EE.UU.: Revocan el mandato de Obama que obligaba a los médicos a realizar cirugías transgénero

Los médicos que se negaban a violar su conciencia enfrentaban graves consecuencias, incluyendo la pérdida de su trabajo (Pixabay)

Un tribunal federal estadounidense revocó el mandato de la administración Obama que obligaba a los médicos a realizar cirugías transgénero, independientemente de sus objeciones médicas o convicciones religiosas, según el comunicado oficial con fecha 15 de octubre de 2019.

En 2016, en el último tramo del mandato del expresidente Barack Obama, el Departamento de Salud y Servicios Humanos emitió un reglamento -aplicable a prácticamente todos los médicos del país- que les habría requerido realizar procedimientos de transición de género a cualquier paciente referido por un profesional de salud mental, incluso si el médico creía que el el tratamiento podría dañar al paciente.

Los médicos que se negaban a violar su conciencia enfrentaban graves consecuencias, incluyendo la pérdida de su trabajo. La decisión del juez de distrito Reed O’Connor de que la regulación de la era Obama es ilegal, se alinea con dos decisiones judiciales anteriores, investigaciones médicas aceptadas y una propuesta reciente del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), que mantiene al gobierno alejado de las decisiones médicas privadas de los pacientes.

Bajo el presidente Trump el HHS enfatizó en las reglas que protegen la libertad religiosa, pero el mandato de Obama permaneció en algunos papeles, por lo que esta anulación confirma la libertad religiosa de los médicos que se niegan a administrar terapia hormonal y cirugía de reasignación de sexo.

“Es de vital importancia que los médicos puedan continuar atendiendo a los pacientes de acuerdo con sus conciencias y su criterio médico profesional, especialmente cuando se trata de las elecciones de salud personal de familias y niños”, Luke Goodrich, vicepresidente y asesor principal de Becket, una ONG sin fines de lucro con la misión de proteger la libre expresión de todas las religiones.

“Hoy marca una gran victoria para la compasión, la conciencia y el buen juicio médico”, agregó Goodrich.

Consecuencias de la reasignación de sexo

Algunos médicos han advertido que incluso la ingesta de hormonas, el “tratamiento” menos invasivo, transmite enfermedades a las personas sanas. La cirugía real a menudo implica esterilizar a un paciente de por vida.

La investigación realizada por el HHS a pedido de organizaciones conservadoras, muestra que existen riesgos significativos con la cirugía de reasignación de sexo, incluidas las condiciones de salud, el aumento del riesgo de cáncer y la pérdida de densidad ósea.

Es extremadamente improbable que los niños con disforia de género (condición de identificarse persistentemente con el sexo opuesto al sexo biológico de uno) continúen en esa condición después de la pubertad.

Se ha comprobado que muchos se dan cuenta de que no son transgénero, sino homosexuales o lesbianas, como por ejemplo Charlotte Evans, que lanzó una red para personas que fueron transgénero.

Este “mandato transgénero”, como muchas otras políticas de la era de Obama, tenía como objetivo utilizar el brazo fuerte del estado para hacer cumplir lo que equivale a un nuevo sistema de creencias.

Borrar el sexo biológico para consagrar la identidad transgénero en las mejores prácticas médicas tiene consecuencias reales para los pacientes. En un caso particularmente trágico, una mujer embarazada que se identificó como hombre fue a un hospital con dolor abdominal. Como se identificó como hombre y así figuraba en los registros, los médicos descartaron la idea de que ella podría estar en trabajo de parto, así que no recibió la atención que necesitaba y su hijo murió.

Si el establecimiento médico la hubiera categorizado correctamente como mujer, su bebé habría sobrevivido.

El gobierno de Obama intentó redefinir la palabra “sexo” en la ley federal de derechos civiles para incluir la ideología de género, mientras que la administración Trump, trata de defender los valores tradicionales y cristianos de la mayoría del pueblo estadounidense.

Redacción BLes