La vergonzosa resolución de San Francisco contra la Asociación Nacional del Rifle

La Junta de Supervisores de la ciudad de San Francisco aprobó la semana pasada una resolución declarando la Asociación Nacional del Rifle (NRA por sus siglas en Inglés) una “organización terrorista doméstica”. Según la Junta, la NRA difunde “propaganda que desinforma y engaña al público sobre los peligros de la violencia armada”. La resolución también declaró que los líderes de la Asociación Nacional del Rifle “socavan el bienestar general y promueven posiciones extremistas, desafiando las opiniones de la mayoría de sus miembros y el público”.

La NRA es una organización que defiende los derechos de la Segunda Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos. La Enmienda en mención consagra el derecho a la autodefensa y la libertad de los ciudadanos para portar armas.

La declaración de la ciudad de San Francisco suscita una pregunta obvia. ¿Es posible que una organización que defiende la Constitución de EEUU sea capaz de promover al mismo tiempo posiciones extremistas, desinformar y engañar al público?

La decisión de la Junta de Supervisores de la ciudad de San Francisco fue fuertemente criticada no sólo por la NRA pero también por varios segmentos de la población.

Wayne Lapierre, vicepresidente ejecutivo de la NRA dijo: ¿Qué diablos está mal en nuestro país? Les prometo que “nunca vamos a dejar de luchar por sus derechos”, afirmó LaPierre.

El columnista del Los Angeles Times, Michael McGough, dijo que la etiqueta “puede ser buena política, pero es irresponsable”. “No es asunto de una Junta de Supervisores del condado designar organizaciones terroristas”, señaló McGough. 

Henry Olsen, columnista del Washington Post, también estuvo en desacuerdo. Él dijo: “Para que la NRA sea una organización terrorista, tendría que alentar y apoyar intencionalmente el uso de ataques violentos contra ciudadanos estadounidenses con la intención de crear miedo general para forzar la sumisión a su agenda política. La NRA claramente no hace eso”,  afirmó Olsen.

La decisión de la Junta fue una medida política dirigida a desprestigiar a la NRA y socavar la capacidad de los ciudadanos a ejercer un derecho constitucional. La medida es un insulto a los 5 millones de miembros de la NRA que respetan las leyes del país. Como dijo Wayne Lapierre, entre estos miembros están policías, maestros, obreros, fontaneros, amas de casa, bomberos y veterinarios.

En el debate político sobre el derecho a la autodefensa en EEUU los demócratas y liberales jamás hablan sobre las personas que disparan las armas; en otras palabras, los verdaderos causantes de las masacres en masa. ¿Se ha preguntado usted porqué? 

Es lamentable que la decisión emitida por la Junta liberal de la ciudad demócrata de San Francisco ataque a una organización que opera bajo los derechos otorgados por la Constitución; sin embargo, ignora a los perpetradores de los tiroteos en masa, sus antecedentes delictivos, el uso de drogas o los trastornos emocionales asociados a conductas violentas.

La medida adoptada por los políticos de San Francisco pone de manifiesto, una vez más, la inclinación y parcialidad de los opositores de la Segunda Enmienda. Para ellos, el perpetrador de los tiroteos en masa juega un papel secundario. La culpa y responsabilidad de la violencia asociada con el uso de armas de fuego recae en las armas, el presidente Trump, la NRA, los republicanos o los conservadores. Desafortunadamente, así piensan los liberales de izquierda en EEUU. 

En respuesta a la controversia, Breitbart News contactó varios políticos prominentes para averiguar si estaban de acuerdo con la decisión de la Junta de Supervisores de San Francisco. Excepto por Bernie Sanders que es independiente, todos los políticos contactados son demócratas. Las personas incluídas fueron:

La presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi (CA) 

La senadora Dianne Feinstein (CA) 

El líder de la Minoría del Senado Chuck Schumer (NY) 

El senador Dick Durbin (IL) 

El ex vicepresidente Joe Biden 

La senadora Elizabeth Warren (MA) 

El senador Bernie Sanders (VT) 

La senadora Kamala Harris (CA)

Hasta la presente fecha ninguno de los políticos mencionados arriba ha respondido a la solicitud. El silencio de las personas contactadas por Breitbart News es preocupante.

Termino con dos preguntas para los lectores: 

¿Apoyar la Constitución de EEUU convierte a la NRA en una organización terrorista?

¿Alguna vez la NRA ha planeado, cometido o defendido un acto terrorista?

Juan Torres – LibertadUSA