El ataque más absurdo de los demócratas contra el presidente Trump 

En Estados Unidos el criticismo del partido gobernante es parte de las campañas electorales presidenciales. Dependiendo quien sea el mandatario, cada cuatro años demócratas o republicanos solidifican sus candidaturas atacando al presidente de turno. Por lo tanto, no es sorpresa que durante el presente año todos los candidatos demócratas critiquen a Donald Trump. Lo que si es extraño es la miríada de acusaciones absurdas inventadas por los opositores del mandatario.

Lamentablemente la prensa de izquierda fomenta los ataques injustos y comparaciones ridículas de Donald Trump. La crítica del presidente es el denominador común entre los medios liberales y el objetivo es desprestigiar al mandatario republicano. Al respecto, CNN es uno de los mejores ejemplos.

La propaganda anti-Trump de CNN fue evidente una vez más hace un par de semanas. La cadena de televisión permitió durante una entrevista que el psiquiatra Allen Frances, un crítico de Trump, comparara al presidente con los dictadores sanguinarios Adolfo Hitler, Mao Zedong y Josef Stalin.

Allen Frances dijo que Trump es “una persona tan destructiva en este siglo como lo fueron Hitler, Stalin y Mao el siglo pasado”. Trump “puede ser responsable de muchos más millones de muertes que ellos y necesita ser contenido”, afirmó Frances.

Allen Frances no explicó cómo o porqué el presidente actual de Estados Unidos puede ser “responsable de la muerte de millones de personas”. Incomprensiblemente, Brian Stelter, el presentador del programa de CNN, no refutó las absurdas afirmaciones del psiquiatra Frances. 

Allen Frances no es el único opositor de Trump que ha hecho este tipo de acusaciones en contra del presidente. 

Varias redes sociales de izquierda compararon a Trump con Hitler cuando el mandatario bloqueó el ingreso al país de personas provenientes de países con antecedentes terroristas. La acción del presidente – apoyada por la Corte Suprema – fue considerada una medida de seguridad nacional para prevenir el ingreso a EEUU de terroristas de grupo ISIS. Sin embargo, los opositores del régimen dijeron que Trump odia tanto a los musulmanes como Hitler odiaba a los judíos. 

A pesar que el presidente ha criticado y sancionado a múltiples regímenes totalitarios alrededor del mundo, apoyado la inmigración legal a EEUU y denunciado a los grupos de supremacía blanca; periodistas de izquierda, tanto a nivel nacional e internacional, acusaron injustamente a Trump de usar un vocabulario similar al de Adolfo Hitler.

El mandatario también fue acusado de instalar “campos de concentración y jaulas” al estilo Nazi para albergar a inmigrantes que ingresan ilegalmente a EEUU. Sorprendentemente, los medios de izquierda no informan que las mismas medidas y centros de detención se utilizaron durante el gobierno de Barack Obama.

El principal jefe de inmigración del presidente Obama dijo que las jaulas en las que los demócratas han acusado al presidente Trump de albergar a los niños fueron idea de la administración Obama. “He estado en esa instalación, donde hablan de jaulas. Esa instalación fue construida bajo el presidente Obama y el secretario Jeh Johnson (Seguridad Nacional). Estuve allí cuando se construyó”, dijo Thomas Homan; quien fue director asociado ejecutivo de Inmigración y Control de Aduanas en el gobierno de Obama por casi cuatro años. 

Donald Trump confirmó las declaraciones de Thomas Homan; sin embargo, hasta la presente fecha sus opositores y la prensa liberal continúan acusando al presidente de usar medidas similares al Nazismo.

Durante un testimonio en el Congreso, el director Homan le dijo a una legisladora demócrata lo siguiente: “No nos llames anti-imigrantes por hacer cumplir las leyes aprobadas por el Congreso”. 

Las comparaciones descabelladas de Trump y Hitler van más allá de los medios liberales de izquierda. Conocidos demócratas, celebridades de Hollywood y políticos izquierdistas de Europa comparten el mismo criterio.

