizado de toda la historia del país y ello a pesar de los constantes intentos de bloqueo de los demócratas durante todo su mandato.

Hay que ir hasta la presidencia del demócrata Jimmy Carter para encontrar una excepción, y no en iguales condiciones: Carter contó con una amplia mayoría en el Senado y ningún esfuerzo obstructivo coordinado por parte de los senadores republicanos.

Y es que la obstrucción constante de los demócratas tampoco tiene parangón en la historia que han emitido 131 votos de bloqueo a los nominados del presidente Trump frente a los siete votos de bloqueo en los primeros tres años de mandato de los presidentes anteriores.

En esta hazaña, el presidente ha tenido un gran apoyo del líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell.

Sin embargo y paradójicamente, el presidente Trump debe agradecer también al exsenador demócrata por Nevada, Harry Reid, quien en 2013 y con la idea de beneficiar al entonces presidente Barack Obama aprobó una reforma en el Senado por la que ya no se necesitarían 60 votos para confirmar un juez.

De acuerdo con The Washington Examiner, la decisión fue algo ‘miope’ ya que cuando en 2014 los republicanos tomaron control del Senado, frenaron las confirmaciones de jueces.

Así, cuando el presidente Trump juró el cargo, encontró una gran oportunidad de llenar vacantes con una mayoría simple además de poder reemplazar a docenas de jueces nombrados por los demócratas que comenzaban a retirarse.

Y el presidente se tomó muy en serio la tarea de elegir a los mejores magistrados del país para los cargos, a tal punto que incluso el medio Vox, muy crítico con el presidente, reconoció que “basado únicamente en credenciales legales objetivas, el designado promedio de Trump tiene un currículum mucho más impresionante que los nominados de cualquier ex presidente”.

“[El presidente Trump] ha llenado el banco con algunos de los hombres y mujeres más inteligentes y algunos de los más confiables ideológicamente que se encuentran en el movimiento conservador”, agregó Vox.

Este perfil de magistrado, asegura The Washington Examiner, “garantiza que los derechos de libertad de expresión, libertad de ejercicio de la religión y propiedad de armas de la Primera y Segunda Enmienda permanecerán totalmente protegidos”.

“Durante su candidatura a la presidencia, Trump prometió regular y enérgicamente dar prioridad a poner a los conservadores bien acreditados de excelente carácter y erudición en el banquillo federal. Es una promesa que ha cumplido, para su crédito y para el bien del país”, agregó el reconocido medio.

Redacción BLes