Representantes republicanos piden a Adam Schiff que permita que los testigos respondan sus preguntas

El presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, el representante Adam Schiff (D-California, izquierda) y el miembro de mayor rango, el representante Devin Nunes (R-California) el 13 de noviembre de 2019. (Saul Loeb/Pool Photo vía AP)

Tanto La Casa Blanca como algunos congresistas republicanos coincidieron en señalar que los demócratas “no tienen caso” contra el presidente de los EE. UU., Donald J. Trump, después de que el representante Chris Stewart realizara dos preguntas “muy simples y directas” a la exembajadora de los Estados Unidos en Ucrania, Marie Yovanovitch.

“Ahora me sentiría obligado a preguntarle, señora embajadora, mientras se sienta aquí delante de nosotros, de manera muy simple y directa”, comenzó diciendo Stewart, “¿tiene alguna información sobre si el presidente de los Estados Unidos aceptó algún soborno?”, cuestionó, de acuerdo a Fox News.

“¿Tiene alguna información sobre alguna actividad criminal en la que el presidente de los Estados Unidos haya estado involucrado?”, preguntó el republicano por Utah a la testigo que podría aportar pruebas —según los demócratas— de que el presidente Trump presionó a su par ucraniano para que investigara los turbios negocios de los Biden.

Yovanovitch respondió a ambas preguntas con un ‘no’, admitiendo que no podía aportar ninguna prueba sobre “sobornos” o cualquier otra actividad ilícita que guardara relación con el presidente Trump. Stewart agradeció a la embajadora “que respondiera tan directamente”.

“El juicio político no tiene sentido”

“El pueblo estadounidense sabe que esto [el juicio político] no tiene sentido”, añadió Stewart señalando que las respuestas de la diplomática deberían causar que muchos ciudadanos cambiaran de idea y dejaran de apoyar la iniciativa de juzgar al presidente. “El pueblo estadounidense sabe que esto es injusto”, determinó.

Posteriormente, la Casa Blanca reaccionó. “En 30 segundos el representante Chris Stewart obtuvo las respuestas que los demócratas de la Cámara han estado tratando de evitar durante 7 horas”, publicó en su cuenta de Twitter.

“7 horas que el Congreso pudo haber pasado trabajando para usted, en legislaciones sobre precios de medicamentos, USMCA, reforma migratoria o infraestructura, en lugar de en sus propias carreras políticas”, sentenció la emblemática institución.

“El presidente Donald Trump está tomando medidas históricas para hacer que los precios de la atención médica sean transparentes para los consumidores, sin embargo, la cobertura de todas las televisiones por cable sigue siendo una farsa de la investigación del juicio político”, agregó la secretaria de prensa de La Casa Blanca, Stephanie Grisham, exhortando a los demócratas a volver al trabajo.

“Se presentó cero evidencia de irregularidades por parte del presidente”, señaló Grisham en un comunicado replicado en los medios. “De hecho, la embajadora Yovanovitch declaró bajo juramento que no tenía conocimiento de ninguna actividad criminal que involucrara al presidente Trump”, ratificó.

El “teatro político” continuará la semana que viene

“Es difícil imaginar una mayor pérdida de tiempo que la audiencia de hoy, y desafortunadamente esperamos más del mismo teatro político partidista de los demócratas de la Cámara la próxima semana”, agregó Grisham.

“El testigo del juicio político del segundo día de los demócratas, la embajadora Yovanovitch, no tiene información sobre ninguna de las preguntas relevantes”, escribió en las redes sociales a su vez el legislador republicano, Mark Meadows. “No tienen caso. Esto no es serio”, concluyó.

Según se informó, el primer día de las audiencias públicas, que incluyó la toma de declaraciones de los “testigos estrella”, dejó en claro cuán débiles son las acusaciones que intentan levantar los demócratas contra el presidente Trump.

Antecedentes de Yovanovitch

Cabe mencionar que la embajadora Yovanovitch fue expuesta por el fiscal general de Ucrania, Yuri Lutsenko durante una entrevista con The Hill en marzo de este año.

El informe reveló que Yovanovitch le dio en 2016 una lista de personas y entidades ‘intocables’ que no debía investigar en Ucrania, entre las que se encontraban organizaciones no gubernamentales vinculadas al especulador financiero, George Soros, quien alcanzó la fama tras hacer quebrar el Banco de Inglaterra.

Mientras se llevaba a cabo la audiencia, el presidente Trump criticó a Yovanovitch. “En todas partes donde Marie Yovanovitch fue se convirtió en algo malo. Empezó en Somalia, ¿cómo le fue? Luego, avanzó rápidamente a Ucrania, donde el nuevo presidente ucraniano habló desfavorablemente de ella en mi segunda llamada telefónica con él”, escribió en Twitter refiriendo la comunicación que originó los procesos del juicio político actual.

Tales comentarios del presidente fueron utilizados por los demócratas, especialmente por Adam Schiff, el contradictorio presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara, que acusó al presidente de ‘intimidar’ a la testigo, pese a que esta no tenía manera de saber lo que publicaba el presidente, pues estaba testificando en ese justo momento.

De hecho, fue el propio Schiff el que leyó a la exembajadora el tuit de Trump tras anunciarle que la estaba “atacando” en Twitter. De esta manera logró arrancar luego con preguntas muy directas como: “¿se siente intimidada?”, un forzado: “Sí, es intimidante”.

Redacción BLes