38 personas citadas por violaciones en la investigación de correo electrónico de Clinton

La exsecretaria de Estado, Hillary Clinton, en la graduación de Hunter College, Nueva York, el 29 de mayo de 2019. AP.

El Departamento de Estado ha completado su investigación interna sobre el uso del correo electrónico privado de la exsecretaria de Estado Hillary Clinton y encontró violaciones por parte de 38 personas, algunas de las cuales pueden enfrentar medidas disciplinarias.

La investigación, iniciada hace más de tres años, determinó que esas 38 personas eran “culpables” en 91 casos de enviar información clasificada que terminó en el correo electrónico personal de Clinton, según una carta enviada esta semana al senador republicano Chuck Grassley y publicada el viernes.

Los 38 señalados son funcionarios actuales y anteriores del Departamento de Estado, pero no fueron identificados.

Aunque el informe identificó violaciones, dijo que los investigadores no habían encontrado “evidencia persuasiva de maltrato sistemático y deliberado de información clasificada”. Sin embargo, también dejó en claro que el uso del correo electrónico privado por parte de Clinton había aumentado la vulnerabilidad de la información clasificada.

Associated Press envió un correo electrónico en busca de comentarios a un representante de Clinton.

La investigación cubrió 33,000 correos electrónicos que Clinton entregó para su revisión después de que el uso de su cuenta de correo electrónico privado se hizo público. El departamento dijo que encontró un total de 588 violaciones que involucraban información que en ese momento o ahora se consideraba clasificada, pero que no podía asignar fallas en 497 casos.

Para los funcionarios actuales y anteriores, la culpabilidad significa que las violaciones se anotarán en sus archivos y se considerarán cuando soliciten o vayan a renovar las autorizaciones de seguridad. Para los funcionarios actuales, también podría haber algún tipo de acción disciplinaria. Pero no está claro de qué se trata.

El informe concluyó que “el uso de un sistema de correo electrónico privado para realizar negocios oficiales agregó un mayor grado de riesgo de compromiso ya que un sistema privado carece de las capacidades de monitoreo de red y detección de intrusos de las redes del Departamento de Estado”.

El departamento comenzó la revisión en 2016 después de declarar que 22 correos electrónicos del servidor privado de Clinton eran “de alto secreto”. Clinton se postuló para presidente contra Donald Trump, y éste hizo del servidor un foco principal de su campaña.

El entonces director del FBI, James Comey, celebró una conferencia de prensa ese año en la que criticó a Clinton como “extremadamente descuidada” en su uso del servidor privado de correo electrónico como secretaria de Estado, pero dijo que el FBI no recomendaría cargos.

El inspector general del Departamento de Justicia dijo que los especialistas del FBI no encontraron evidencia de que el servidor había sido pirateado, y un agente forense dijo que se sentía “bastante seguro de que no había una intrusión”.

Grassley comenzó a investigar el servidor de correo electrónico de Clinton en 2017, cuando era presidente del Comité Judicial del Senado. El republicano de Iowa ha criticado el manejo de la información clasificada por parte de Clinton y pidió sanciones administrativas.

Voz de América