Tras el ataque en el London Bridge, Reino Unido aumentó la vigilancia de 74 terroristas que salieron de prisión

Policías y personal de emergencia trabajan en el Puente de Londresm donde se perpetró el atentado, el 29 de noviembre 2019. (REUTERS)

El primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, aseguró este domingo que se ha incrementado al vigilancia sobre 74 terroristas que salieron de prisión antes de cumplir la totalidad de su pena.

El Gobierno del Reino Unido ha tomado esa medida después de que Usmar Khan, liberado en diciembre de 2018 tras pasar en la cárcel la mitad de una pena de 16 años, apuñalara de muerte a dos personas e hiriera a otras tres el viernes en la capital británica. “Dimos ese paso inmediatamente” tras el ataque, detalló Johnson en una entrevista en la que achacó al “antiguo régimen laborista” las leyes que permiten que un terrorista salga de prisión de “forma automática” una vez ha transcurrido la mitad del tiempo al que ha sido sentenciado.

“Creo que hay un problema con esa liberación automática. Creo que está mal que se aplique a criminales sexuales, a delincuentes violentos y a terroristas”, afirmó. “La razón por la que este asesino estaba en la calle es por la liberación automática que aprobó un gobierno izquierdista”, dijo Johnson, que recalcó que su programa electoral para los comicios generales del próximo 12 de diciembre aboga por endurecer las condiciones de las penas para los crímenes más graves.

El líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, recalcó por su parte que los condenados por terrorismo “no necesariamente” deben cumplir su pena íntegramente. “Creo que depende de las circunstancias. Depende de la sentencia, y de manera crucial depende de lo que hayan hecho en prisión”, afirmó Corbyn en una entrevista con la cadena Sky News.

“Debemos analizar cómo funcionan nuestros servicios penitenciarios y, sobre todo, qué ocurre con ellos (los condenados por terrorismo) una vez son liberados”, agregó el líder laborista, que sugirió que la “monitorización” de Khan por parte de las autoridades no fue adecuada.

El líder de la oposición sostuvo que los organismos que se encargan de evaluar el cumplimiento de las condiciones de la libertad provisional de los presos han sido “privatizados en parte” por los gobiernos conservadores y “no son capaces de gestionar la cantidad de casos” que manejan.

El Estado Islámico reivindicó ayer el ataque.El autor del ataque de ayer en Londres es un combatiente del Estado Islámico”, indicó la consultora especializada en terrorismo yihadista SITE reproduciendo un mensaje de la agencia Amaq, vinculada a los terroristas y cuyas cuentas en las redes sociales mayoritarias han sido bloqueadas en los últimos días por las autoridades.

Usmar Khan, de 28 años, identificado por la policía como el autor del atentado, había pertenecido a una célula inspirada en Al Qaeda que fue desarticulada antes de que perpetrara un gran atentado en las semanas previas a las Navidades de 2010. Entre la lista de objetivos del grupo que halló entonces la policía estaba el edificio de la Bolsa de Valores, el Big Ben, la abadía de Westminster, la embajada estadounidense en Londres y la casa de Boris Johnson, entonces alcalde de la capital británica. De hecho, el terrorista había salido de la cárcel hacía un año, tras cumplir la mitad de una condena de 16 años por planear esos ataques.

Khan, que llevaba un dispositivo electrónico de seguimiento desde que el pasado diciembre salió en libertad, participaba en una conferencia organizada por la Universidad de Cambridge sobre rehabilitación de presos cuando decidió llevar a cabo su ataque. Una de las dos personas a las que asesinó fue Jack Merritt, de 25 años, coordinador de un programa de reinserción ligado al Instituto de Criminología de esa universidad, según han revelado medios británicos.

La identidad de la otra víctima mortal, una mujer, todavía se desconoce, mientras que las autoridades sanitarias mantienen que el más grave de los tres heridos está en una condición “crítica, aunque estable”.

El terrorista, que llevaba un falso cinturón de explosivos, comenzó a apuñalar a diversas personas en el interior del Fishmongers’ Hall, sede histórica del gremio de pescaderos del Reino Unido, donde se celebraba el evento de la Universidad de Cambridge. Según la reconstrucción de los hechos que han llevado a cabo la policía y medios, algunas de las personas que participaban en el acto obligaron a Khan a salir a la calle y le acabaron reduciendo sobre la acera del puente de Londres.

Infobae (Con información de EFE)