Como Cuba reactivó la guerrilla colombiana

El dictador comunista Raúl Castro

Las idas y venidas de los máximos jefes de la guerrilla colombiana a La Habana nada bueno pronosticaban para la paz en la región.

El gobierno cubano, una vez más, se intrometía en los asuntos internos de las naciones, montando una nueva etapa de lucha armada en Colombia.

Rumbo a Cuba

El expresidente colombiano Andrés Pastrana, dio el alerta el 10 de agosto en su cuenta en Twitter, que el avión de uso exclusivo de Nicolás Maduro, camuflajeado como comercial de la aerolínea Conviasa con matrícula YV3016, había salido de la rampa 4 del aeropuerto de Maiquetía con destino a La Habana transportando a los ex guerrilleros de las Farc, Iván Márquez y Jesús Santrich, ambos buscados por la justicia colombiana.

Allí, en esas reuniones de urgencia, se sentaron las bases para un nuevo ciclo de lucha, echando por tierra el proceso de Paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) de la cual varias sesiones se habían llevado a cabo en La Habana.

De vuelta a la lucha.

El que fuera número dos de la guerrilla colombiana de las FARC, alias “Iván Márquez”, cuyo paradero se desconoce desde hace más de un año, reapareció este jueves en un video junto con otros exlíderes de ese grupo para anunciar “una nueva etapa de lucha” armada, informan las agencias internacionales.

“Anunciamos al mundo que ha comenzado la segunda Marquetalia (lugar de nacimiento de las FARC hace más de medio siglo) bajo el amparo del derecho universal que asiste a todos los pueblos del mundo de levantarse en armas contra la opresión“, afirma Márquez en el video divulgado en internet, en el que aparece al lado de una veintena de hombres armados con fusiles.

Entre quienes le acompañan se puede ver a Seuxis Paucias Hernández, alias “Jesús Santrich” y a Hernán Darío Velásquez, alias “El Paisa”, que hace meses dejaron de cumplir sus compromisos con la Justicia Especial para la paz (JEP).

“Nunca fuimos vencidos ni derrotados ideológicamente. Por eso la lucha continúa. La historia registrará en sus páginas que fuimos obligados a retomar las armas”, señala en otro aparte del manifiesto leído en el vídeo de 32 minutos y con fecha 29 de agosto de 2019.

En la grabación, el jefe guerrillero dice que hablan desde algún punto en la zona del río Inírida, situado en la región amazónica del sureste del país, cerca de las fronteras con Venezuela y Brasil.

Márquez fue jefe del equipo negociador de las FARC en los diálogos de paz de La Habana y designado senador por el partido de la antigua guerrilla, cargo que no asumió porque a mediados de abril de 2018 se trasladó a un espacio de reunión de excombatientes en Miravalle, en el departamento de Caquetá (sur), donde se le vio por última vez en compañía de “El Paisa”.

El disidente, que en el vídeo se ve vestido de verde militar y con una pistola en la cintura, asegura que la decisión de volver a las armas “es la continuación de la lucha guerrillera en respuesta a la traición del Estado al acuerdo de paz de La Habana” y asegura que buscarán alianzas con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

“Buscaremos coordinar esfuerzos con la guerrilla del ELN y con aquellos compañeros y compañeras que no han plegado sus banderas que tremolan patria para todos”, afirma.

Márquez ya había criticado varias veces desde la clandestinidad la entrega de armas por parte de las FARC, lo que calificó de “error”.

En el manifiesto leído dice que esa insurgencia, que toma el nombre y símbolos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), no tiene como objetivo soldados ni policías “respetuosos de los intereses populares”, sino que será “esa oligarquía excluyente y corrupta, mafiosa y violenta que cree que puede seguir atrancando la puerta del futuro de un país”.

No cumplir lo pactado

Márquez asegura: “Una nueva modalidad operativa conocerá el Estado. Sólo responderemos a la ofensiva”.

Igualmente prometen su “desmarque total de las retenciones con fines económicos”, en una aparente referencia a los secuestros, pero buscarán “el diálogo con empresarios, ganaderos, comerciantes y la gente pudiente del país, para buscar por esa vía su contribución al progreso de las comunidades rurales y urbanas”.

Márquez agrega que desde la firma de la paz, que tuvo lugar en noviembre de 2016, “y del desarme ingenuo de la guerrilla a cambio de nada” no se detiene la matanza de líderes sociales y de exguerrilleros y culpa al Estado de no cumplir lo pactado.

“En dos años, más de 500 líderes y lideresas del movimiento social han sido asesinados, y ya suman 150 los guerrilleros muertos en medio de la indiferencia y la indolencia de un Estado”, expresa.

