“Será condenatorio”: Confirman la presentación del informe FISA en diciembre

El expresidente de EE. UU., Barack Obama, en la Cumbre de Asia Oriental en el Centro Nacional de Convenciones, el jueves 8 de septiembre de 2016 en Vientiane, Laos. (Foto AP / Bullit Márquez)

El 11 de diciembre el inspector general del Departamento de Justicia (DOJ por sus siglas en inglés), Michael Horowitz testificará en el Senado sobre los hallazgos de la investigación de posibles abusos de FISA. Hay expectativa sobre los resultados de la presentación.

Mediante un comunicado, el senador republicano Lindsey Graham afirmó el lunes que Horowitz expondrá ante su panel. El congresista por Carolina del Sur es el presidente del Comité Judicial del Senado.

Horowitz comparecerá sobre los resultados arrojados por su investigación sobre la conducta del Departamento de Justicia y el FBI al aplicar la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA, por sus siglas en inglés) durante las elecciones presidenciales de 2016.

“Agradezco todo el arduo trabajo realizado por el Sr. Horowitz y su equipo en relación con la solicitud de la orden FISA de Carter Page y la investigación de contrainteligencia de la campaña de Trump”, señaló Graham en el texto.

“El Sr. Horowitz comparecerá ante el Comité Judicial del Senado el 11 de diciembre, donde entregará un informe detallado de lo que encontró con respecto a su investigación, junto con recomendaciones sobre cómo mejorar nuestros sistemas judiciales y de investigación”, agregó el senador republicano.

Posibles irregularidades durante la gestión Obama

Al anunciar la investigación inicial en marzo de 2018, la oficina de Horowitz dijo que “examinaría el cumplimiento de los requisitos legales por parte del Departamento de Justicia y del FBI, y de las políticas y procedimientos aplicables del DOJ y del FBI, en las solicitudes presentadas ante el Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera de Estados Unidos (FISC por sus siglas en inglés) en relación con cierta persona estadounidense”.

“Como parte de este examen, la [Oficina del Inspector General] también revisará la información que era conocida por el DOJ y el FBI en el momento en que se presentaron las solicitudes de una supuesta fuente confidencial del FBI”, continuó la declaración.

En el centro de la escena se encuentran las órdenes FISA obtenidas por el Departamento de Justicia y el FBI en 2016 para comenzar la vigilancia de Carter Page, el ex asesor de campaña del entonces candidato presidencial Donald Trump.

Horowitz investigó las circunstancias detrás de la aplicación FISA y tres renovaciones que permitieron al FBI comenzar la vigilancia de Page.

Las aplicaciones se basaban en el expediente no verificado del GPS Fusion, un informe pagado por la campaña de los demócratas y Hillary Clinton.

El Expediente Steele

El denominado Expediente Steele es el documento que dio lugar a que durante tres años los principales medios de comunicación señalaran que el entonces candidato Donald Trump coludió con Rusia en 2016 para influir en las elecciones presidenciales de 2016. Christopher Steele, un ex oficial de inteligencia británico, compiló el expediente pagando a fuentes de segunda y tercera mano vinculadas al Kremlin. La campaña de Hillary Clinton y el Comité Nacional Demócrata finalmente financiaron el trabajo de Steele.

En este marco, cabe reiterar que luego de una extensa investigación el fiscal especial Robert Mueller determinó que no hay evidencia sobre la colusión.

Asimismo, documentos publicados por la organización conservadora Judicial Watch como parte de una demanda de la Ley de Libertad de Información determinaron que a fines de 2016 el FBI obtuvo la orden judicial secreta para vigilar al asociado de la campaña de Trump, Carter Page.

En efecto, el Expediente Steele sirvió como el núcleo de las pruebas utilizado en la solicitud de la orden de arresto por parte de la administración Obama.

Expectativa por los resultados

En los ámbitos político y de los medios de comunicación hay una gran expectativa acerca de la publicación del informe de Horowitz.

La reconocida reportera de investigación Sara Carter adelantó que el informe será “condenatorio”.

“Se espera que revele que el FBI sabía que [el ex espía británico Christopher] Steele estaba filtrando [información] a los medios de comunicación, pero luego usó esos informes de los medios de comunicación como evidencia separada en su solicitud de una orden FISA”, apuntó.

Carter agregó que las remisiones criminales son probables y que el informe mostrará que el FBI manejó la campaña de Hillary Clinton de manera diferente a la campaña de Donald Trump.

El sitio de noticias políticas BizPac Review describió que entre los posibles objetivos de la investigación de Horowitz se encuentran el ex director del FBI James Comey, el ex director adjunto del FBI Andrew McCabe, el entonces fiscal general adjunto Rod Rosenstein y la ex fiscal general adjunta Sally Yates.

En ese sentido, muchos analistas y políticos creen que el impulso del juicio político contra el presidente Trump es una excusa de la oposición demócrata para desviar la atención sobre los posibles abusos de la orden FISA durante el último tramo del mandato del expresidente demócrata Barack Obama.

El representante John Ratcliffe, republicano de Texas, coincidió en que el informe Horowitz puede probar una conducta criminal, agregando que esto explicaría la precipitada prisa del Partido Demócrata por impugnar al presidente Trump.

“Los demócratas se apresuran a superar este juicio político lo antes posible”, dijo Ratcliffe en el programa “Sunday Morning Futures” de Fox Business.

“Saben que es probable que el informe del inspector general sea condenatorio sobre los orígenes de la investigación de 2016 sobre la campaña Trump y el papel que desempeñaron los funcionarios de Obama/Biden en ella”, apuntó.

Redacción BLes