Beto O’Rourke, candidato demócrata presidencial, recientemente comparó las acciones de Trump con las medidas implementadas por los Nazis en Alemania. 

James Clyburn y Jerry Nadler, dos prominentes congresistas demócratas, compararon la política de Trump para controlar la crisis migratoria con la propaganda de Hitler en contra de los judíos. En aquella ocasión, Nadler incluso llamó a Trump “dictador”. Ambos demócratas ignoraron el hecho que Barack Obama deportó más inmigrantes ilegales que Donald Trump. 

El congresista demócrata de Georgia, Hank Johnson, dijo que “Al igual que Hitler se hizo cargo del Partido Nazi, Trump se ha hecho cargo del Partido Republicano”. “Los estadounidenses, particularmente los estadounidenses negros, no pueden permitirse cometer el mismo error sobre el daño que podría hacer un hombre llamado Hitler o un hombre llamado Trump”, afirmó Johnson. 

La famosa actriz Jane Fonda hizo el siguiente comentario sobre Trump durante un evento de Premios de los Medios de Comunicación a la Mujer en la ciudad de Nueva York: “El ataque a la prensa es el primer paso hacia el fascismo”. Si has leído algo sobre el ascenso del Tercer Reich y Adolf Hitler, verás los paralelismos”. 

El alcalde izquierdista de Londres, Sadiq Khan, comparó recientemente a Boris Johnson y Donald Trump con los Nazis y dijo que la popularidad de Johnson y Trump es evidencia que las “lecciones de la Segunda Guerra Mundial” están en riesgo de “ser olvidadas”. Khan también dijo que el apoyo a la democracia en el mundo occidental está aparentemente en un “mínimo histórico”. 

Los comentarios del alcalde Khan son inapropiados e incorrectos. Khan desestima el hecho que Donald Trump es el mandatario de Occidente que más ha criticado y atacado a regímenes totalitarios en los últimos años. Es irónico que Sadiq Khan hable sobre la falta de apoyo a la democracia, mientras ignora a izquierdistas y tiranos que socavan la democracia y las libertades alrededor del mundo. 

Los ejemplos mencionados arriba son sólo una muestra de la retórica usada por los opositores en contra del actual presidente de EEUU. Cabe mencionar que Donald Trump no es el primer republicano que los demócratas comparan con Hitler. Barry Goldwater, Ronald Reagan y George W Bush también fueron víctimas de estas acusaciones descabelladas.

¿Desde cuando defender la ley del derecho, la Constitución y las leyes migratorias de un país transforman a un presidente en un monstruo como Hitler?

¿Bajo que parámetros restringir la entrada a EEUU de personas provenientes de países con antecedentes terroristas convierte a un mandatario en otro Hitler? 

¿Desde cuando velar por la seguridad nacional de un país y sus ciudadanos es sinónimo de genocidio? 

Comparar a Donald Trump – o a cualquier presidente de EEUU, republicano o demócrata – con Adolfo Hitler – no sólo es ridículo, absurdo y demagogo, pero también minimiza las atrocidades cometidas por Hitler. 

Es hipócrita e irónico que los demócratas y opositores del presidente Trump lo acusen de actuar como Hitler mientras ignoran a dictadores como Nicolás Maduro, Xi Jinping, Raúl Castro y Kim Jong-un. 

Estados Unidos jamás ha elegido a un presidente dictador o simpatizante del Nazismo. La retórica de los demócratas no le hace daño a Donald Trump o a ningún otro mandatario republicano. Al contrario, dice mucho sobre las tácticas y el proceder de sus opositores. 

Quizás los demócratas deberían preguntarle a los sobrevivientes de la Alemania Nazi si Donald Trump es comparable a Adolfo Hitler. Sinceramente, dudo que lo hagan.

Juan Torres – LibertadUSA