Fiscal General Barr: Vigilancia de la campaña de Trump fue ‘un claro abuso del proceso FISA’

El Fiscal General de los Estados Unidos, William Barr, participa en una ceremonia de entrega de premios a 19 agentes del orden público por sus esfuerzos en investigaciones criminales, operaciones de campo e innovaciones en la policía comunitaria, en el Gran Salón del Departamento de Justicia en Washington, DC, el 3 de diciembre de 2019. (OLIVIER DOULIERY/AFP vía Getty Images)

El Fiscal General William Barr anunció el 9 de diciembre que la operación de vigilancia contra la campaña Trump en 2016 equivale a un “claro abuso” del proceso de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA).

Barr hizo los comentarios en una declaración en respuesta al informe del inspector general del Departamento de Justicia sobre el manejo de las solicitudes de órdenes judiciales de FISA para espiar al asociado de la campaña Trump, Carter Page.

“En la prisa por obtener y mantener la vigilancia de FISA de los asociados de la campaña de Trump, los oficiales del FBI engañaron a la corte de FISA, omitieron hechos exculpatorios críticos de sus archivos, y suprimieron o ignoraron información que negaba la confiabilidad de su fuente principal”, dijo Barr.

“El Inspector General consideró insatisfactorias las explicaciones dadas sobre estas acciones. Aunque la mayoría de las faltas de conducta identificadas por el Inspector General fueron cometidas en 2016 y 2017 por un pequeño grupo de ahora exfuncionarios del FBI, las infracciones e irregularidades detalladas en el informe del Inspector General reflejan un claro abuso del proceso FISA”.

El Inspector General del DOJ, Michael Horowitz, concluyó en un informe publicado el 9 de diciembre que las cuatro solicitudes de órdenes de espionaje contra Page contenían 17 errores significativos. Los errores y otros fallos equivalían a “graves fallos de funcionamiento de los agentes supervisores y no supervisores”.

Barr dijo que el director del FBI Wray está “consternado” por el manejo de las aplicaciones FISA. Se espera que Wray anuncie un conjunto completo de reformas el 9 de diciembre, según Barr.

El FBI lanzó una investigación de contrainteligencia de la campaña Trump a finales de julio de 2016. Barr llegó a la conclusión de que la investigación era “intrusiva” y se inició sobre la base de “una sospecha mínima”. Las sospechas eran “insuficientes” para justificar los pasos que el Buró siguió tomando, dijo Barr.

“Sin embargo, la investigación y la vigilancia fueron impulsadas durante la campaña y en lo más profundo de la administración del presidente Trump”, dijo Barr.

A finales de octubre de 2016, el FBI obtuvo una orden FISA para vigilar a Page. El Buró renovó la orden tres veces, vigilando a Page por un total de doce meses.

La solicitud de orden judicial de FISA incluía declaraciones de un expediente no verificado de investigación de oposición sobre Trump. El exoficial de inteligencia británico Christopher Steele compiló el expediente utilizando fuentes de segunda y tercera mano relacionadas con el Kremlin.

“El propio Steele no fue la fuente de ninguna de las informaciones objetivas de sus informes. Steele en cambio dependía de una subfuente primaria para la información, que utilizaba su red de subfuentes para recolectar información que luego era pasada a Steele,” dice el reporte del inspector general.

La campaña de Hillary Clinton y el Comité Nacional Demócrata fueron quienes pagaron por el trabajo de Steele, un hecho que el FBI no reveló en la solicitud de la orden judicial.

Aunque el alcance de la vigilancia otorgada en el caso de Page sigue siendo clasificado, las órdenes FISA permiten algunos de los espionajes más intrusivos bajo la ley. Bajo la llamada regla del “dos saltos”, los investigadores podían recoger las comunicaciones de cada persona con la que Page interactuaba, así como de cada persona que se comunicaba con los contactos de Page. Como resultado, es posible que el FBI obtuviera las comunicaciones de toda la campaña de Trump, tanto retroactivamente como en tiempo real.

Varios funcionarios del FBI que participaron directamente en la preparación y firma de las órdenes judiciales FISA se han marchado o han sido despedidos del Buró, entre ellos el director James Comey, el director adjunto Andrew McCabe y el subdirector adjunto Peter Strzok.

El escándalo que rodea a las órdenes de vigilancia se amplificó con el descubrimiento de mensajes de texto sesgados entre Strzok y la abogada del FBI Lisa Page, con quien Strzok estaba teniendo una aventura extramatrimonial. Strzok y Page expresaron su odio a Trump, hablaron de sus escasas posibilidades de ganar las elecciones, se comprometieron a impedir que fuera elegido, discutieron una “póliza de seguro” en el improbable caso de una victoria de Trump y reflexionaron sobre el “impeachment” en la época en que se unieron al equipo del abogado especial Robert Mueller.

Strzok lideró la investigación de la campaña Trump y la investigación del uso de Hillary Clinton de un servidor de correo electrónico privado no autorizado para el trabajo gubernamental. En un informe sobre la revisión de la investigación de los correos electrónicos de Clinton, Horowitz concluyó que los mensajes sesgados de Strzok y Page “ensombreció” la investigación, pero no pudo encontrar pruebas que apoyaran la afirmación de que el sesgo tuvo un efecto en las decisiones de investigación.

Horowitz anunció formalmente la investigación sobre el FISA de Carter Page en marzo de 2018. En septiembre presentó un borrador del informe al Departamento de Justicia. Horowitz dijo en ese momento que su equipo revisó más de un millón de documentos y entrevistó a más de 100 testigos.

Ivan Pentchoukov – La Gran Época