“Esto se asemeja al extremismo religioso”, dice el jefe de la Organización Meteorológica Mundial sobre el ‘cambio climático’

Cada vez son más los científicos que acusan de extremistas y alarmistas a los defensores del ‘cambio climático’. (Shutterstock).

El jefe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM por sus siglas en inglés) aseguró el 6 de septiembre que la narrativa alarmista sobre el cambio climático se asemeja al “extremismo religioso”.

En una entrevista con la revista finlandesa Talouselämä Petteri Taalas aseguró que no acepta los argumentos alarmistas de que el fin del mundo está cerca.

“No va a ser el fin del mundo. El mundo se está volviendo cada vez más desafiante. En algunas partes del mundo, las condiciones de vida están empeorando, pero las personas han sobrevivido en condiciones difíciles”, aseguró Taalas.

El experto aseguró además que el discurso sobre el cambio climático se ha vuelto demasiado cargado.

“El ambiente creado por los medios ha estado provocando ansiedad. La última idea es que los niños [tener hijos] son algo negativo. Estoy preocupado por las madres jóvenes, que ya están bajo mucha presión. Esto solo aumentará su carga”, dijo el experto.

Taalas alertó sobre el importante problema que representan los ambientalistas radicales y descartó que la gente deba comenzar a vivir de manera ascética.

“Si comienzas a vivir como un monje ortodoxo”, dice, “el mundo no se salvará”.

El meteorólogo destacó la agresividad de los alarmistas del cambio climático y relató cómo expertos del clima “han sido atacados por estas personas que afirman que deberíamos ser mucho más radicales”.

“Son doomsters y extremistas; lanzan amenazas. El movimiento Extinction Rebellion exige una acción mucho más radical. Exigen cero emisiones para 2025 e información climática “honesta” de los gobiernos”, explica Taalas.

El experto también alertó sobre el efecto negativo que puede tener una subida de impuestos sobre el combustible, mencionando como ejemplo el caso de las protestas de los chalecos amarillos en Francia.

Por último, destacó que los ecologistas extremistas han abusado de los informes del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), seleccionando las partes que creen que apoyarán la acción radical.

“Los informes del IPCC se han leído de manera similar a la Biblia: intentan encontrar ciertas piezas o secciones a partir de las cuales tratan de justificar sus puntos de vista extremos. Esto se asemeja al extremismo religioso”, advirtió.

Grietas en la narrativa alarmista climática

Estas declaraciones fueron recibidas con mucha atención por el cofundador de Greenpeace, Patrick Moore, quien calificó los comentarios de Taalas como “la mayor grieta en la narrativa alarmista durante mucho tiempo”.

“Más importante que el Climategate. La OMM, junto con el PNUMA [Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente], es uno de los dos socios que componen el IPCC. Los meteorólogos son verdaderos científicos y están probablemente hartos de los catastróficos Greta, Mann, Gore y AOC. Bien por él”, dijo Moore en Twitter.

AOC es el acrónimo comúnmente utilizado para referirse a la demócrata estadounidense Alexandra Ocasio-Cortez, que está tratando de imponer políticas socialistas extremas en base al catastrofista escenario que dibuja el narrativa del cambio climático.

Los otros tres mencionados en el mensaje son el climatólogo Michael Mann, Greta Thunberg, una estudiante sueca de 16 años, y Al Gore, el ex vicepresidente del gobierno de EE. UU.

Y es que son cada vez más los científicos que están alzando la voz contra lo que consideran una verdadera estafa: el cambio climático antropogénico [provocado por la acción humana].

Recientemente Ivar Giaever, Premio Nobel de Física 1979 reveló en una conferencia de Lindau Nobel Laureate Meeting with Young Cientists en 2015 que renunció a la Sociedad Física de América en 2011 cuando esta declaró:

“La evidencia es incontrovertible: el calentamiento global está ocurriendo.
Si no se toman medidas de mitigación, es probable que ocurran interrupciones significativas en los sistemas físicos y ecológicos de la Tierra, los sistemas sociales, la seguridad y la salud humana. Debemos reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a partir de ahora”.

Según Giaever, “nada en ciencia es incontrovertible (indudable)”, además el experto aseguró que el aumento de la temperatura promedio en los últimos 100 años ha insignificante.

“El calentamiento global se ha convertido en una nueva religión”, porque no la puedes discutir ni poner en cuestión, explicó el físico.

Giaever asegura que el clima está constantemente cambiando y que eso no tiene que ver con un calentamiento global que, según él, no se está produciendo.

El experto cuestionó, además, que cuando se habla de cambio climático siempre es considerado como algo negativo, lo que no es cierto.

En este sentido el ingeniero civil Industrial de la Universidad de Chile, don Douglas Pollock, aseguró en una entrevista que, lejos de ser negativo, un aumento en el CO2 de la atmósfera y un aumento de la temperatura del planeta son cosas positivas.

“El frío mata 20 veces más seres humanos que el calor”, asegura Pollock y añadió que en entre 1983 y 2014, cuando se produjo un ligero aumento en los niveles de CO2 de la atmósfera, la Tierra se reverdeció en un 15%.

Como consecuencia de este aumento, se redujeron 300.000 kilómetros cuadrados de desierto del Sáhara, “¿es eso malo o bueno para la humanidad?”, se preguntó el científico.

Según Pollock el clima es cambiante por su propia naturaleza y siempre ha estado cambiando y el planeta se ha estado calentando desde el 1720 cuando terminó la mini edad del hielo y ha sido el más débil de los últimos 10.000 años.

“La temperatura media máxima jamás medida fue en 1998, hace 17 años. ¿Cuándo dejaremos de gastar dinero en energía alternativa?”, se preguntó Giaever, premio Nobel de Física.

“Es muy difícil para mí creer que todos los gobiernos de Europa, excepto Polonia, están preocupados por el calentamiento global, debe ser un asunto político”, añadió.

Redacción BLes