380,000 Hongkoneses marchan para revivir los movimientos por la libertad y la democracia

Manifestantes levantan la mano para señalar sus cinco demandas en una marcha en Tsim Sha Tsui, Hong Kong, el 1 de diciembre de 2019. (Gordan Yu/The Epoch Times)

HONG KONG – Miles de manifestantes salieron a las calles el 1 de diciembre en la tarde, en un esfuerzo por revivir su movimiento que comenzó hace casi seis meses.

Bajo el lema “Nunca olvides por qué empezaste”, los manifestantes se reunieron en la histórica torre del reloj en el barrio Tsim Sha Tsui. Alrededor de las 3:30 p.m. hora local, comenzaron a caminar y luego marcharon a lo largo de la autopista Salisbury hacia el Coliseo de Hong Kong, que se encuentra en Hung Hom, Kowloon.

(Gran afluencia de público en una marcha sobre el tema “Nunca olvides por qué empezaste” del movimiento de protesta #hongkong. Banderas de EE.UU. y Taiwán ondean junto a la bandera de “liberar a Hong Kong”. Hay fuertes gritos de los “#hongkoneses, venganza”).

Se escucharon consignas a los manifestantes como “disolver la policía” y “el cielo eliminará al Partido Comunista Chino y dejará morir a todo el Partido”.

La marcha pacífica, organizada por un internauta local que se identificó como Swing, había obtenido una aprobación de la policía. Pero poco después de iniciar, la policía interrumpió la escena. Se reunió una fuerza considerable, estaban al menos nueve camionetas de la policía en la zona.

Alrededor de las 4:50 p.m. hora local, la policía antidisturbios atacó repentinamente a los manifestantes en un área cercana a la intersección entre Salisbury Road y Nathan Road, que queda justo antes de Salisbury Garden.

La policía disparó gas pimienta y gas lacrimógeno, antes de hacer al menos dos arrestos.

La policía levantó una bandera azul, declarando que la gente estaba participando en una reunión ilegal.

(La policía antidisturbios se precipitó repentinamente hacia los manifestantes de Hong Kong en la intersección con Nathan Road).

En medio del caos, se escuchaba a los manifestantes gritando insultos a la policía antidisturbios. Otros dijeron: “Estados Unidos los va a sancionar” y “El pueblo de Hong Kong tiene derecho a la libertad de reunirse”. Alrededor de las 5:15 p.m., un organizador canceló la marcha.

Después hubo un enfrentamiento entre la policía y los manifestantes, y los primeros, en ocasiones, se apresuraron a intentar hacer arrestos. Eventualmente, alrededor de las 6:30 p.m., la policía antidisturbios del Jardín Salisbury se retiró del área.

A las 5:52 p.m., el gobierno de Hong Kong emitió un comunicado de prensa en el que afirmaba que la policía había respondido con gas lacrimógeno después de que los manifestantes arrojaron ladrillos contra los agentes de policía en un área cercana a Mody Road Garden, que se encuentra a varias cuadras del Coliseo de Hong Kong.

Swing habló con la prensa alrededor de las 7 p.m., diciendo que al menos unas 380.000 personas se presentaron a la marcha. Añadió que recibió una llamada de la policía alrededor de las 4 p.m., diciéndole que la asamblea era ilegal y se debía suspender.

El 27 de noviembre, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, firmó dos proyectos de ley de Hong Kong, uno de ellos fue la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong, que estipula sanciones a funcionarios chinos y de Hong Kong que hayan violado los derechos humanos en la ciudad.

Desde entonces, se han celebrado dos reuniones públicas separadas en Hong Kong para agradecer a Trump y a los legisladores de Estados Unidos por aprobar los proyectos de ley.

Antes de que se cancelara la marcha, la Sra. Chan, una mujer de mediana edad, le dijo a The Epoch Times que ella vino a la protesta porque tenía que hacer su parte para apoyar al movimiento.

Un manifestante sostiene una bandera con las palabras “Liberen a Hong Kong, la revolución es Ahora” en Tsim Sha Tsui, Hong Kong, el 1 de diciembre de 2019. (Wen Hanlin/The Epoch Times)

“Desde el comienzo del movimiento, el gobierno nunca ha respondido a [nuestras] demandas”, dijo Chan.

Creyó que el actual movimiento de protesta continuará debido a “la persistencia y valentía de todos”.

Una manifestante, que solo se identificó como estudiante en la Universidad de la Ciudad de Hong Kong (CUHK), estuvo ayudando a otro manifestante a escribir un graffiti rojo en una carretera con las palabras chinas, “Retiren al Partido Comunista [chino]”.

Cuando se le preguntó sobre el mensaje, la manifestante dijo: “Hong Kong sigue controlado por el Partido Comunista Chino (PCCh). No importa quién sea el jefe ejecutivo, el PCCh será el titiritero”.

Cuando se le preguntó si se podría lograr la demanda de los manifestantes por el sufragio universal, dado que el PCCh ha declarado claramente en el pasado que no concedería elecciones verdaderamente libres, la manifestante admitió que la demanda sería difícil de satisfacer.

Sin embargo, agregó que el PCCh ahora está experimentando desafíos internos y externos.

“El mundo entero se resiste al Partido Comunista Chino. Y nosotros [la gente de Hong Kong] estamos avivando las llamas”, dijo.

Concluyó: “El mundo y Hong Kong tienen que mantener el impulso”.

Annie Wu y Frank Fang – La Gran Época