Estadounidenses que buscan trabajo alcanza su número histórico más bajo

Un buscador de empleo mira las listas de trabajo publicadas en el Centro de Carreras One-Stop de East Bay Works el 17 de abril de 2009 en Oakland, California. (Justin Sullivan/Getty Images)

La proporción de estadounidenses que carecen de trabajo y que realmente lo desean nunca ha sido tan baja, en lo que respecta a los datos de las encuestas del gobierno.

En octubre, alrededor del 3 por ciento de los estadounidenses no tenían trabajo y querían tenerlo, lo cual es el índice más bajo registrado por la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS, por sus siglas en inglés) y los datos de la Oficina del Censo que se remontan a 1994.

El número sugiere que incluso los estadounidenses que no han tratado de conseguir un trabajo por alguna razón u otra, están surgiendo de la línea de base.

Este porcentaje es diferente de la tasa de desempleo, que solo incluye a las personas que forman parte de la “fuerza laboral”, es decir, a las que trabajan o han buscado trabajo en las últimas cuatro semanas. Además de excluir a los menores de 16 años y al personal militar uniformado, la tasa de desempleo tampoco cuenta a todos los que han dejado de buscar trabajo, así como a los que les gustaría trabajar pero que actualmente no buscan porque estudian o tienen problemas de salud, problemas de transporte o responsabilidades familiares.

Como tal, Estados Unidos tenía poco más de 5,5 millones de personas contadas como desempleadas en octubre, casi el doble de las que realmente querían trabajo.

El número de personas que no forman parte de la fuerza laboral, pero que desean un empleo, es registrada en el sitio web de BLS solo desde 1994, y los datos no se ajustan a los cambios estacionales, los cuales pueden causar cambios naturales de mes a mes.

En relación a octubre, el número es notable, situándose en 4.412.000. Eso es una caída de alrededor del 13 por ciento con 5.048.000 registrados en octubre del año pasado y de aproximadamente el 28 por ciento con 6.122.000 registrados en octubre de 2014.

Dispuestos a trabajar

El número de estadounidenses dispuestos a volver a la fuerza laboral sorprendió a algunos economistas, que habían predicho a mediados de 2017 que la economía estaba llegando al “pleno empleo”.

El pleno empleo es un término algo quimérico que significa un punto de equilibrio entre la oferta y la demanda laboral. Una vez más allá del pleno empleo, la teoría dice que los empleadores tienen que aumentar los salarios para competir por los trabajadores. Como resultado, los precios -y por lo tanto la inflación- suben.

Pero desde mediados de 2017, la economía ha añadido casi 3 millones de puestos de trabajo adicionales con una inflación moderada. Los salarios subieron un 3 por ciento de octubre a octubre, pero parece que eso se debe en gran medida a la mejora de la productividad, no a la inflación.

La tasa de desempleo se mantiene baja

La economía añadió 127.000 puestos de trabajo en octubre, cifra inferior a las cifras revisadas de septiembre (180.000) y agosto (219.000).

La tasa de desempleo aumentó ligeramente hasta el 3,6 por ciento en octubre desde el 3,5 del mes anterior. Esto parece deberse principalmente a que decenas de miles de trabajadores de General Motors estuvieron en huelga durante la mayor parte del mes de octubre y, por lo tanto, fueron contados como desempleados.

El desempleo de la gente negra cayó al 5,4 por ciento, rompiendo otro récord de datos que se remonta a 1972. Ya era la quinta vez que se rompía el récord desde diciembre de 2017. Antes de eso, la tasa nunca había caído por debajo del 7 por ciento.

El desempleo hispano aumentó a 4,1 por ciento desde el mínimo histórico de 3,9 por ciento del mes anterior.

Aranceles

Las bajas cifras de desempleo benefician al presidente Donald Trump, ya que una economía fuerte es uno de los principales pilares de su plataforma.

Un mercado laboral fuerte le ha permitido a Trump imponer sanciones comerciales extensivas a China y tomar represalias contra China sin un efecto importante en el empleo en Estados Unidos. China, por otra parte, ha sufrido un duro golpe en su economía.

Trump ha impuesto aranceles a las importaciones chinas por un valor de 550.000 millones de dólares en un intento de obligar al régimen de Beijing a abrir su mercado a los bienes y empresas estadounidenses, a dejar de robar la propiedad intelectual de Estados Unidos, a dejar de obligar a las empresas estadounidenses a entregar los conocimientos técnicos de la industria y a abordar otros agravios contra Estados Unidos.

China tomó represalias aplicando aranceles a los productos estadounidenses, por lo que el flujo de mercancías disminuyó en ambas direcciones. Sin embargo, China importa de Estados Unidos menos de la cuarta parte de lo que exporta a Estados Unidos, lo que significa que tiene el bastón más corto en la guerra comercial.

Tanto funcionarios estadounidenses como chinos han indicado recientemente que están finalizando un nuevo acuerdo sobre un tratado comercial de “primera fase” que, según Trump, cubre la mayor parte de los temas negociados. Mientras tanto, Estados Unidos ha recaudado más de 35.000 millones de dólares en aranceles sobre los productos chinos.

Petr Svab – La Gran Época