Cerca de 110.000 solicitantes de DACA tienen antecedentes por arresto, según USCIS

Los partidarios de pro-DACA protestan frente a Capitol Hill el 21 de enero de 2018 en Washington. (Tasos Katopodis/Getty Images)

Cerca de 110.000 “dreamers” (“soñadores”) aprobados bajo el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) de la administración Obama tienen un antecedente de arrestos, según un nuevo informe publicado por el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS).

El informe, publicado el sábado, encontró que de los casi 889.000 niños inmigrantes ilegales que habían solicitado el programa DACA, el 12 por ciento tenía registros de arrestos.

De esa cifra, el 85 por ciento (67.861) fueron arrestados antes de su aprobación más reciente de DACA y 15.903 fueron arrestados luego de su aprobación más reciente.

Más del 35 por ciento (24.898) han sido arrestados más de una vez, mientras que 218 han sido arrestados en más de 10 ocasiones separadas. De estos individuos, el informe dice que 54 tienen un estado de DACA “aprobado” a partir de octubre de este año.

Los delitos cometidos por estas personas de acuerdo con sus registros de arresto en los Estados Unidos, incluyen asalto, agresión, violación, asesinato y conducir bajo efectos del alcohol.

El mayor número de solicitantes de DACA fueron arrestados por presuntos delitos relacionados con la conducción, excluidos los DUI (23.305) y los delitos relacionados con la inmigración (12.968).

Otros delitos incurridos por quienes habían sido arrestados antes de su aprobación más reciente al programa incluyen agresión (3421), asalto (3308), robo, allanamiento de morada (1471) y robo o hurto (7926).

En relación con los delitos más graves, 62 arrestos fueron por violación, mientras que 15 fueron por asesinato.

El programa DACA fue creado a través de la acción ejecutiva del expresidente Barack Obama en junio de 2012 luego de no ser aprobado por el Congreso. Obama había reconocido solo un año antes que tal programa sería inconstitucional, y dijo que no podía “pasar por alto al Congreso y cambiar la ley yo mismo”. (…) Así no es como funciona una democracia”.

El programa comenzó a aceptar solicitudes en agosto de 2012.

Desde su lanzamiento, más de 800.000 migrantes han solicitado unirse a la iniciativa, que permite a las personas que fueron traídas ilegalmente a los Estados Unidos a una edad temprana por diversas razones, permanecer en el país por períodos renovables de dos años.

Para ser elegible al programa, los beneficiarios no deben tener delitos graves o faltas graves en sus registros y deben haber llegado al país antes de 2007 cuando tenían menos de 16 años.

El presidente Trump anunció que su administración eliminaría gradualmente el programa en 2017. Sin embargo, los tribunales federales dictaminaron en contra de la decisión y dijeron que el programa debía reiniciarse por completo.

La corte suprema de los Estados Unidos ahora está considerando si Trump puede avanzar con su plan de eliminar el programa gradualmente después de que la Casa Blanca impugnara la decisión de la corte federal.

El martes, Trump afirmó que algunos de los beneficiarios del programa “no son ángeles”, pero prometió hacer un trato para permitir que los beneficiarios del programa permanezcan en los Estados Unidos.

“Muchas de las personas en DACA, que ya no son muy jóvenes, están lejos de ser ‘ángeles’. Algunos son criminales muy rudos y endurecidos. El presidente Obama dijo que no tenía derecho legal a firmar el pedido, pero que lo haría de todos modos. Si los remedios de la Corte Suprema se vuelcan, se hará un trato con los demócratas para que se queden”, escribió en Twitter.

Agregó que su administración no “solo va a cortar el DACA, sino que brindará una oportunidad para que el Congreso finalmente actúe”.

Mientras tanto, el director interino del USCIS, Ken Cuccinelli, dijo que su agencia sigue comprometida a garantizar que los estadounidenses estén informados sobre aquellos que están siendo aceptados para el DACA.

“A medida que DACA continúa siendo el tema del discurso público y los litigios en curso, el USCIS sigue comprometido a garantizar la transparencia y que el pueblo estadounidense esté informado acerca de quienes reciben DACA”, dijo Cuccinelli.

Agregó: “Esta agencia está obligada a continuar aceptando solicitudes de DACA de extranjeros ilegales como resultado directo de la decisión de la administración anterior de eludir las leyes aprobadas por el Congreso. Esperamos que estos datos proporcionen una mejor idea de la realidad de aquellos a quienes se les otorgó el privilegio de un aplazamiento temporal de la acción de remoción y autorización de trabajo bajo DACA”.

Katabella Roberts – La Gran Época