Caso Ucrania: Los medios manipularon la transcripción de la llamada para inculpar al presidente Trump

El presidente Donald J. Trump habla con miembros de la prensa en la Casa Blanca el viernes 23 de agosto de 2019 (Foto oficial de la Casa Blanca por Joyce N. Boghosian)

Los medios de comunicación cortaron, añadieron y tergiversaron las palabras del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump cuando reportaron sobre la denuncia anónima que ha provocado la solicitud de destitución del mandatario en relación al caso Ucrania.

El New York Times (NYT) y el Washington Post (WP) cortaron selectivamente la transcripción de una llamada telefónica que el 25 de julio mantuvieron el presidente Donald Trump y su homólogo ucraniano, Volodymyr Zelensky, en sus portadas para justificar los titulares engañosos.

Estos acusaban a Trump de solicitar un “favor” que, según la transcripción real, nunca pidió, según se aprecia en un tuit compartido por un periodista de la CNN.

“Trump pidió un ‘favor’ en la llamada, mostró el documento”, fue el titular que escogió el New York Times, mientras mostraba extractos sacados del contexto de la conversación para apoyar esa afirmación.

Imagen compartida en Twitter por Oliver Darcy el 26 de septiembre.
Imagen compartida en Twitter por Oliver Darcy el 26 de septiembre mostrando la portada del New York Times.

Lo cierto es que el presidente Trump pidió un favor, pero no para investigar a su rival político en las elecciones de 2020, Joe Biden, como la cabecera neoyorkina quiere insinuar, sino para que la justicia ucraniana ayudara a la estadounidense a esclarecer el caso Crowdstrike en que los ordenadores del Comité Nacional Demócrata fueron hackeados durante la campaña presidencial de 2016.

“Sin embargo, me gustaría que nos hicieras un favor, porque nuestro país ha pasado por mucho y Ucrania sabe mucho al respecto. Me gustaría que descubrieras qué sucedió con toda esta situación con Ucrania, le dicen Crowdstrike”, dijo el presidente según la transcripción de la conversación entre ambos líderes publicada la semana pasada.

Por su parte el Washington Post eligió el siguiente titular para su portada del 26 de septiembre: “Trump ofreció la ayuda de la justicia [estadounidense] para una investigación sobre Biden”.

Portada del Washington Post del 26 de septiembre
Portada del Washington Post del 26 de septiembre

En la misma línea del NYT, el WP seleccionó los extractos de la transcripción para que pareciera que, no solo estaba pidiendo un favor personal, sino que además estaba implicando a la justicia federal en ese asunto.

Como muestra la transcripción, el “favor” en cuestión era que Trump buscaba ayuda con la investigación del departamento de Justicia sobre la intromisión electoral de 2016 por parte de Ucrania.

En ninguna parte de la transcripción se muestra a Trump exigiendo que Ucrania investigue al exvicepresidente Joe Biden y a su hijo Hunter como un favor o cualquier oferta de quid pro quo [expresión que indica cuando se pide algo a cambio de otra cosa].

Esto fue lo único que el mandatario estadounidense dijo acerca de Joe Biden y su hijo:

“La otra cosa, se habla mucho sobre el hijo de Biden, que Biden detuvo el enjuiciamiento y mucha gente quiere averiguar sobre eso, así que cualquier cosa que pueda hacer con el Fiscal General sería genial. Biden se jactó de haber detenido la acusación, así que si puedes investigarlo. A mí me suena horrible”.

Y no solo han sido estas dos cabeceras, la CNN omitió 540 palabras de la conversación para tratar de que pareciera que el “favor” que el presidente estaba pidiendo era que investigara a Joe Biden y su hijo, saltándose la parte donde el Trump pide que se investigue la intromisión ucraniana en las elecciones de 2016.

Sin embargo, ninguno de los grandes medios, en medio de este escándalo, ha publicado apenas detalles de la amenaza de retirar 1000 millones de dólares en ayudas a Ucrania que el entonces vicepresidente Joe Biden lanzó al líder ucraniano en 2016 para que despidiera al fiscal general de ese país, mientras este investigaba una compañía ucraniana de gas natural que tenía contratado a su hijo, Hunter Biden por 50.000 dólares al mes.

Toda la atención mediática recae estos días sobre la denuncia de un miembro del servicio de inteligencia que, sin haber visto personalmente la transcripción de la llamada, denunció al presidente Trump en un documento que, en opinión de expertos parece redactado por un abogado o congresista y salpicado de referencias tomadas de organizaciones financiadas por el especulador financiero George Soros.

Redacción BLes