La UE apoya a Irán, principal ejecutor de niños del mundo

Los líderes europeos, que nunca parecen cansarse de sentar cátedra moral en nombre de los derechos humanos, están mientras siguiendo políticas de apaciguamiento con un gobierno que es el principal ejecutor y torturador del mundo de niños y otros. (Fuente de la imagen:iStock)

La Unión Europea sigue ayudando a los mulás que gobiernan Irán a eludir las sanciones estadounidenses mediante políticas de apaciguamiento, incluido un mecanismo de pago denominado INSTEX, que en inglés son las siglas de Instrumento de Apoyo al Intercambio Comercial. La organización es un mecanismo de pago que permitirá a las firmas y empresas europeas seguir haciendo negocios con el Gobierno iraní a pesar de las sanciones económicas estadounidenses contra Teherán.

La Unión Europea se jactaba hace poco en un comunicado:

Francia, Alemania y Reino Unido informaron a los participantes de que el INSTEX ha entrado en funcionamiento y pueden acceder a él todos los países miembros de la UE, y que se están procesando las primeras transacciones.

En otras palabras, la UE está legitimando al déspota establishment teocrático mediante el comercio y las relaciones diplomáticas, además de reforzarlo ayudando a los clérigos que gobiernan Irán a ganar más ingresos.

Por supuesto, los líderes europeos, que nunca parecen cansarse de sentar cátedra moral en nombre de los derechos humanos, están mientras siguiendopolíticas de apaciguamiento con un gobierno que es el principal ejecutor y torturador del mundo de niños y otros.

Algunos de los niños que han sido ejecutados sólo tenían 12 años. El relator especial de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Irán, Javaid Rehman, señaló hace poco la alarmante cuestión de las ejecuciones de niños y adolescentes:

En 2018, se reportaron siete casos de ejecuciones de delincuentes menores de edad. Uno de los casos más recientes, del 25 de abril de 2019, fue el de Mehdi Sohrabifar y Amin Sedagat, ambos de 17 años, que fueron ejecutados en la cárcel de Adilabad en Shiraz, en la provincia de Fars. Según los informes, ambos fueron obligados a confesar bajo torturas.

Los jóvenes de 17 años, que al parecer ni siquiera sabían nada sobre sus condenas a muerte, fueron azotados antes de ser ejecutados. Las autoridades iraníes ni siquiera informaron de antemano a las familias de los jóvenes sobre sus ejecuciones. Más tarde, la Organización de Medicina Legal de Irán les dijo a las familias que fueran a recoger los cuerpos.

Vale la pena señalar que, debido a la falta de transparencia, se cree que el número oficial de menores ejecutados bajo el régimen islámico de Irán es más alto. Como reconoció Amnistía Internacional:

Tenemos los detalles de 49 personas en el corredor de la muerte de Irán que eran menores de 18 años en el momento del delito que presuntamente han cometido. La ONU dice que hay al menos 160 de esas personas que se enfrentan a la ejecución en el país. De hecho, es probable que haya muchos más delincuentes juveniles en el corredor de la muerte iraní, ya que en Irán el empleo de la pena capital se suele llevar con secretismo.

El código penal de la República Islámica permite que las ejecuciones se lleven a cabo por métodos muy diversos, como la horca, la lapidación y el pelotón de fusilamiento.

Además, el código penal de Irán permite ejecutar a niñas de tan sólo 9 años o a niños de 15. Las acusaciones ambiguas las suele presentar el poder judicial de la República Islámica o el Tribunal Revolucionario, como la de “librar la guerra contra Dios” (propagar la moharebeh, la “corrupción en la tierra”), protestar o “poner en peligro la seguridad nacional del país”. Esas acusaciones se pueden estirar para que actos menores, como criticar al líder supremo, se conviertan en delitos, de modo que se pueda llevar a cabo una orden de ejecución.

Aunque Irán ratificó la Convención sobre los Derechos del Niño de la ONU, el Gobierno no ha hecho ningún intento de modificar el código penal del país. Según la organización Iran Human Rights (IHR), con sede en Noruega y que sigue de cerca las ejecuciones en Irán, el país es el principal ejecutor de niños del mundo:

A pesar de ratificar la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas, que prohíbe la pena de muerte para los delitos cometidos con menos de 18 años, Irán sigue siendo el principal ejecutor del mundo de delincuentes juveniles. Según los informes de IHR, las autoridades iraníes han ejecutado a al menos 40 delincuentes juveniles desde 2013.

Actualmente, el Gobierno iraní está en proceso de ejecutar a tres niños más. Más recientemente, Amnistía Internacional urgió a Irán a detener la ejecución de tres niños kurdos, Mohamed Kalhori, Barzan Nasrolahzadeh, y Shayan Saidpur. Saleh Higazi, subdirector de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África, dijo en un comunicado:

Las autoridades iraníes deben actuar rápidamente para salvar la vida de estos jóvenes. No detener su ejecución sería otro abominable ataque de Irán a los derechos de los niños.

Se desconoce si las ejecuciones se han llevado a cabo.

Los otros dos pasatiempos favoritos de los que la UE nunca parece cansarse es aumentar su censura y demonización de Israel, la única democracia de Oriente Medio, y la única en la que de verdad tienen vigor los derechos humanos. ¿Cuándo se repugnará por fin la UE por sus propias e hipócritas pretensiones de superioridad moral?

Majid Rafizadeh – Gatestone Institute