Maduro negocia con Putin la entrega de Pdvsa a Rusia

El presidente ruso Vladimir Putin (der) saluda al dictador venezolano Nicolás Maduro durante una reunión en el Kremlin en Moscú el 25 de septiembre de 2019. (SERGEI CHIRIKOV/AFP/Gett.

El régimen de Nicolás Maduro estaría analizando la opción de entregar a Rusia el control de la estatal petrolera Pdvsa como una especie de forma de pago ante las millonarias deudas que mantiene con el Gobierno de Vladimir Putin.

De acuerdo con el diario local El Nacional, Rusia, a través de su estatal Rosneft, ya empezó a poner condiciones para hacerse de la compañía; una situación que pondría a Venezuela en un grave estatus de vulnerabilidad y representaría un “jaque” para Estados Unidos.

La iniciativa del régimen se habría presentado con el objetivo de asegurar la cancelación de la deuda de Venezuela con Rusia, tal y como sucedió con Citgo cuando Nicolás Maduro colocó como garantía el 49,9 % de sus acciones también ante la misma Rosneft.

Los rusos que están analizando la posibilidad de tomar el control total de Pdvsa, ya exigieron que se reduzca el personal porque con más de 70 000 personas en nómina “no es viable hacer una empresa medianamente competitiva”.

“Ya están revisando los barcos y las instalaciones para determinar cuál es la situación real de la industria petrolera venezolana. Con base en eso deberían cerrar el pacto, lo que no debería tardar mucho porque la emergencia es muy grande”, manifestaron fuentes ligadas a la industria.

Hasta ahora, escribió El Nacional, se están buscando formas legales de entregar el control de Pdvsa a Rosneft sin que sea tomado como una privatización, ya que de acuerdo con la legislación del país, la medida debe ser aprobada por la Asamblea Nacional de Venezuela de mayoría opositora.

Aunque la noticia salió replicada por la agencia rusa TASS, Sputnik, otro medio estatal ruso, señaló que según Rosneft se trata de rumores. “No comentamos los rumores”, dijo a Sputnik un portavoz de Rosneft.

A finales de agosto pasado la estatal petrolera rusa comunicó que Pdvsa redujo su deuda de 1 800 millones de dólares a 1100 millones en el segundo trimestre de 2019.  Según el economista Alexander Guerrero, la deuda de Venezuela con Rusia se reestructuró con un pago de 666 millones de dólares en oro monetario.

El principal vínculo que la dictadura en Venezuela mantiene con Rusia, es la deuda millonaria que el país suramericano tiene que pagarle. En junio el régimen chavista le regaló dos yacimientos de gas a Rusia, otorgándole el 100 % del proyecto y todos los derechos del gas explotado. Además Rosneft participa como socio minoritario en varios proyectos conjuntos de producción de petróleo en Venezuela.

A través de la estatal rusa, Moscú adquirió parte de la propiedad de varios campos de crudo venezolanos: Petromonagas (40 %), Petromiranda (32 %), Petroperijá (40 %), Boquerón (26,6 %), Petrovictoria (40 %) y Junín 6 (más del 30 %).

No suena descabellado que Rusia quiera expandir su presencia en Venezuela en materia petrolera; ya la el régimen estaría canalizando el flujo de efectivo de las ventas de petróleo a través de Rosneft, la cual se estaría encargando de las exportaciones de Pdvsa.

Cabe destacar que en diciembre de 2016 se descubrió que Nicolás Maduro hipotecó en secreto la refinería Citgo a Rusia por un  millonario préstamo. Si Citgo o Pdvsa incumplieran con el pago, Rosneft podría terminar siendo dueña de importantes refinerías de petróleo y oleoductos en Estados Unidos.

“Una jugada genial”

Francisco Monaldi, investigador del instituto Baker de la Universidad de Raleigth, señaló a PanAm Post que aunque se desconoce si Rusia estaría dispuesta a realizar inversiones millonarias en Pdvsa, aseveró que el Gobierno de Vladimir Putin ha realizado una “jugada genial” para verse beneficiado desde todo punto de vista en medio de una crisis sin precedentes en Venezuela.

“Los rusos han ido tomando control de la industria petrolera venezolana, sobre todo con las exportaciones, además controlan los dos principales yacimientos de gas y manejan acciones en diferentes refinerías de Venezuela”, recordó.

El especialista señaló que la próxima semana se vencerá la licencia que tienen las compañías petroleras americanas para operar en Venezuela; de ser así, los rusos también podrían buscar apropiarse de los vacíos que dejarían compañías como Chevron.

“Si se terminan de ir las empresas extranjeras como Chevron de Venezuela, prácticamente la industria petrolera sí podría caer en manos de los rusos; ellos podrían encontrar la posibilidad de expandirse, aunque aún no está claro cómo lograrían hacerlo”, explicó.

“Los rusos se han apoderado del sector petrolero para cobrar su deuda y además son los que mejor posicionados están a la hora de una transición política en Venezuela. Han hecho una jugada genial, en el escenario de que se mantenga Maduro, Rusia quedaría como “dueña” del sector petrolero de Venezuela, y en el caso de que llegue otro presidente tendrá la opción de vender todos sus activos y harían mucha plata; en todo caso han hecho una jugada genial”, sentenció.

“Rusia no está en condiciones”

Para aclarar el panorama sobre la posibilidad de que Pdvsa pueda caer totalmente en manos de Rusia, PanAm Post entrevistó al economista José Toro Hardy, quien fue miembro principal del directorio de Pdvsa antes de la llegada de Hugo Chávez al poder. El especialista señaló que la economía rusa está muy golpeada y es difícil que decida asumir toda la carga que representa la estatal venezolana que actualmente está “destruida”.

“Pdvsa la han destruido, de producir 3 millones y medio de barriles en 1998, hoy está en el orden de 640 mil barriles diarios, la producción va en caída libre”, señaló.

El economista explicó que aunque es posible que el régimen de Nicolás Maduro esté desesperado por buscar una salida; posiblemente Rusia no esté en condiciones de tomar el control total de la estatal venezolana. “Rusia es hoy en día un país pobre con misiles”, agregó.

“El régimen sabe perfectamente que ya no tiene viabilidad lo que está haciendo y probablemente está desesperado buscando una salida; pero olvida que Rusia muy posiblemente no está en condiciones de hacerlo. Rusia misma está en una crisis económica importante, su PIB ha caído en 6 %, tiene gravísimos problemas geopolíticos en sus fronteras, enfrenta sanciones de Europa y EEUU; y está en una apremiante situación económica”, señaló el especialista.

“Aunque Rusia no esté en condiciones económicas, no quiere decir que empresas como Rosneft no traten de buscar buenos negocios en Venezuela, pero otra cosa muy diferente es pretender hacerse cargo de la industria petrolera venezolana, que además sería violatorio de la Constitución venezolana (…). El saldo de la deuda con Rusia es una fracción muy pequeña a lo que pudiera ser la deuda con Pdvsa, de manera que sería una suerte de Traición a la Patria pretender cambiar la deuda rusa por el control de Pdvsa”, sentenció.

Este artículo fue publicado originalmente en PanAm Post.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

Video relacionado
¿Puede Putin ayudar a Venezuela?