Corea del Norte dispuesta a conversar de desnuclearización con EE.UU. si la propuesta es aceptable

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, se paran en suelo norcoreano mientras caminan hacia Corea del Sur en la Zona Desmilitarizada (DMZ) el 30 de junio de 2019, en Panmunjom, Corea. (Brendan Smialowski/AFP/Getty Images)

Corea del Norte está dispuesta a volver a la mesa de negociaciones con Estados Unidos para las conversaciones de desnuclearización a fines de septiembre, con la condición de que las propuestas de Washington sean aceptables, o que los acuerdos entre Corea del Norte y Estados Unidos “puedan llegar a su fin”.

La primer viceministra de Relaciones Exteriores, Choe Son Hui, dijo el 9 de septiembre que Corea del Norte está “dispuesta a hablar exhaustivamente sobre todos los temas discutidos hasta ahora con Estados Unidos en un momento y lugar acordado a fines de septiembre”, informó el medio estatal de Corea del Norte.

Es ampliamente conocido que Corea del Norte está tratando de hacer que Estados Unidos haga concesiones y brinde alivio de las sanciones que impuso a cambio de limitar los procedimientos de desnuclearización.

“Quiero creer que Estados Unidos propondrá una alternativa basada en un método de cálculo que sirva a los intereses de ambas partes y que sea aceptable para nosotros”, dijo Choe.

La viceministro de Asuntos Exteriores de Corea del Norte, Choe Son-Hui, posa para una foto antes de una ceremonia en el Palacio Presidencial de Hanoi el 1 de marzo de 2019. (Luong Thai Linh/AFP/Getty Images)

Choe dijo que espera que Estados Unidos presente “una propuesta orientada a los intereses de la RPDC y los EE.UU. y basada en métodos de decisión aceptables para nosotros”. La RPDC significa la República Popular Democrática de Corea, el nombre oficial del Norte.

Ella dijo que “si los Estados Unidos vuelve a tocar los mismos argumentos que no tienen nada que ver con los nuevos métodos de decisión entre la RPDC y EE.UU. sobre el trabajo de negociación que se llevará a cabo con tanto esfuerzo, los negocios entre la RPDC y EE.UU. podrían llegar a su fin”.

El domingo, el secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que Estados Unidos “tenía la esperanza de que en los próximos días o quizás semanas volveremos a la mesa de negociaciones con ellos” para negociar sobre la desnuclearización, informó Fox.

El 27 de agosto, Pompeo dijo en una entrevista con ABC WRT “Espero que el presidente Kim trabaje y ponga a su equipo en el campo para trabajar con mi equipo y ofrecer un resultado bueno y sólido para el pueblo estadounidense”, según NKNews.

El mes pasado, Pompeo calificó el comportamiento de Corea del Norte como “deshonesto”, y Choe respondió, diciendo que las palabras de Pompeo fueron “irreflexivas”, pero las tensiones parecen haber disminuido este mes.

Las conversaciones sobre el desarme nuclear de Corea del Norte se estancaron en febrero cuando el presidente Donald Trump rechazó la demanda del líder norcoreano Kim Jong Un de un amplio alivio de las sanciones a cambio del desarme parcial en su segunda cumbre en Vietnam.

Fue una gran vergüenza para el joven líder norcoreano, quien hizo un viaje en tren de un día a la capital vietnamita para obtener el alivio de sanciones que necesita para revitalizar la turbulenta economía de su país.

En abril, Kim dijo que estaba abierto a otra cumbre con Trump, pero fijó el final del año como una fecha límite para que Estados Unidos ofrezca mejores condiciones para un acuerdo para revivir la diplomacia nuclear. Kim y Trump se reunieron nuevamente en la frontera de Corea a fines de junio y acordaron reiniciar la diplomacia, pero desde entonces no han habido reuniones públicas entre ambas partes.

El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, en el Centro Nacional de las Artes, el 22 de agosto de 2019, en Ottawa. (SEBASTIEN ST-JEAN/AFP/Getty Images)

En los últimos meses, Corea del Norte ha llevado a cabo una serie de pruebas de misiles y cohetes para protestar por los ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur. Algunos expertos dijeron que las pruebas de armas de Corea del Norte también fueron una demostración de su arsenal de armas en expansión destinado a aumentar su influencia antes de nuevas conversaciones con Estados Unidos.

La mayoría de las armas norcoreanas probadas en julio y agosto han sido de corto alcance. Esto sugiere que Corea del Norte no ha querido levantar su moratoria autoimpuesta sobre las pruebas de misiles nucleares y de largo alcance, lo que ciertamente descarrilaría las negociaciones con Washington.

Trump ha minimizado las últimas pruebas de armas de Corea del Norte, diciendo que Estados Unidos nunca restringió las pruebas de corto alcance.

Associated Press contribuyó a este informe.

Samuel Allegri – La Gran Época