En medio de la campaña del impeachment, Trump se concentra en dar más opciones educativas a los niños

Walter Blanks escucha al presidente Donald Trump mientras participa en una mesa redonda sobre el fortalecimiento de las familias con opciones educativas en la Casa Blanca en Washington el 9 de diciembre de 2019. (Brendan Smialowski/AFP vía Getty Images)

Mientras la audiencia del impeachment del lunes se llevaba a cabo en el Capitolio, el presidente Donald Trump usó una mesa redonda de la Casa Blanca para promover un proyecto de ley de Elección de escuela, que apunta a abrir opciones educativas a millones de “niños olvidados” que están “encerrados en un terrible sistema escolar”.

“Ahora es el momento de luchar por los niños olvidados, y eso es lo que estamos haciendo en el tema de la educación”, dijo el presidente Donald Trump, acompañado por el senador Ted Cruz (R-Texas), la secretaria de Educación Betsy DeVos, el gobernador de Florida Ron DeSantis, y varios estudiantes y maestros que utilizan programas de elección de escuela a nivel estatal. ” Por décadas, un sinnúmero de niños y niñas han quedado atrapados en las escuelas públicas en decadencia. En mi administración, estos niños ya no serán olvidados”.

La propuesta de Becas de Libertad Educativa es un programa de 5000 millones de dólares que ayudaría a las familias a cubrir el costo de asistir a una escuela pública o privada de su elección o pagar productos educativos suplementarios tales como clases en la web y tutorías después de la escuela, entre otras cosas. También proporcionaría créditos fiscales federales a los individuos y empresas que contribuyan con parte de sus ingresos tributables para apoyar estos programas de becas del estado, principalmente para ayudar a los estudiantes de áreas de bajos ingresos.

La propuesta, publicada por primera vez en febrero, fue bien recibida por los defensores de elección de escuela que creen que los estudiantes y los padres merecen más opciones educativas. También se encontró con la oposición de los demócratas de la Cámara de Representantes y de los sindicatos de docentes.

Cruz, promotor de una versión de la propuesta en el Senado, dijo que sería “la victoria federal más significativa en materia de derechos civiles de los tiempos modernos” si se aprueba.

“Se trata de millones de niños, millones de jóvenes y niños de la ciudad, millones de niños afroamericanos, millones de niños hispanos, atrapados en este momento, desesperados y en busca de becas”, dijo el senador de Texas. “Y es solo la burocracia corrupta la que les dice que ‘no’”.

Durante la reunión, padres y estudiantes compartieron sus historias personales de cómo la libertad de elegir sus escuelas cambió sus vidas y cómo lucharon por esa libertad. Rebecca Friedrichs, una maestra de escuelas públicas de 28 años de California, dijo que encabezó y ganó una demanda contra la California Teachers Association (Asociación de Maestros de California), el sindicato de maestros que obligó a su sobrina con necesidades especiales a regresar a una escuela pública en decadencia de una escuela chárter de alto rendimiento.

“Los sindicatos dicen que hablan en nombre de los docentes, pero hoy estoy aquí para decirles que no es así”, dijo Friedrichs. “El sindicato que me vi obligada a financiar causó grandes daños a mis propios estudiantes, a mi profesión, a mis propios hijos y a mi sobrina”.

“Los sindicatos dicen que hablan en nombre de los docentes, pero hoy estoy aquí para decirles que no lo hacen”, dijo Friedrichs. “El sindicato que me vi obligado a financiar causó grandes daños a mis propios estudiantes, a mi profesión, a mis propios hijos y a mi sobrina”.

Walter Blanks, un estudiante que creció en un barrio difícil de Columbus, Ohio, explicó cómo el poder elegir una escuela le ayudó a evitar el estilo de vida de una “escuela a prisión”.

“Mientras algunos de mis amigos se iban a dormir con canciones de cuna, yo me iba a dormir con disparos”, dijo Blanks. “Mi educación me permitió salir de esa situación, y me permitió abrirme a mucho más de lo que hubiera podido entender en ese momento”.

GQ Pan – La Gran Época