La Casa Blanca pide investigar a un médico abortista que tenía más de 2000 restos fetales en su casa

Un activista muestra un feto de goma durante una “Marcha por la Familia” en el marco de la conferencia del Congreso Mundial de las Familias en Verona el 31 de marzo de 2019. (Filippo Monteforte/AFP/Getty Images)

La Casa Blanca y funcionarios republicanos pidieron que se investigue al Dr. Ulrich Klopfer, un médico que realizaba abortos y tenía más de dos mil restos fetales en su casa.

Klopfer murió el 3 de septiembre y los restos de fetos fueron descubiertos por su familia mientras revisaban sus pertenencias.

Klopfer realizó abortos en Indiana pero vivía en Illinois.

“El horrible descubrimiento de 2246 restos fetales en la casa del abortista Dr. Klopfer en Illinois es espantoso y debería conmocionar la conciencia de todos los estadounidenses. Cuando yo era Gobernador de Indiana le quitamos su licencia médica y aprobamos una ley que exige que los restos fetales sean tratados con dignidad”, dijo el Vicepresidente Mike Pence en una declaración.

“Sus acciones deben ser investigadas a fondo, los restos de los nonatos deben ser tratados con dignidad y respeto y los defensores del aborto deberían estar avergonzados. Siempre defenderemos a los no nacidos”.

El Subdirector de Comunicaciones de la Casa Blanca, Judd Deere, dijo a RealClearPolitics que la administración quiere que se realice una investigación federal en parte para ver si otros estuvieron involucrados en la conservación de los restos fetales.

“Asesinar a miles de bebés inocentes es una cosa, pero preservar y guardar sus cuerpos como trofeos es un nuevo nivel de morbosidad”, dijo Deere. “La izquierda radical defiende ahora los abortos en embarazos avanzados, incluido el infanticidio, mientras que el presidente Trump protege a nuestros más inocentes y vulnerables, y defiende la dignidad de la vida. Se necesita una investigación completa para determinar si se cometieron crímenes y si alguien más estuvo involucrado”.

La representante Jackie Walorski (republicana por Indiana) dijo en una declaración: “Me alegra que la Casa Blanca se haya hecho eco de mi pedido de una investigación federal sobre el horrible descubrimiento de más de dos mil restos fetales en la propiedad del médico abortista de Indiana Ulrich Klopfer”.

Walorski pidió por primera vez una investigación el 14 de septiembre, escribiendo en Twitter: “Las autoridades estatales y federales deben llevar a cabo una investigación completa de este caso y tomar las medidas necesarias para proteger a Hoosiers, incluyendo a los no nacidos, de los médicos peligrosos”.

Dijo que el “trato descuidado [de Klopfer] hacia los restos humanos es un ultraje”, y añadió: “Toda vida humana es valiosa, y toda mujer y todo bebé merecen atención y respeto. Este trágico caso muestra por qué los prestadores de servicios de aborto deben cumplir con pautas estrictas y estar sujetos a una supervisión rigurosa”.

El representante Jim Banks (republicano por Indiana) también pidió que se investigue la situación, diciendo que debido a que Klopfer llevó los restos de un estado a otro, una investigación federal es apropiada.

“Tenemos que determinar cómo el Dr. Klopfer fue capaz de salirse con la suya durante tanto tiempo, y cómo es que solo lo sabemos ahora que el Dr. Klopfer ha fallecido. También necesitamos saber cuántas personas que trabajan en el Pabellón de Mujeres estaban al tanto de los crímenes del Dr. Klopfer”, dijo Banks en una declaración.

“También espero que sepamos si alguno de esos mismos empleados trabaja ahora en la clínica de Salud de Whole Women en South Bend, y cuán estrechos son los vínculos entre esas dos organizaciones.”

El gobernador de Indiana Eric Holcomb, republicano, también dijo que apoya una investigación federal sobre los negocios de Klopfer.

Zachary Stieber – La Gran Época