Bolivia: Evo Morales anuncia nuevas elecciones tras informe de la OEA

  • Habría ocurrido un fraude en las presidenciales en Bolivia, según la OEA.
  • La OEA recomendó repetir las elecciones en Bolivia tan pronto como sea posible, lo cual aceptó Evo Morales.
  • En medio de la convulsión en el país, el presidente Evo Morales había llamado al diálogo.

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, pidió repetir las elecciones presidenciales en Bolivia luego de que se hallaran varias irregularidades. Y tras conocer el informe, el presidente Evo Morales anunció que se repetirían los comicios.

En la mañana de este domingo, Almagro publicó en su cuenta en Twitter el comunicado del Grupo de Auditores de la OEA del Proceso Electoral en Bolivia en el que se recomienda repetir las elecciones tras encontrar irregularidades “serias” en el sistema de votación.

Almagro también mencionó en un informe preliminar sobre las elecciones del mes pasado en Bolivia que desde el punto de vista estadístico era improbable que Evo Morales asegurara el margen de victoria de 10 puntos porcentuales requerido para ganar de forma directa.

En el comunicado, la OEA dice que las elecciones deben “comenzar nuevamente” y realizar “la primera ronda tan pronto existan nuevas condiciones que den nuevas garantías para su celebración, entre ellas, una nueva composición del órgano electoral”.

“Las manipulaciones al sistema informático son de tal magnitud que el Estado boliviano debe investigarlas profundamente para llegar al fondo y asignar responsabilidades en este caso grave”, expone el informe.

Luego de conocerse el resultado del informe, el presidente Evo Morales aceptó la recomendación y llamó a repetir el proceso electoral.

“He decidido renovar la totalidad de los vocales del Tribunal Supremo Electoral y convocar a nuevas elecciones generales”, anunció Morales en una conferencia de prensa.

Sin embargo, el mandatario no confirmó cuándo se efectuará la nueva elección ni si pretende postularse otra vez.

“Hermanos y hermanas de la prensa, al pueblo de Bolivia, después de esta decisión que tomamos, quiero pedir bajar toda la tensión. Todos y todas tenemos la obligación de pacificar a Bolivia. Hago una convocatoria: respeto entre familia, respeto a las propiedad privada, respeto a autoridades, respeto a todos los sectores sociales. Todo lo que tenemos en Bolivia es el patrimonio boliviano y entre bolivianos no podemos estar enfrentados para hacer daño”, expresó.

Evo Morales pide diálogo en Bolivia

Evo Morales llamó el sábado a un diálogo político para superar semanas de violentas protestas en las calles contra los resultados de una disputada elección presidencial, a las que se sumaron policías con demandas salariales, motines y dejando la custodia de la casa de gobierno en La Paz en señal de descontento, reseñó AP.

El mandatario formuló su convocatoria a los cuatro partidos que resultaron con mayor votación en los recientes comicios y, según dijo, “con agenda abierta para pacificar Bolivia”, al tiempo en que pidió a la comunidad internacional acompañar el proceso.

La declaración de prensa la hizo desde un aeropuerto militar en La Paz poco después de que la guardia policial abandonase la protección de la casa presidencial en medio de un motín de policías en varias ciudades, que tensó aún más la crisis y los esfuerzos del presidente de estabilizar la nación.

El pedido de diálogo también ocurrió en momentos en que la Organización de Estados Americanos (OEA) realizaba una auditoria electoral a los comicios a pedido del gobierno y ante sospechas de fraude por parte de la oposición. El resultado del informe se iba a conocer la próxima semana, pero debido a la gravedad de la situación se adelantó.

El llamado del mandatario, empero, fue rechazado por la oposición política y por el movimiento cívico opositor que lidera las protestas sociales en todo el país, con las que exigen la renuncia del gobernante y nuevas elecciones.

“No tengo nada que negociar con Evo Morales, quien ha perdido todo vínculo con la realidad”, dijo el expresidente Carlos Mesa, segundo en los comicios presidenciales del 20 de octubre y abanderado por la alianza centrista Comunidad Ciudadana (CC).

