A pesar de la falta de pruebas y las irregularidades Pelosi anuncia que continuarán el juicio político a Trump

Nancy Pelosi, presidente de la Cámara de Representantes de EE.UU. ofrece declaración a la prensa sobre el proceso de destitución del presidente Donald Trump en Washington el 5 de diciembre de 2019. Captura de pantalla via Youtube.

La presidente de la Cámara de Representantes, la demócrata por California, Nancy Pelosi anunció en un comunicado el jueves que los demócratas continuarán con el cuestionado proceso de destitución del presidente de los Estados Unidos Donald Trump.

Tras repasar los orígenes históricos y legales del mecanismo de destitución contemplado en el ordenamiento jurídico estadounidense para defender a la república de presidentes que abusen de su poder, la demócrata volvió a reafirmar la cada vez más cuestionada acusación de abuso de poder al presidente Trump.

A pesar de que ninguno de los testigos llamados por los demócratas fue testigo directo de la llamada en la que, supuestamente, el presidente Trump presionó al presidente ucraniano para que investigara al exvicepresidente Joe Biden.

Aunque la transcripción de la llamada demuestra, sin lugar a dudas, que no hubo presión de ninguna clase por parte del presidente, sino solo una conversación normal entre líderes sobre temas serios como la corrupción.

Incluso luego de que el propio presidente ucraniano, Volodímir Zelenski ha desmentido haber recibido ninguna presión o chantaje de parte del presidente Trump y se ha ofrecido a ayudar al mandatario a demostrar su inocencia como sea necesario.

Pese a que la ayuda que, supuestamente, Trump condicionó al anuncio por parte de Ucrania de que investigaría los negocios de Joe Biden en Ucrania, ya se entregó al país europeo.

Luego de que la investigación a Joe Biden es inevitable habida cuenta de que este presumió públicamente cómo había chantajeado a su homólogo ucraniano para que despidiera al fiscal que investigaba la empresa energética que empleaba a su propio hijo por un sueldo millonario.

Tras todas las irregularidades de este proceso, que en su fase inicial no permitió al abogado del presidente ni siquiera estar presente durante las audiencias con los testigos.

A pesar de que los republicanos no han tenido libertad ni para interrogar ni para llamar a sus propios testigos.

No obstante las peligrosas y selectivas filtraciones a la prensa para perjudicar la imagen del presidente frente a la opinión pública cuando las audiencias aún eran secretas.

Teniendo en cuenta las sospechosas conexiones que se han encontrado entre muchos de los testigos -agentes de inteligencia, diplomáticos e incluso congresistas-con negocios turbios en Ucrania.

Después de que, incluso ayer, uno de los profesores de derecho consultados en la primera audiencia del Comité Judicial de la Cámara de Representantes dijera que el presidente no había cometido ningún delito, mucho menos que justifique un proceso de destitución.

Incluso careciendo no ya de un apoyo bipartisano a la acusación, sino luego que todos los congresistas republicanos y algunos demócratas votaron en contra de continuar el proceso.

Pese a que la mayoría de los ciudadanos, cada vez más votantes demócratas, no está de acuerdo con este proceso y exige que los liberales dejen de tratar de derribar al presidente Trump y se pongan a trabajar.

A pesar de todo ello, la máxima representante de los demócratas en la Cámara anunció el jueves que continuarán con el procedimiento y añadió:

“Que Dios nos ayude”.

Y todo indica que ayuda es lo que los demócratas van a necesitar, sobre todo teniendo en cuenta que cada vez más investigaciones están revelando que hay muchas más conexiones sospechosas entre empresarios y políticos corruptos extranjeros con el Partido Demócrata que con Donald Trump.

Redacción BLes