Trump dice que su comentario de ser “el Elegido” era en broma, y critica a los medios por tergiversarlo

El presidente Donald Trump señala a un periodista mientras responde a sus preguntas durante una conferencia de prensa después de la Cumbre del G-20 el 29 de junio de 2019 en Osaka, Japón. (Tomohiro Ohsumi/Getty Images)

El presidente Donald Trump dijo que estaba bromeando cuando se refirió a sí mismo como el “Elegido” en el contexto de la actual guerra comercial con China.

“Cuando miré al cielo y dije en broma ‘Soy el Elegido’, en una conferencia de prensa hace dos días, refiriéndome al comercio con China, poco me di cuenta de que los medios de comunicación afirmarían que tenía un ‘complejo de Mesías’”, dijo Trump en un tweet el 24 de agosto. “Ellos sabían que estaba bromeando, estaba siendo sarcástico y divirtiéndome”, continuó.

Trump hizo el comentario del “Elegido” a principios de esta semana cuando habló con los periodistas después de una reunión con el presidente rumano Klaus Iohannis. Dijo que está enfrentando a China por sus tácticas de comercio injusto y robo de propiedad intelectual (PI) que han estado “estafando” a los Estados Unidos durante décadas, pero que los informes que se publicaron habían sido injustos.

“Sabes exactamente a lo que me refería”, dijo Trump el viernes. “Fue sarcasmo. Estaba bromeando. Todos estábamos riendo. Y una pregunta como esa son solo noticias falsas”.

De acuerdo con el director del FBI, Christopher Wray, entre los más de 1000 casos de investigación activa del FBI sobre el robo de propiedad intelectual de los EE.UU., casi todos conducen a China.

Las preocupaciones sobre el robo de propiedad intelectual y las prácticas comerciales de China han estado en el centro de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China. Una investigación de 2018 realizada por la oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos descubrió que China continuaba con sus prácticas de robo de propiedad intelectual patrocinadas por el estado, lo que llevó a los Estados Unidos a imponer aranceles a productos chinos por valor de USD 250 mil millones.

La administración de los Estados Unidos agregó otros aranceles del 10 por ciento a las importaciones chinas sin impuestos de USD 300 mil millones el 1 de agosto. El 23 de agosto, tras una nueva política comercial de represalia de China, Trump anunció que elevará la tasa arancelaria del 10 por ciento al 15 por ciento sobre los bienes de USD 300 mil millones, mientras que los aranceles de USD 250 mil millones sobre las importaciones chinas ahora serán gravados con un 30 por ciento en lugar de un 25 por ciento.

“Nos han estado golpeando durante muchos, muchos años, por más de USD 500 mil millones al año, sacando de nuestro país mucho más de USD 500 mil millones al año”, dijo Trump antes de partir hacia la cumbre del G-7 en Francia a última hora del viernes. “Queremos que se detenga”, agregó.

Trump ha expresado optimismo en llegar a un acuerdo con China que favorezca a los Estados Unidos.

“Estamos teniendo una pequeña disputa con China, y la ganaremos”, dijo Trump. “Hemos aplicado muchos aranceles a China el día de hoy, como saben. Ellos nos pusieron un poco; nosotros les pusimos muchos. Sumamos alrededor de USD 550 mil millones”. Agregó que las tarifas son “muy buenas para nosotros”, a pesar de que muchas personas pueden no haberse dado cuenta.

“Estamos recibiendo decenas de miles de millones de dólares. China lo está pagando “.

Señaló una serie de señales que sugieren que China está sintiendo el dolor de la disputa comercial: “China ha tenido (…) el peor año probablemente en 30 a 50 años (…) Y quieren llegar a un acuerdo”.

El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos calificó a China de “manipulador de divisas” luego de que este último permitió que su yuan se debilitara más allá del nivel clave de 7 por dólar el 5 de agosto, por primera vez en más de una década, a pesar de tener un amplio control sobre el tipo de cambio de yuanes. Una moneda china más barata haría que los productos fueran más baratos en el extranjero, compensando así parte de la presión sobre China durante la guerra comercial.

Después de pedir a las compañías estadounidenses que “comiencen a buscar una alternativa distinta a China” para fabricar sus productos, Trump insinuó que se reserva el derecho de evocar la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional de 1977, que otorgaría al presidente la autoridad para restringir los activos de compañías extranjeras basado en preocupaciones de seguridad nacional.

“Otros presidentes deberían haber hecho algo al respecto, y deberían haberlo hecho hace mucho tiempo”, dijo Trump el viernes.

“Esto es más importante que cualquier otra cosa en este momento (…) en lo que estamos trabajando”.

Eva Fu – La Gran Época