Testigo de los demócratas declara accidentalmente que Ucrania no sintió presión del presidente Trump

Alexander Vindman (Izq.) y Adam Schiff (Der.)

Los demócratas de la Cámara de Representantes socavaron accidentalmente su propio caso contra el presidente Donald Trump el martes por la mañana cuando uno de sus testigos estrella, el teniente coronel Alexander Vindman, confirmó que Ucrania no sentía presión por parte de la administración de Trump.

El abogado del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Daniel Goldman, intentó establecer que el presidente Trump había presionado a Ucrania para que investigara al ex vicepresidente Joe Biden únicamente, o principalmente, por el posible beneficio político.

Goldman preguntó: “Coronel Vindman, usted testificó que el presidente, la solicitud del presidente Trump de un favor del presidente Zelensky sería considerada como una demanda al presidente Zelensky. Después de su llamada, ¿alguna vez escuchó de algún ucraniano, ya sea en los Estados Unidos o en Ucrania, sobre cualquier presión que sintieran para hacer estas investigaciones que el presidente Trump exigió?”

Vindman respondió y dijo: “No que yo pueda recordarlo.”

Lo único que Vindman tuvo que decir durante su testimonio es que, en su opinión, la llamada telefónica del presidente Trump fue incorrecta. Eso es todo. No tiene evidencia de irregularidades y no tiene evidencia de que los ucranianos pensaran que la llamada telefónica era un quid pro quo.

Vindman también admitió en este testimonio que él fue a espaldas del presidente Trump al hablar con el presidente ucraniano Zelensky sobre qué políticas debería seguir y cuál debería ser su postura hacia los EE.UU. Él ya admitió en un testimonio anterior que le dijo a Ucrania que ignorara a Trump.

Vindman lo justificó durante este testimonio alegando: “Era mi deber informar a la cadena de mando adecuada.” El jefe directo de Vindman testificó que Vindman tenía un historial y un “desafortunado hábito” de ignorar la cadena de mando y hacer filtraciones cuando no se salía con la suya.

A pesar de lo ridículo que es este golpe, la investigación continúa. Esto es vida o muerte para los demócratas Nancy Pelosi y Adam Schiff porque si no eliminan al presidente Trump de su cargo y no terminan las investigaciones de Trump sobre su corrupción, eventualmente podrían terminar en prisión.

Amanda Rodriguez – Política Veraz