Régimen cubano elegirá “nuevo gobierno” pero hay un solo Partido legal, el comunista

El Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, Raúl Castro (4º-Der.), y el Presidente Miguel Díaz-Canel (5º-Der.) participan en la celebración del 60º aniversario de la Revolución Cubana en el Cementerio de Santa Ifigenia en Santiago de Cuba, el 1 de enero de 2019. (YAMIL LAGE/AFP/Getty Images)

La próxima semana tendrá lugar en Cuba una sesión extraordinaria de la Asamblea Nacional en la que se elegirá un “nuevo gobierno” para la isla.

Según un comunicado oficial de la Asamblea Nacional del régimen, el Consejo de Estado convocó la sesión para el 10 de octubre en el Palacio de las Convenciones con el siguiente orden de actividades:  “Elección del Presidente, del Vicepresidente y del Secretario, de la Asamblea Nacional del Poder Popular, de los demás miembros del Consejo de Estado, y del Presidente y Vicepresidente de la República”.

De esta manera puede decirse que a partir de la próxima semana Cuba tendrá un nuevo “presidente” y nuevos cargos públicos, sin embargo todavía prima la ausencia de democracia y elecciones abiertas, pues el Partido Comunista Cubano es el único partido permitido y el Parlamento, que tendrá la función de elegir al presidente y vicepresidente entre sus integrantes, es unilateral.

El actual dictador de Cuba, Miguel Díaz-Canel, llamado “presidente” por el régimen comunista, fue elegido de igual manera en abril de 2018, suplantando a Raúl Castro, que dejó su puesto de líder al finalizar los 10 años de mandato decretados para el cargo.

Vista general de la segunda sesión ordinaria de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, durante el debate sobre el proyecto de nueva Constitución en el Palacio de Convenciones de La Habana, el 21 de diciembre de 2018. (YAMIL LAGE/AFP/Getty Images)

Se desconoce el papel que asumirá Díaz-Canel (59) luego de las sesiones venideras, pero se estima que no saldrá de la cúpula de poder y que posiblemente sea reelecto.

La nueva Constitución con la reforma de la Ley Electoral impulsada por Díaz-Canel y Castro, y aprobada por la Asamblea Nacional, establece por primera vez la figura de un vicepresidente y de un primer ministro, correspondiendo la denominación de este al líder de turno. También se designarán gobernadores y vicegobernadores provinciales elegidos por delegados municipales de cada territorio.

En resumidas cuentas, la nueva Ley Electoral busca garantizar la perpetuidad del régimen y del único partido autorizado en el país, el comunista.

Por medio de ella “se conserva el proceso electoral que garantiza al régimen el control de la Asamblea Nacional, incluidas las cuestionadas comisiones de candidatura” reportó el medio español Diario de Cuba.

Raúl Castro (izq.) habla con el líder del régimen Miguel Díaz-Canel, durante una sesión anual del Parlamento. (ADALBERTO ROQUE/AFP/Getty Images)

Raúl Castro, autoridad máxima del partido Comunista Cubano (PCC) en su puesto de Secretario al frente del Partido, es la única fuerza política legalmente permitida y consagrada en la Carta Magna como la fuerza dirigente de la nación.

De esta forma, no se establecerán cambios en cuanto al control del poder político, ya que la Constitución recientemente aprobada continúa manteniéndolo en manos del Partido Comunista.

La variedad de reformas electorales y nuevos puestos políticos tampoco están acompañados por reformas en materia de derechos humanos, como “podría esperarse a primera vista”, se lamentó Amnistía Internacional, y señaló que “un análisis más detallado revela que los limita a las leyes cubanas”, según un reporte de Diario Las Américas.

Desde su constitución en 1965 hasta mediados de 2019, el PCC es responsable de la muerte y desaparición de aproximadamente 8000 cubanos, según cifras de la organización Archivo Cuba, aunque este número representa solo casos documentados, sin tomar en cuenta, por ejemplo, las estimaciones de decenas de miles de desaparecidos al intentar salir de la isla para huir del régimen.

Un hombre que irrumpió en la marcha del Primero de Mayo ondeando una bandera de los Estados Unidos es llevado a la Plaza de la Revolución en La Habana, el 1 de mayo de 2017. (ADALBERTO ROQUE/AFP/Getty Images)

En su informe anual sobre derechos humanos, el Departamento de Estado estadounidense también aportó información sobre unos 200 países del mundo, entre los que se encontraba Cuba, identificando varias tendencias preocupantes, como el tráfico de personas, la corrupción y las violaciones a las libertades civiles.

Washington responsabilizó al régimen cubano de “la mayoría de los abusos contra los derechos humanos en Cuba”, entre los que citó torturas, censura y detenciones arbitrarias, y denunció que la “impunidad” por esas violaciones es generalizada.

Julian Bertone – La Gran Época