Caso Ucrania: Desmontan la defensa del denunciante, “la ley no exige el anonimato”

El senador republicano Lindsey Graham de Carolina del Sur durante una conferencia de prensa en el Capitolio en Washington, jueves 24 de octubre de 2019. (AP / J. Scott Applewhite)

El veterano periodista Britt Hume desmonta de manera contundente el argumento del abogado del denunciante que ha desatado el proceso de destitución del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump: la ley no exige el anonimato.

Todo el proceso de inhabilitación contra el presidente Trump por su supuesta presión a su homólogo ucraniano, Volodímir Lutsenko, durante una llamada telefónica el pasado mes de julio, se basa en la denuncia de un agente de inteligencia que los demócratas tratan por todos los medios de mantener en el anonimato.

Este halo de secretismo, que rodea un proceso tan relevante como es cuestionar la honestidad del presidente democráticamente elegido por la mayoría de los ciudadanos, ha sido muy criticado tanto por republicanos como por la sociedad civil.

El mismo presidente ha reclamado que se revele la identidad de la persona que ha lanzado tan graves acusaciones contra él.

Sin embargo, el abogado del supuesto denunciante Mark S. Zaid se escuda en la ley para mantener oculta su identidad.

Los estatutos de denunciantes, aprobados por el Congreso, siempre tuvieron la intención de permitir el anonimato (excepto en ciertas circunstancias) y la política actual de la USGOVT es permitir el anonimato. De hecho, suele ser una de las primeras preguntas de la OIG sobre un #whistleblower : "¿Quieres el anonimato?"

“Los estatutos de los denunciantes de irregularidades, aprobados por el Congreso, siempre tuvieron la intención de permitir el anonimato (excepto en ciertas circunstancias) y es la política actual del gobierno de los EE. UU. permitir el anonimato”, tuiteó Zaid en respuesta a un vídeo del senador republicano Lindsay Graham donde este señalaba que el estatuto de denunciantes no se ideó para garantizar el anonimato.

De hecho, suele ser una de las primeras preguntas de la OIG [Oficina del Inspector General] a un denunciante: “¿Quieres el anonimato?”, añadió Zaid.

Lo que Graham explicó en ese vídeo fue que el estatuto de los denunciantes lo que buscaba permitiendo el anonimato era únicamente impedir que se despidiera a las personas por denunciar y con ese fin se permitía el anonimato.

“No puedes guardar el anonimato en un proceso criminal. No puedes guardar el anonimato en un proceso civil. Esto es una mala utilización de este estatuto”, aseguró Graham.

En medio de este debate, el veterano analista político Brit Hume saltó a la arena para aclarar en términos simples la situación:

“Observe aquí las palabras clave: “permitir el anonimato” y “admitir el anonimato”. La ley no exige que se guarde en secreto la identidad del denunciante, excepto el inspector general que recibe las quejas”, escribió Hume en Twitter.

Entonces si la ley no exige que se mantenga el anonimato del denunciante, esto significa que son los demócratas involucrados en el proceso los que eligen voluntariamente no divulgar su identidad.

Así que cabe preguntarse ¿por qué los demócratas tienen tanto interés en ocultar al denunciante?

El presidente Trump tiene una teoría que cada vez resuena con más fuerza entre la ciudadanía y es que esto no es un proceso de destitución transparente y ajustado al debido procedimiento, sino un “golpe de estado”.

A medida que aprendo más y más cada día, llego a la conclusión de que lo que está ocurriendo no es un juicio político, sino un golpe de estado, con la intención de quitarle el poder al pueblo, su voto, sus Libertades, su Segunda Enmienda, su Religión, su Ejercito, el muro de la frontera, ¡y sus derechos divinos como Ciudadano de los Estados Unidos de Norteamérica!

“A medida que aprendo más y más cada día, llego a la conclusión de que lo que está ocurriendo no es un juicio político, sino un golpe de estado, con la intención de quitarle el poder al pueblo, su voto, sus libertades, su Segunda Enmienda, su religión, su ejército, el muro de la frontera, ¡y sus derechos divinos como ciudadanos de los Estados Unidos de Norteamérica!”, escribió el mandatario en Twitter ya el 2 de octubre.

Y a juzgar por la palabras que el propio Zaid escribió en Twitter en 2017, nada más tomar posesión el presidente Trump, no parece que ande muy descaminado.

“Nos desharemos de él”, escribió entonces el abogado del denunciante.

Redacción BLes