Por qué Israel bloqueó la entrada al país de dos congresistas demócratas 

Las congresistas demócratas Rashida Tlaib (Izq.) y Ilhan Omar (Der.)

La semana pasada Israel prohibió la entrada al país de dos congresistas demócratas, Ilhan Omar y Rashida Tlaib. Ambas legisladoras son musulmanas y fueron elegidas el año 2016.

Según el gobierno israelí, el motivo de la prohibición fue el apoyo de las congresistas al movimiento Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS por sus siglas en Inglés) El BDS es un movimiento internacional originado en Palestina que promueve el boicot y la destrucción del estado judío.

Antes que Israel anunciara el bloqueo, el presidente Trump escribió un tuit diciendo que las congresistas en mención “odian a Israel y al pueblo judío y que nada se puede hacer o decir para cambiar sus opiniones”. El mandatario también dijo que Israel mostraría “gran debilidad” si decide aceptar la visita de las legisladoras.

No obstante la prohibición, Rashida Tlaib solicitó permiso para ingresar a Israel. Ayre Deri, ministro del interior, aceptó la solicitud por razones humanitarias. Tlaib obtuvo permiso para visitar a sus familiares en la zona de West Bank. La congresista prometió no promocionar al movimiento BDS durante su estadía en Israel. Posteriormente, Tlaib declinó la invitación y dijo que “no puede doblegarse ante las políticas racistas y opresivas de Israel”.

En respuesta al incidente, Benjamín Netanyahu dijo que “ningún país en el mundo respeta más a Estados Unidos y al congreso americano que el estado de Israel”. “Como una democracia vibrante y libre, Israel está abierta al criticismo; con una excepción. La ley israelí prohíbe la entrada al país de aquellos que piden y trabajan para imponer un boicot a Israel, así como otras democracias prohíben la entrada de gente que quiere perjudicar a sus países”, añadió Netanyahu.

El primer ministro tiene razón. El parlamento israelí aprobó una ley anti-BDS en 2017 que prohíbe la entrada al país de activistas extranjeros que apoyen el boicot de Israel.

La decisión del gobierno Israelí generó rechazo inmediato por parte de los demócratas y opositores del presidente Trump. Los medios liberales alzaron la voz de protesta. La prensa anti-Trump dijo que Israel bloqueó la entrada al país de congresistas musulmanas”, creando la falsa impresión que se trató de una medida racista injustificada.

¿Cuál fue el verdadero motivo de la prohibición?

¿Porqué el presidente Trump criticó a las congresistas demócratas?

Analicemos algunos hechos relevantes.

Desde que ganaron las elecciones, Ilhan Omar y Rashida Tlaib han sido criticadas en Estados Unidos por sus lazos con organizaciones antisemitas que apoyan a grupos terroristas. Ambas congresistas defienden el boicot a Israel promovido por la organización antisemita BDS. Aún más, Tlaib y Omar promueven legislaturas en el congreso de EEUU en contra del estado judío.

Ilhan Omar no sólo apoya al movimiento BDS, pero también introdujo una resolución en el congreso de EEUU apoyando a grupos que quieren boicotear a Israel.

El antagonismo de Ilhan Omar hacia Israel es tal que hace poco comparó a los judíos con la Alemania nazi. Omar parece desconocer el hecho que los árabes de Palestina se alinearon con Hitler con la esperanza de eliminar a los judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Su postura radical hacia EEUU fue evidente cuando llamó “intimidación” a las sanciones impuestas por la administración Trump contra el dictador Nicolás Maduro en Venezuela. En otra ocasión la congresista demócrata dijo que si pudiera “levantaría las sanciones contra Irán mañana”. Tal como leyó… Irán, el país que más patrocina el terrorismo en el mundo.

Omar Recientemente criticó la decisión de Israel. La congresista dijo que todos los norteamericanos deberían estar “profundamente perturbados” y que negar una visita a miembros del congreso de Estados Unidos “no es consistente con ser un aliado”. Omar también insinuó que el Congreso debería reconsiderar su ayuda económica a Israel.

Es irónico, Ilhan Omar critica a Israel de no ser aliado de EEUU, pero al mismo tiempo promueve y defiende el boicot contra Israel.

Rashida Tlaib tiene una relación estrecha con Abbas Hamideh, un conocido activista pro-Hezbollah y anti-Israel. Hamideh fue invitado a la ceremonia de inauguración cuando Tlaib fue elegida congresista de EEUU. Tlaib es miembra de múltiples grupos antisemitas que frecuentemente atacan a Israel y al pueblo judío. Maher Abdel-qader, otro activista en contra de Israel, fue clave para recaudar fondos durante la campaña electoral de Tlaib.

Según Rashida Tlaib, el movimiento BDS es un movimiento de libertad. Tlaib escribió en Twitter que está cansada que la gente “desacredite una forma de discurso que se centra en la igualdad y la libertad”.

Otra ironía. Rashida Tlaib habla sobre la igualdad y la libertad, pero ataca y condena a Israel, el país que más protege la libertad y los derechos humanos en Oriente Medio.

Según el gobierno israelí, Omar y Tlaib planeaban reunirse en Israel con personas que promueven el terrorismo contra la nación judía. Además, el grupo que financió el viaje de las legisladoras fue la organización antisemita llamada Miftah. Miftah apoya al BDS y tiene miembros que fomentan el terrorismo contra Israel.

Miftah no sólo promueve el antisemitismo Neo-Nazi, pero también alaba a terroristas suicidas a quienes los considera héroes nacionales.

Cabe recalcar que importantes figuras demócratas como Nancy Pelosi and Chuck Schumer llamaron previamente antisemita al movimiento BDS.

Esto no es todo. De acuerdo al itinerario, Rashida Tlaib y Ilhan Omar no tenían planeado quedarse en Israel o reunirse con autoridades israelitas. El documento del viaje decía “Delegación del Congreso de EEUU a Palestina”. No hubo mención de la palabra Israel.

Desafortunadamente los medios de comunicación ignoraron o tergiversaron los detalles de la visita a Israel por parte de las congresistas demócratas. La prohibición israelí no tiene absolutamente nada que ver con racismo o el hecho que las legisladoras en mención sean musulmanas. De hecho, Israel ha impedido en el pasado la entrada al país de múltiples extranjeros que han apoyado el boicot al estado judío.

Israel tiene el derecho – moral y legal – de prohibir la entrada de extranjeros que promueven la destrucción del país. No obstante ese derecho, Ilhan Omar y Rashida Tlaib condenaron la decisión y pidieron que el Congreso intervenga. Es importante recordar que Estados Unidos y otros países han adoptado en el pasado las mismas medidas en circunstancias similares.

El frustrado viaje a Israel de Ilhan Omar y Rashida Tlaib expuso una vez más la postura antisemita de las legisladoras demócratas. Igualmente asombroso es el silencio de los candidatos demócratas presidenciales.

Lamentablemente el Congreso demócrata se alineó con la posición de Tlaib y Omar. Por razones obvias, no es sorpresa que algunos analistas políticos critiquen esta actitud y digan que el partido demócrata se ha convertido en el partido anti-semita de Estados Unidos.

Juan Torres – LibertadUSA