El FBI de Obama se convirtió en un ‘brazo’ de la campaña presidencial de Hillary Clinton

Archivo: El expresidente Barack Obama aborda el Air Force One, el miércoles 2 de noviembre de 2016. (Foto AP/Pablo Martinez Monsivais)

En el verano de 2016 el expresidente Barack Obama convirtió a la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) en un brazo de la campaña de Hillary Clinton, expresó la portavoz nacional del Comité Nacional Republicano Liz Harrington en un artículo para Fox News.

Obama asignó varios recursos de inteligencia para investigar la ‘colusión’ de la campaña presidencial de Trump con Rusia, una ‘teoría de conspiración’ difundida por una firma de investigación de la oposición y el ex espía británico, Christopher Steele, que estaba “desesperado por que Donald Trump no fuera elegido”, señaló Harrington.

“POTUS quiere saber todo lo que estamos haciendo”, dijo el exagente Peter Strzok, refiriéndose al entonces presidente Obama, en un mensaje de texto a su amante y exagente Lisa Page en septiembre de 2016. La pareja intentó con todas sus fuerzas probar difamaciones no verificables contra Donald Trump que la exsecretaria de Estado Hillary Clinton, el Comité Nacional Demócrata y el FBI pagaron.

Estaban obsesionados por evitar que Trump se convirtiera en presidente. James Comey, el director del FBI en ese entonces, actuó en complicidad con ellos.

Informe FISA

Este lunes se presentó el tan esperado informe del Inspector General Michael Horowitz sobre los resultados arrojados por su investigación sobre la conducta del Departamento de Justicia y el FBI al aplicar la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA, por sus siglas en inglés) durante las elecciones presidenciales de 2016.

Los puntos de discusión que los demócratas, gran parte de los medios de comunicación y los informantes del gobierno utilizaron para tratar de derrotar a Trump en 2016 y ensuciarlo durante su presidencia quedaron expuestos como distorsiones falsas y siniestras.

La búsqueda de la colusión en sí misma se corrompió desde el principio y los numerosos ejemplos de mala conducta no fueron errores honestos, de acuerdo al New York Post.

El informe del Inspector General del Departamento de Justicia puso al descubierto una serie de errores, omisiones y fracasos por parte de los principales asociados de James Comey en la realización de la investigación de la campaña de Trump.

Horowitz encontró siete casos en los que los agentes dieron a los jueces información inexacta o incompleta cuando buscaban una orden de espionaje hacia Carter Page (exasesor de la campaña presidencial de Trump) y dijo que se agregaron 10 errores más en tres solicitudes siguientes.

Asimismo confirmó que el expediente de Christopher Steele -financiado por Hillary Clinton- era esencial para obtener las órdenes de detención.

Horowitz también demostró que un agente del FBI que investigaba al general Michael Flynn participó en una reunión no relacionada con Trump en agosto de 2016, como parte de la investigación, un eufemismo de lo que se llama espionaje.

El Fiscal General William Barr expresó al respecto: “el FBI lanzó una investigación intrusiva de una campaña presidencial de los EE. UU. sobre la más leve sospecha que, en mi opinión, era insuficiente para justificar los pasos tomados”. También acusó que “los funcionarios del FBI engañaron al tribunal de FISA, omitió hechos críticos exculpatorios de sus archivos y suprimió o ignoró información que negaba la fiabilidad de su fuente principal”.

Sin embargo los demócratas y los medios de comunicación de izquierda no reconocen nada de esto. Ellos siguen motivados y enceguecidos por el odio y la envidia hacia el presidente Trump hacia un camino donde no les importa más nada que eso. Mucho menos les importa el pueblo.

Redacción BLes