Trump ordenó “las mayores sanciones impuestas contra un país” tras los ataques de Irán a las refinerías de Arabia Saudita

(Foto: Reuters)

El presidente norteamericano incluyó en la lista negra al Banco Central iraní y adelantó que “la opción militar siempre es una posibilidad” para enfrentar la amenaza persa.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este viernes sanciones contra el Banco Central de Irán, según él, “las mayores jamás  impuestas contra un país”. El mandatario dijo a la prensa en el Despacho Oval que estas sanciones golpean “directamente a lo más alto”.

Trump anunció esta medida después de los ataques del pasado sábado contra refinerías en Arabia Saudita, que Riad atribuye a Teherán.

Trump ha ido elevando las sanciones a la República Islámica desde que renunció al acuerdo nuclear de 2015 con Irán, incluidas severas restricciones a la capacidad de Teherán para vender petróleo.

Las sanciones económicas adicionales podrían ser una ruta para evitar conflictos militares directos con Irán tras los ataques del fin de semana. Sin embargo, el mandatario norteamericano aseguró que la “opción militar siempre es una posibilidad”.

Imágenes del sábado por la noche que muestran el daño que se produjo en la refinería de la gigante petrolera estatal Aramco

Imágenes del sábado por la noche que muestran el daño que se produjo en la refinería de la gigante petrolera estatal Aramco

De hecho, estas sanciones se anuncian antes de que el Pentágono presente hoy las opciones militares a Donald Trump. Tanto Pompeo como el vicepresidente Mike Pence calificaron el ataque contra las instalaciones petroleras de Arabia Saudita como un “acto de guerra”.

La respuesta de Estados Unidos podría incluir medidas militares, políticas y económicas, y las opciones del ejército podrían variar desde no tomar acción hasta bombardeos o medidas menos visibles, como ciberataques.

Una medida probable sería que Estados Unidos ofreciera apoyo militar adicional para ayudar a Arabia Saudita a defenderse de los ataques del norte, ya que la mayoría de sus defensas se han enfocado en las amenazas de los hutíes en Yemen, ubicado al sur.

La economía de Irán ya ha estado bajo una fuerte presión por las sanciones existentes, sin embargo, algunos analistas dijeron que todavía hay una serie de objetivos potenciales para las restricciones, incluidos algunos en el sector de la construcción, compañías adicionales en la bolsa de valores de Teherán y fundaciones controladas por el régimen o los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica. No obstante, como gran parte de la economía de Irán depende de las ventas de petróleo, las sanciones adicionales podrían tener algo más que un impacto marginal.

Infobae