Socialistas estadounidenses estarían trabajando con trotskistas brasileños para atacar a Trump y Bolsonaro

En esta imagen del viernes 28 de junio de 2019, el presidente de Estados Unidos Donald Trump estrecha la mano del mandatario brasileño Jair Bolsonaro durante un encuentro en el marco de la cumbre del G20 en Osaka, Japón. (AP/Susan Walsh, Archivo)

Los Socialistas Democráticos de América (DSA por sus siglas en inglés) están trabajando estrechamente con trotskistas brasileños del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) para destruir la alianza entre los presidentes conservadores de ambos países.

Ambos partidos comparten el objetivo de construir partidos socialistas de masas en sus respectivos países y una fuerte aversión a los actuales líderes de estos, Donald Trump en Estados Unidos y Jair Bolsonaro en Brasil, una tendencia que contrasta con la línea de condena al comunismo que está siguiendo la Unión Europea, que recientemente aprobó una declaración condenando el nazismo y el comunismo en Europa y prohibiendo la glorificación y exhibición de símbolos comunistas en su territorio.

Según esta declaración, el comunismo, cuyo estadio previo es el socialismo, y el nazismo cometieron “asesinatos en masa, genocidios y deportaciones y fueron los causantes de una pérdida de vidas humanas y de libertad en el siglo XX a una escala hasta entonces nunca vista en la historia de la humanidad”.

Sin embargo, el socialismo parece estar resurgiendo en Estados Unidos y Latinoamérica.

El activista Ben Dalton de la DSA explicó en un artículo publicado en 2016 en la página web de la organización socialista estadounidense que Pedro Fuentes, un orador visitante y funcionario del Partido Socialismo y Libertad de Brasil (PSOL) aseguró en un evento que Trump es el objetivo número uno de los socialistas de Estados Unidos.

Además, Brasil ha recibido especial atención en el documento Resolución #4 de la DSA llamado “Construyendo el Comité Internacional de DSA”, donde los socialistas estadounidenses priorizaron “el establecimiento de relaciones con organizaciones socialistas y obreras en México, Puerto Rico, Canadá, Brasil, el Caribe y América Latina en general”.

La resolución afirmaba que “un Comité Internacional eficaz y ordenado es necesario para que DSA se convierta en una organización internacionalista”.

Por su parte, el PSOL ha sido muy activo en la organización de protestas y manifestaciones contra el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, tanto antes como después de su victoria electoral.

De hecho, Adélio Bispo de Oliveira, quien asestó una letal puñalada, que casi mata al entonces candidato Jair Bolsonaro durante un acto en 2018 era entonces miembro del PSOL.

Mientras tanto, la conexión entre los socialistas de ambos países se realizó a través de un organismo de coordinación con sede en Bruselas llamado el Secretariado Unificado para la Cuarta Internacional, heredera de las internacionales socialistas organizadas por el régimen comunista genocida soviético.

Este secretariado es “una red de organizaciones marxistas revolucionarias, continuación de la Cuarta Internacional reunificada en 1963”, según la web Socialista Revolucionaria.

Durante una convención organizada en Chicago por el sitio web socialista, Left on the Move, los delegados de PSOL fueron muy bien recibidos, tal como muestran las palabras que algunos de sus líderes escribieron más tarde:

“PSOL era conocido por una gran cantidad de delegados. (…) Estamos orgullosos de decir que fue Movimiento de Izquierda Socialista (MES), una facción del PSOL, la que hizo el mayor esfuerzo para establecer este contacto, de modo que estamos orgullosos de que nuestro país sea reconocido por DSA al mismo nivel que el Momentum de Inglaterra, el Partido de Mélenchon [Francia], Podemos [España] y Bloco de Esquerda [Portugal]”, escribieron Fuentes y Riscali.

Los socialistas en Estados Unidos están de manera muy activa tratando de coordinar con países latinoamericanos para impulsar su agenda comunista, como por ejemplo ya están haciendo en México.

En este sentido, la organización revolucionaria socialista son sede en Estados Unidos, Camino para la Liberación, ha creado recientemente el llamado Proyecto de Solidaridad con el Pueblo de México con el objetivo de ayudar a impulsar un giro a la extrema izquierda en el país azteca que este se convierta en una herramienta que permita diseminar el socialismo también en Estados Unidos.

Esta organización reconoce abiertamente que están promoviendo la implantación y consolidación del socialismo en Latinoamérica para “construir la alianza estratégica de fuerzas en la búsqueda de construir el socialismo en los Estados Unidos”, según declaran en su web.

El socialismo y el comunismo fueron responsables de las mayores matanzas de seres humanos de la historia de la humanidad.

Redacción BLes