Trump devuelve a Dios su lugar central en el Día de Acción de Gracias tras años de proclamaciones ‘ateas’ de Obama

El presidente Donald Trump aprieta el puño cuando llega para el Desayuno Nacional de Oración, el jueves 7 de febrero de 2019, en Washington. (Foto AP / Evan Vucci)

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, devolvió su papel central a Dios en la festividad estadounidense más profundamente arraigada en los valores fundacionales de la nación, el Día de Acción de Gracias.

“Desde la primera proclamación de George Washington en 1789 hasta la del presidente Trump en 2018, las proclamaciones del Día de Acción de Gracias han sido pronunciadas por los presidentes de los Estados Unidos 164 veces”, repasa el periodista del Washinton Examiner, Joshua Lawson.

“Se han proclamado en tiempos de necesidad y de abundancia, en tiempos de crisis financiera y de prosperidad económica, y en tiempos de guerra, de paz, de malestar y de esperanza. Sin embargo, para 2017, esta tradición corría el riesgo de ignorar su propósito original, hasta que el presidente Trump la recuperó”, agregó.

En su primera proclamación en 2017, Trump pidió a los estadounidenses que “buscaran la protección, la guía y la sabiduría de Dios” y reconoció al Todopoderoso como la raíz de las bendiciones de la nación una vez más.

Lawson hace un repaso del papel central de la figura de Dios en todas las proclamaciones presidenciales de Acción de Gracias, que se convirtieron en una costumbre anual a partir de la del presidente Abraham Lincoln en 1863.

Desde entonces, el día de Acción de Gracias fue declarado fiesta nacional y se eligió el último jueves de noviembre para celebrarlo.

“A pesar de la Guerra Civil, dos guerras mundiales, guerras en Corea, Vietnam y en todo Medio Oriente, una línea ininterrumpida de proclamaciones presidenciales ha recordado a los estadounidenses que deben agradecer”, recuerda Lawson.

“Descansando y absteniéndonos de las labores seculares en ese día, demos gracias con reverencia y devoción a nuestro Padre Celestial por las misericordias y bendiciones con las que ha coronado el año que ahora cierra”, pronunció el presidente Andrew Johnson  en 1867.

Por su parte, Ulysses S. Grant le recordó a la nación en 1869: “Se convierte en un pueblo así favorecido para hacer un reconocimiento al Autor Supremo de quien tales bendiciones fluyen de su gratitud y su dependencia, para alabar y dar gracias por lo mismo, e implorar devotamente una continuación de las misericordias de Dios”.

Otros presidentes, como Grover Cleveland alentaron en 1885 a las familias a reunirse para agradecer juntas y también a ejercer la caridad y la solidaridad con los más desfavorecidos.

Estas proclamas fueron evolucionando con el tiempo para acoger otro tipo de mensajes más políticos, como el de Theodore Roosevelt que en 1916 prometió mantener a Estados Unidos neutral en la I Guerra Mundial en la proclamación.

Otras acogieron causas sociales como los derechos de los trabajadores defendidos por Franklin Delano Roosevelt en su proclamación de 1933, o la promoción de la ‘justicia social’ defendida por Lyndon Johnson en su proclamación de 1964.

A pesar de todos estos nuevos conceptos, reflejo de los nuevos retos como sociedad que los estadounidenses han enfrentado a lo largo de los años, el papel central de Dios ha permanecido intacto en las proclamaciones del Día de Acción de Gracias, hasta la llegada al poder del demócrata Barack Obama en 2009, cuando desaparecieron casi por completo.

Desde entonces y hasta 2015, Dios ha tenido referencias muy pasajeras y superficiales y desapareción completamente en 2016, hasta que Donald Trump lo recuperó en 2017.

Obama “anti-bíblico”

Y es que el presidente Obama se ha mostrado abiertamente opuesto a los sentimientos religiosos de las tradiciones espirituales judeo cristianas desde su llegada a la Casa Blanca.

De acuerdo con la organización independiente histórica y religiosa Wallbuilders, el presidente Obama ha despreciado las religiones católicas, protestantes y judías en Estados Unidos, razón por la que lo califican como anti-bíblico.

Sin embargo, la organización denuncia que Obama ha favorecido la religión islámica especialmente, en muchos casos en detrimento de la tradición cristiana estadounidense.

“Y luego, cuando su hostilidad hacia las personas de fe bíblicas se contrasta con su trato preferencial hacia los musulmanes y las naciones musulmanas, fortalece aún más la precisión de la calificación de anti-bíblico. De hecho, ha habido numerosos momentos claramente documentados cuando sus posiciones pro-islamistas han sido la causa de sus acciones anti-bíblicas”, asegura la organización que ha hecho un listado de las medidas anti religiosas implementadas por la administración Obama.

Entre estas acciones se encuentran:

  • 19 de octubre de 2010 – Obama comienza a omitir deliberadamente la frase sobre “el Creador” al citar la Declaración de Independencia, una omisión que ha hecho en no menos de siete ocasiones.
  • Febrero de 2011: aunque designó cargos en el Departamento de Estado, durante más de dos años Obama dejó vacante el cargo de embajador de la libertad religiosa, un funcionario que trabaja contra la persecución religiosa en todo el mundo; lo llenó solo después de una fuerte presión del público y del Congreso.
  • Mayo de 2009: los funcionarios de Obama ensamblan un diccionario de terrorismo que califica a los defensores pro-vida como violentos y les acusa de usar el racismo en sus actividades “criminales”.
  • Octubre de 2011: los asesores musulmanes de Obama bloquean el acceso de los cristianos del Medio Oriente a la Casa Blanca.

La llegada al poder del presidente Donald Trump ha traído de vuelta la protección de la libertad religiosa en Estados Unidos y en todo el mundo con especial atención a las minorías perseguidas.

“Para asegurar que la gente de fe siempre pueda contribuir a la sociedad, mi administración ha tomado medidas históricas para proteger la libertad religiosa”, dijo Trump durante su discurso en el Desayuno Nacional de Oración Washington Hilton en agosto.

“Nunca los defraudaré, puedo decir eso”, agregó el presidente.

Redacción BLes