EE.UU. y Corea del Sur realizan simulacros de ataque en medio de las tensiones con Corea del Norte

La Policía Especial de Corea del Sur participa en un ejercicio antiterrorista y antiquímico el 31 de agosto. (Chung Sung-Jun/Getty Images)

Estados Unidos y Corea del Sur han llevado a cabo ejercicios que simulan la infiltración en una instalación enemiga en medio de las tensiones con Corea del Norte por su plazo de fin de año establecido unilateralmente. Mientras tanto, un satélite ha capturado imágenes de la construcción de una nueva estructura en una fábrica relacionada con misiles.

Los simulacros, realizados recientemente por tropas de las fuerzas especiales surcoreanas y estadounidenses, consistieron en que los soldados asaltaban una instalación y sacaban a un hombre con las manos atadas a la espalda, según las fotos. El ejercicio se describió como un entrenamiento de combate conjunto y regular en un cuartel general y tuvo lugar en una base militar estadounidense en la ciudad surcoreana de Gunsan.

El Servicio de Distribución de Información Visual de la Defensa de Estados Unidos estuvo detrás de la rara publicación de las fotos. El periódico surcoreano Chosun Ilbo, que fue el primero en informar sobre el entrenamiento, dijo que los simulacros tenían la intención de simular un escenario para capturar a los ejecutivos norcoreanos.

El 23 de diciembre, el presidente surcoreano Moon Jae-in dijo al líder chino Xi Jinping en una reunión que es “más importante que nada” mantener el impulso de las conversaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte.

China tiene un papel importante que desempeñar para conseguir que Corea del Norte cambie, dijo Peter Huessy, consultor principal de defensa y director de estudios estratégicos de disuasión en el Instituto Mitchell de Estudios Aeroespaciales, a The Epoch Times.

“La forma de hacerlo es plantear una opción para China. ¿Quieren ver seis naciones con armas nucleares: Japón, Corea del Sur, Estados Unidos, Rusia, China y Corea del Norte, en la región?”, dijo. “¿O deberíamos buscar tener por lo menos 3: Rusia, China y Estados Unidos? ¿Qué es mejor?”

Soldados estadounidenses de la 4ª Compañía Química, el 23º Batallón Químico y el Equipo de Combate de la 1ª Brigada Blindada de la 2ª División de Infantería participan en un entrenamiento de descontaminación como parte del ejercicio de entrenamiento del Campo Zenith de Acero el 16 de mayo de 2013 en Yeoncheon, Corea del Sur. (Chung Sung-Jun/Getty Images)

“Tener a Corea del Norte ahora como la cuarta es más arriesgado que tener seis. ¿China ve las cosas de esa manera? Algunos líderes chinos lo hacen, pero no lo suficiente, y no el primer ministro”.

Huessy también sugirió que se debería ejercer más presión sobre el cierre de los bancos chinos que suministran a Corea del Norte divisas y suministros ilícitos de equipos y bienes de lujo, entre otros. Dijo que hay bancos chinos “que se dedican casi enteramente a ese esfuerzo”.

La oficina de Moon también dijo que el estancamiento de las conversaciones entre Corea del Norte y Estados Unidos no era beneficioso para Pyongyang.

A principios de diciembre, Pyongyang amenazó a Estados Unidos con un posible “regalo de Navidad“, diciendo que a la administración Trump se le estaba acabando el tiempo para salvar las negociaciones nucleares. Pyongyang ha dicho que le corresponde a Estados Unidos elegir qué regalo de Navidad recibe de Corea del Norte.

Varias imágenes satelitales tomadas el 19 de diciembre por Planet Labs y publicadas recientemente muestran la finalización de una nueva estructura en la Fábrica 16 de Marzo cerca de Pyongyang, donde se cree que Corea del Norte está desarrollando y fabricando vehículos utilizados como lanzadores móviles para misiles balísticos de largo alcance.

Stephen Biegun, el enviado especial de Estados Unidos para Corea del Norte, dijo el 16 de diciembre que Estados Unidos no aceptará un plazo de fin de año establecido unilateralmente por el régimen comunista, que ha buscado concesiones en las conversaciones nucleares.

“En mi opinión, no debemos hacer ninguna concesión”, dijo Hussey. “Sí, es importante tener negociaciones pero [solo] con el propósito de hacer un inventario de su material nuclear, su producción nuclear, y luego un acuerdo para deshacerse de ellos. Punto”.

“Corea del Norte siempre exige concesiones, así son las cosas”, dijo. “Incluso si acaban de negociar”.

Washington está vigilando de cerca a Corea del Norte para detectar cualquier indicio de un posible lanzamiento de misiles o de una prueba nuclear durante la temporada de fiestas de fin de año.

Biegun dijo que Washington está abierto a las conversaciones sobre la desnuclearización e instó a Pyongyang a regresar a la mesa de negociaciones. Corea del Norte ha planteado repetidamente su fecha límite de fin de año para hacer concesiones y para que Washington suavice su postura en las conversaciones.

“La administración Trump está muy interesada en avanzar en las negociaciones. (…) Sin embargo, Estados Unidos es reacio a ofrecer concesiones solo para conseguir una reunión”, dijo Mark Cancian, asesor principal del Programa de Seguridad Internacional del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, a The Epoch Times por correo electrónico.

A principios de este mes, Corea del Norte llevó a cabo dos pruebas importantes en su sitio de lanzamiento de cohetes de largo alcance y pruebas de motores de misiles en el noroeste del país. Los expertos creen que probó un nuevo motor para un misil balístico intercontinental (ICBM) o un vehículo de lanzamiento de satélites.

La semana pasada, China y Rusia propusieron que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas levantara algunas de sus sanciones a Corea del Norte, en lo que los países dijeron que era un intento de romper el actual estancamiento y buscar brindar apoyo.

Pero sigue sin estar claro si Beijing puede convencer a Seúl y Tokio de que rompan filas con Washington, que han dejado clara su oposición al levantamiento de tales sanciones y puede vetar cualquier resolución.

Las conversaciones nucleares entre Estados Unidos y Corea del Norte se han estancado desde que una cumbre de febrero finalizó sin que se llegara a ningún acuerdo. Kim y Trump se han reunido tres veces desde junio de 2018.

Bowen Xiao – La Gran Época

Reuters y The Associated Press contribuyeron a este informe