Obama usó los satélites estadounidenses para espiar al ejército de Israel, según informe

El presidente Barack Obama abandona el estrado al concluir su última conferencia de prensa presidencial, el miércoles 18 de enero de 2017, en la sala de reuniones de la Casa Blanca en Washington (AP Photo/Pablo Martinez Monsivais).

El expresidente de los EE. UU., Barack Hussein Obama, usó los satélites estadounidenses para espiar al ejército de Israel en vísperas de su controvertido acuerdo nuclear con Irán, describió el New York Times.

En un extenso artículo titulado “The Secret History of the Push to Strike Iran” (La historia secreta de la campaña para golpear a Irán) explicó que el exmandatario dio la orden de monitorear a la Fuerza de Defensa israelí en previsión de que pudiera lanzar un repentino ataque sobre Irán, poniendo en peligro el pacto.

Los satélites espías estadounidenses “observaron a los aviones teledirigidos israelíes despegar de las bases en Azerbaiyán y volar hacia el sur sobre la frontera iraní, tomando extensas fotografías de los emplazamientos nucleares de Irán e investigando si las defensas aéreas iraníes detectaron la intrusión”, señaló el diario neoyorquino.

Asimismo, los jefes militares estadounidenses comenzaron a diseñar estrategias de respuesta organizando “juegos de guerra para predecir cómo podría responder Teherán a un ataque israelí y cómo Estados Unidos debería responder” en tal situación.

Incluso conjeturaron sobre el día del mes que atacarían, si elegirían el momento “en el que la luz fuera más alta o más baja, o una época del año en la que las tormentas de arena ocurrieran más o menos regularmente”.

En aquel entonces, Israel guardó las distancias mientras EE. UU. e irán mantuvieron sus primeras conversaciones que acabaron cristalizando en el Plan de Acción Integral Conjunto.

El rotativo estadounidense indicó que el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, consideró entonces que esta “sería la última traición. El aliado más cercano de Israel negociando a sus espaldas con su enemigo más amargo”.

El presidente Donald Trump se retiraría del acuerdo en agosto de 2018 calificándolo de “desastroso”, aduciendo a que permitía a Irán construir un arsenal nuclear “en poco tiempo”.

Pero, este no sería el único supuesto dispositivo de espionaje puesto en marcha por la administración Obama en relación con el acuerdo nuclear de Oriente Medio.

También ordenó interceptar comunicaciones entre congresistas y líderes israelíes -según informó The Wall Street Journal citando a algunos funcionarios- con el fin de reunir información de inteligencia de cómo el estado judío presionaba para boicotear el tratado.

Redacción BLes