Desaceleración en China: La producción industrial cae a mínimos de hace 17 años

Inversionistas chinos monitorean los precios de las acciones en una casa de corretaje en Beijing, el viernes 23 de marzo de 2018. (Foto AP/Mark Schiefelbein)

El crecimiento de la producción industrial del gigante asiático continúa ralentizándose. En agosto cayó a su punto más débil en los últimos diecisiete años y medio, en mitad de la guerra comercial que mantiene con los Estados Unidos y la disminución de la demanda interna, informó Reuters.

Las ventas minoristas, la construcción y los indicadores de inversión también empeoraron lo que podría llevar a China -según los analistas consultados por la agencia informativa- a recortar algunas tasas de interés clave esta semana por primera vez en más de tres años, para evitar males mayores.

Los expertos también sugirieron que la segunda economía más grande del planeta podría frenar el avance de la desaceleración desplegando más estímulos, sumándolas a las muchas medidas para incentivar el crecimiento impulsadas en 2018.

El crecimiento de la producción industrial descendió el 4,8% en julio, y el 4,4% en agosto. El valor de las exportaciones industriales entregadas también cayó un 4,3% de julio a agosto, la primera disminución mensual en al menos dos años, que de acuerdo a los registros de Reuters mostraría que la creciente guerra comercial entre China y EE.UU. afecta a la industria china.

“La guerra comercial entre Estados Unidos y China ha afectado la economía china. En agosto, el IPP (índice de precios al productor) de China cayó a su nivel más bajo en tres años”, destacó el analista Mohit Oberoi, para la página especializada en economía y finanzas Market Realist.

“Las ventas de automóviles de China también cayeron el mes pasado, y las exportaciones de China a los EE.UU. cayeron bruscamente”, añadió.

Poco optimismo sobre la situación de China en el horizonte

De acuerdo a una encuesta realizada en agosto entre los miembros del Consejo Empresarial Estados Unidos-China “el optimismo sobre China se encuentra en su punto más bajo histórico”, así que cada vez más empresas estadounidenses “están frenando la inversión”, citó el Wall Street Journal señalando que solo un poco más de la mitad “de las empresas espera que sus ingresos en el país aumenten el próximo año”.

El régimen comunista chino que dejó devaluar su moneda yuan días después de que el presidente Donald Trump anunció que impondría nuevos aranceles a los productos chinos a partir del 1 de septiembre, también acabó respondiendo con nuevos aranceles en señal de represalia.

Entonces, el presidente Trump respondió, a su vez, afirmando que volvería a subir los impuestos en meses sucesivos, específicamente en octubre y diciembre.

Pese a que ambas potencias se muestran dispuestas a reanudar las negociaciones en octubre, la mayoría de los analistas no preven que se alcance un acuerdo comercial duradero, lo que llevaría a agudizar la desaceleración, en el corto plazo.

Redacción BLes