Trump: conversaciones con el Talibán “están muertas”

“En lo que a mí respecta, están muertas”, dijo Trump a periodistas sobre las conversaciones de EE.UU. con el Talibán y líderes afganos, cuando salía de la Casa Blanca para viajar a un mitin político en Carolina del Norte. Sep. 9 de 2019. AP/Andrew Harnik.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el lunes que las conversaciones con los líderes talibanes de Afganistán están cerradas y que todavía estaba considerando una reducción de las tropas estadounidenses en el país.

“En lo que a mí respecta, están muertas”, dijo Trump a periodistas cuando salía de la Casa Blanca para viajar a un mitin político en Carolina del Norte.

Los meses de negociaciones de Estados Unidos con los militantes talibanes, que controlan gran parte de Afganistán, terminaron el sábado cuando Trump anunció abruptamente que estaba cancelando las conversaciones secretas en Camp David con los talibanes y el presidente afgano. Las conversaciones tenían como objetivo asegurar un acuerdo de paz para poner fin a casi 20 años de guerra.

Trump dijo que sabía que las conversaciones no podrían continuar después de que los talibanes se atribuyeron la responsabilidad de un ataque la semana pasada que mató a un soldado estadounidense en la capital, Kabul. Los combates continuaron en la región mientras se llevaban a cabo las conversaciones para terminar la guerra.

Llevar a las tropas estadounidenses a casa desde Afganistán ha sido uno de los principales objetivos de la política exterior de Trump, y el presidente republicano dijo que su gobierno todavía estaba pensando en una reducción de los 14,000 soldados estadounidenses en el país.”Nos gustaría salir, pero saldremos en el momento adecuado”, dijo.

EE.UU. incrementaría operaciones contra el Talibán

En Afganistán, un alto general estadounidense dijo que es probable que el ejército de EE.UU. acelere el ritmo de sus operaciones en ese país para contrarrestar un aumento de los ataques talibanes.

El lunes después de la suspensión de las conversaciones de paz de Washington con los insurgentes. el general de la Armada, Kenneth McKenzie, jefe del Comando Central de EE.UU., dijo durante una visita a Afganistán que los talibanes jugaron demasiado en las negociaciones de paz al llevar a cabo una serie de ataques de alto perfil, incluido uno que mató a un soldado estadounidense la semana pasada.

Los talibanes, que controlan más territorio que en cualquier momento desde 2001 cuando gobernaba el país, dijeron el domingo que hay más vidas estadounidenses se perderían.

McKenzie declinó hacer comentarios sobre la declaración de los talibanes. Pero señaló que las tropas estadounidenses en Afganistán apenas estaban “indefensas”.

“Ciertamente no nos quedaremos quietos y les dejaremos llevar a cabo una carrera autodenominada hacia la victoria. Eso no va a suceder”, dijo McKenzie a un grupo de reporteros que viajaban con él durante una parada en el aeródromo de Bagram en el noreste de Afganistán.

Cuando se le preguntó si el aumento de las operaciones contra los talibanes podría incluir ataques aéreos y ataques de comandos estadounidenses y afganos, McKenzie respondió: “Creo que estamos hablando de un espectro total”.

“Y, una vez más, cualquiera que sea el objetivo disponible, cualquier objetivo que pueda ser alcanzado legal y éticamente, creo que vamos a perseguir esos objetivos”, dijo.

La determinación de los insurgentes de intensificar los ataques a los centros provinciales y los atentados suicidas, incluso mientras se llevaban a cabo conversaciones de paz, fue un factor importante para presionar al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, a anunciar el sábado que estaba cancelando las conversaciones que apuntaban a poner fin a la guerra de 18 años, la más larga de Estados Unidos.

El cese de las negociaciones ha alimentado los temores de una violencia aún mayor en Afganistán, con mayores advertencias de seguridad en la capital Kabul y otros centros antes de las elecciones presidenciales programadas para el 28 de septiembre.

Voz de América