En tanto, la Unión Europea exhortó a través de un comunicado a realizar manifestaciones sin actos de violencia y a buscar una solución “a través de negociaciones pacíficas en un proceso electoral creíble que garantice el respeto a la voluntad popular e instituciones democráticas fuertes”.

El subsecretario de Estado de Estados Unidos para Asuntos del Hemisferio Occidental, Michael Kozak, realizó el mismo pedido y agregó que se garantice que “las fuerzas del orden público continúen ejerciendo autocontrol”.

Por su parte, el líder cívico Luis Fernando Camacho, que encabeza las protestas sociales contra Morales, dijo que el mandatario “está buscando salidas, cuando la gente reclama su renuncia y la convocatoria a nuevas elecciones”.

Antes y para agitar más el clima, la tropa policial en las tres ciudades más importantes de Bolivia se replegó a sus cuarteles y en dos de ellas se amotinaron en abierto desafío al gobierno.

En la Paz se observó a policías trepados sobre la azotea de una estación cercana a la casa de gobierno con banderas nacionales y con letreros en que se leía: “La policía con el pueblo”.

“La policía no se debe a ningún partido político, por eso se suma a la lucha del pueblo”, dijo un policía con el rostro cubierto al leer un manifestó frente a la casa de gobierno, en la que no se encontraba el presidente.

Morales volvió a señalar el sábado que “está en marcha un golpe de Estado con la arremetida de grupos violentos antidemocráticos”, por lo que llamó a sus bases a “movilizarse para defender la patria y el voto”.

El comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, general Williams Kaliman, dijo en la jornada que no intervendrían en la crisis y aseguró que tratarán de garantizar la convivencia en el agitado país.

“Nunca nos enfrentaremos con el pueblo con el que vivimos… Este es un problema político y debe ser solucionado en ese marco”, señaló.

n Santa Cruz, bastión opositor, los agentes amotinados salieron en marcha a las calles secundados por cientos de manifestantes opositores.

“Estamos movilizados por 17 días, hasta ahora hemos mirado de palco (el conflicto social), no queremos ser indiferentes, la policía se suma a su pueblo”, señaló un policía tras la marcha de sus camaradas hasta la plaza principal de Santa Cruz, mientras cientos de ciudadanos y activistas los ovacionaban.

Se trata del momento más complicado para Morales en sus 14 años en el poder, según opinó a The Associated Press el analista político Jorge Dulón, profesor en la Universidad Católica Bolivariana en La Paz. La situación “podría tornarse más complicada, si no da buenas señales al país”, agregó.

Los accesos al palacio presidencial estaban cerrados por un fuerte cerco policial desde que estalló la crisis y fueron escenario de choques cotidianos con opositores, pero el sábado a pesar de la ausencia de los agentes, manifestantes custodiaban los alrededores de la casa de gobierno para evitar desbordes.

Desde que estalló la crisis tras los comicios del 20 de octubre, tres opositores han muertos en violentos enfrentamientos callejeros con seguidores del mandatario y más de cien resultaron heridos.

Mientras tanto, el centro de La Paz fue nuevamente escenario de las marchas de varios sectores. En las puertas de la televisora estatal Bolivia TV y la radio Patria Nueva se realizó un plantón hasta que todos los trabajadores salieron del lugar pacíficamente. La gente les acusaba de mentir a la población y de defender al gobierno de Morales.

Mesa también ha rechazado las acusaciones de golpe de Estado de Morales y ha dicho que el gobierno “está dando la espalda a una solución pacífica que está en sus manos”.

Tras casi tres lustros en el gobierno, Morales llegó con la popularidad mermada a los comicios para optar por un cuarto mandato. Escándalos de corrupción, su afán de reelegirse a pesar de un referendo que le negó esa posibilidad y acusaciones de autoritarismo, debilitaron su capital político a pesar de su buena gestión económica que condujo al país andino hacia el crecimiento con baja inflación.

Redacción MundoHispánico