Maduro acusa a EE.UU. y Colombia de pretender un “conjunto de provocaciones para un conflicto armado”

Nicolás Maduro habla durante la conmemoración del Día del Estudiante Universitario, en el palacio presidencial de Miraflores, en Caracas, el 21 de noviembre de 2018. (FEDERICO PARRA/AFP vía Getty Images)

En la transmisión de la clausura del I Encuentro Ferroviario la tarde del 29 de noviembre, Nicolás Maduro dijo tener información “de primer orden” de que el gobierno colombiano junto con el Comando Sur de EE.UU. están tratando de llevar a cabo actos de provocación en la frontera entre Colombia y Venezuela.

“Tengo información de primer orden de que se pretende un conjunto de provocaciones para un conflicto armado, para un escarceo armado, en la frontera colombo-venezolana para desviar la atención de la rebelión popular de los colombianos y colombianas contra Iván Duque”, dijo el mandatario.

Y agregó: “lo denuncio y le digo a la Fuerza Armada, como comandante en jefe, preparaos para defender la soberanía y el derecho a la paz de Venezuela. La paz y la soberanía son sagradas ¡Preparaos!”.

De acuerdo con Maduro, los ataques son para “tratar de desviar la atención en Colombia del alzamiento popular, de la rebelión popular contra Iván Duque y el ‘paquetazo’ que ya lleva más de una semana”.

En la transmisión, Maduro también mencionó el plan de entregar 13000 fusiles a la clase obrera de Guayana y “la organización de los cuerpos combatientes de la clase obrera como parte de la milicia nacional bolivariana”.

Maduro declaró que “Hemos llegado a 3.300.000 milicianos a nivel territorial y son varios millones de trabajadores y trabajadoras, mientras más preparados estemos, mientras mejor armados estemos para defender la patria del imperialismo norteamericano y de la oligarquía colombiana”.

Sobre la posibilidad de una intervención militar en Venezuela, el Panam Post dijo que ya se han implementado la mayoría de mecanismos diplomáticos para hacer dejar el poder a Maduro; diálogos, sanciones y presión internacional, pero no han dado resultados.

El internacionalista Luis Nunes le dijo al medio que “más temprano que tarde la salida de Venezuela será una intervención militar” y Craig Faller, jefe del Comando Sur ha señalado que la situación en el país se está saliendo de control mientras Maduro se mantiene en el poder por medio de transacciones y acciones ilícitas.

Además, el mismo medio señaló que se debe considerar que Maduro cuenta con varios aliados entre los que figuran los gobiernos de Rusia, China, Irán, Turquía y recientes reportajesdicen que España. Adicionalmente, los paramilitares armados y las guerrillas colombianas ELN y FARC respaldan la revolución chavista.

“Porque mucha gente con razón dice Fernando: hay que ir al diálogo, hay que conversar, la solución pacífica es la solución más adecuada. Y claro que lo es pero ¿cuántos años tenemos los venezolanos intentado dialogar con un gobierno que lo que hace es burlarse del país, burlarse de las conversaciones, burlarse de los mediadores?”, dijo durante una entrevista Gustavo Tarre Briceño, embajador de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos (OEA) designado por Juan Guaidó.

Debora Alatriste – La Gran Época