“Una nueva modalidad operativa conocerá el Estado. Sólo responderemos a la ofensiva”

Enseguida añade: “Todo esto, la trampa, la traición y la perfidia, la modificación unilateral del texto del acuerdo, el incumplimiento de los compromisos por parte del Estado, los montajes judiciales y la inseguridad jurídica, nos obligaron a regresar al monte”.

Al final del manifiesto leído por Márquez, Santrich, que está pedido en extradición por Estados Unidos bajo cargos narcotráfico, interviene para lanzar la arenga “Vivan las FARC-EP”, que el resto de guerrilleros responde con un “viva”.

La víspera, la Fundación Paz y Reconciliación había advertido en un informe presentado en Bogotá que los grupos disidentes de las FARC, que estaban en un proceso de “bandolerización” sin carácter político, y antiguos líderes de ese grupo armado se estaban juntando y podrían conformar una nueva guerrilla el año próximo.

“La información que tenemos es que se está juntando la disidencia política y armada. Eso da la posibilidad y el riesgo hacia el año entrante de la conformación, otra vez, de un grupo guerrillero en Colombia distinto al ELN”, aseguró el director de la Fundación, León Valencia.

Cubadebate

El sitio oficial de Cuba expresa que “la agrupación” (como califica a los guerrilleros) denunció el continuo asesinato de los líderes sociales y el desplazamiento forzoso, grandes problemáticas que afectan a Colombia.

Como respuesta a la “traición del Estado colombiano a los Acuerdos de Paz”, firmados en La Habana en 2016, un grupo de comandantes del grupo insurgente Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) anunció este jueves el inicio de una nueva etapa de lucha.

A través de un comunicado el dirigente del grupo insurgente, Iván Márquez, invocó “el derecho universal de los pueblos de levantarse en armas contra la opresión”.

Entre quienes le acompañan se puede ver a los dirigentes Jesús Santrich y a Hernán Darío Velásquez, “El Paisa”.

La “agrupación” denunció el continuo asesinato de los líderes sociales y de excombatientes desmovilizados, grandes problemáticas que afectan al país suramericano, como algunas de las causas para la vuelta a la lucha armada.

El dirigente hizo un llamado a la unidad y a la paz en Colombia, e instó luchar contra la corrupción y la impunidad.

“No vamos a seguir matándonos entre hermanos de clases para que una oligarquía descarada continúe manejando nuestro destino y enriqueciéndose cada vez más, a costa de la pobreza pública y los dividendos de la guerra”, expresó Márquez.

Maduro miente de nuevo

Luego que la madrugada de este jueves, el guerrillero de las Farc, Iván Márquez, saliera en un video junto a otros exlíderes de ese grupo armado anunciando que viene “una nueva etapa de lucha armada”, recordamos que Maduro los apoyó y dijo que eran bienvenidos a Venezuela.

Así lo recordó el embajador de Venezuela en Estados Unidos, Carlos Vecchio, resaltando que Maduro en un artículo de CNN publicado el 29 de julio, Maduro destacaba que Márquez y Jesús Santrich, eran “líderes de paz”.

“Hace menos de un mes Nicolás Maduro se refería a ex FARC como “líderes de paz”. Colombia y Venezuela debemos trabajar juntos para derrotar el terrorismo. Maduro: Iván Márquez y Jesús Santrich son bienvenidos en Venezuela”.

Abrams

El enviado de EEUU para Venezuela, Elliott Abrams, consideró que Maduro está impulsado esas actividades al dejar que grupos guerrilleros operen libremente en su país.

Es una gran preocupación. Parte de esa preocupación es, de nuevo, que el régimen de Caracas está fomentando esta actividad, en esencia dando partes del país particularmente al ELN“, manifestó Abrams.

Precisamente, el líder del Ejército de Liberación Nacional (ELN) conocido por el alias de “Uriel“, cabecilla de uno de los frentes más activos de esa guerrilla, saludó este jueves el regreso a las armas de varios exlíderes de las FARC.

A juicio de Abrams, la vuelta a las armas de esos guerrilleros “dañará la situación de seguridad en el oeste de Venezuela y Colombia” y “significará que un mayor número de migrantes tendrá que dejar Venezuela”.

En fin, ¿donde quedamos?

Gustavo Marcano, ministro Consejero de la Embajada de Venezuela ante los EEUU, designado por el Presidente (E) Juan Guaido y la Asamblea Nacional, comentó que el anuncio del regreso a las armas de disidentes de las Farc está vinculado con el régimen de Nicolás Maduro.

El anuncio criminal de Santrich, El Paisa, Iván Márquez y otros guerrilleros FARC está vinculado directamente con el narcorégimen en Venezuela. Maduro ejecuta un plan para desestabilizar Colombia y toda la región, para darle continuidad a sus operaciones criminales“.

Como corolario:

De nuevo el régimen dictatorial de Cuba se injerencia e inmiscuye -con todo descaro- en los asuntos internos de los países de la región.

Angélica Mora Beals – La Nueva Nación