Importantes interrogantes tras el aparente suicidio de Epstein abren múltiples investigaciones sobre el caso

Un grupo de protesta llamado “Hot Mess” sostiene carteles de Jeffrey Epstein frente al juzgado federal de la ciudad de Nueva York, el 8 de julio de 2019. (Stephanie Keith/Getty Images)

Jeffrey Epstein, el multimillonario que recientemente fue acusado de tráfico sexual, fue encontrado muerto en su celda de la cárcel por un aparente suicidio. Según una declaración de la Oficina Federal de Prisiones del Departamento de Justicia, “Epstein fue encontrado sin reaccionar en su celda de la Unidad de Viviendas Especiales por un aparente suicidio en el Centro Correccional Metropolitano”, en la ciudad de Nueva York a las 6:30 a.m.

La agencia Associated Press reportó que, “los oficiales de bomberos recibieron una llamada a las 6:39 a.m. el sábado, diciendo que Epstein estaba en paro cardiaco, y fue declarado muerto en el Nueva York en el hospital Presbyterian-Lower Manhattan”.

El FBI está investigando el incidente.

Jerry Dunleavy, un reportero del Washington Examiner, habló por teléfono con el Portavoz de la Oficina del Jefe de Examinadores Médicos de la ciudad de Nueva York, quien le dijo: “Estamos investigando la causa de la muerte y tenemos un caso abierto. Aún no hay una causa oficial de muerte: el médico forense tiene que hacer su trabajo”.

El Centro Correccional Metropolitano de Nueva York, donde Jeffrey Epstein estaba detenido, el 10 de agosto de 2019. (Don Emmert/AFP/Getty Images)

La pregunta inmediata es cómo fue posible que un hombre supuestamente bajo vigilancia suicida se quitara la vida, especialmente porque ya había ocurrido un evento potencialmente mortal. El 24 de julio de 2019, se informó que Epstein había sido encontrado en el suelo de su celda, “semiconsciente, abatido y llorando, (y tenía) ligeros moretones alrededor de su cuello”.

En ese momento CBS News reportó que una “fuente dijo que no estaba claro si sus heridas eran autoinfligidas, pero que Epstein fue puesto bajo vigilancia de suicidio en la institución correccional, como medida de precaución”.

Después del incidente del 24 de julio, otraa fuente dijo a la NBC News que las autoridades estaban interrogando a otro preso, Nicholas Tartaglione, quien era supuestamente el compañero de celda de Epstein. Tartaglione es un “ex policía del condado de Westchester que fue arrestado en diciembre de 2016, acusado de matar a cuatro hombres en una supuesta conspiración para la distribución de cocaína”.

Aunque los detalles del evento del 24 de junio siguen siendo oscuros, todos los informes indicaban que Epstein había sido puesto bajo vigilancia suicida después del incidente. Sin embargo, una fuente le dijo a Associated Press el 10 de agosto, después de la muerte de Epstein, que lo habían quitado de la vigilancia de suicidio. De acuerdo a AP, la fuente no estaba autorizada para discutir el asunto públicamente y habló con la condición de que fuera anónima.

La prisión federal donde se alojaba Epstein, el Centro Correccional Metropolitano en el Bajo Manhattan, tiene un programa de prevención del suicidio diseñado para reclusos en riesgo. Se desconoce por qué Epstein, un recluso de alto perfil, fue retirado de la vigilancia de suicidio.

Según Bloomberg, una “persona familiarizada con el asunto” dijo que a Epstein “le quitaron la guardia de suicidio unas horas antes de suicidarse”, pero otros informes contradicen este momento y afirman que Epstein fue retirado de la guardia de suicidio a finales de julio.

Además, Reuters reportó que si bien “dos guardias de la cárcel están obligados a hacer controles separados a todos los presos cada 30 minutos”, ese “procedimiento no se siguió en la madrugada”.

En particular, las directrices de la Oficina de Prisiones exigen que se presente una justificación por escrito de la salida de una persona de la vigilancia de suicidio:

“Una vez que un recluso ha sido puesto en vigilancia, la vigilancia no puede ser interrumpida bajo ninguna circunstancia sin que el Coordinador delPrograma o la persona designada realice una evaluación en persona”.

De acuerdo con las directrices, “sólo el Coordinador del Programa tendrá la autoridad para retirar a un recluso de la vigilancia del suicidio”.

Un informe, que debe ser completado antes de que el prisionero sea sacado de la vigilancia, es compartido con “el archivo central, el registro médico, el archivo psicológico y el guardián”.

Investigaciones sobre la muerte de Epstein

El Procurador General William Barr emitió una declaración sobre la muerte de Epstein diciendo que se realizan al menos dos investigaciones sobre su muerte.

“Me horrorizó saber que Jeffrey Epstein fue encontrado muerto esta mañana temprano por un aparente suicidio mientras estaba bajo custodia federal. La muerte del Sr. Epstein plantea serias interrogantes que deben ser respondidas. Además de la investigación del FBI, he consultado con el Inspector General, quien está abriendo una investigación sobre las circunstancias de la muerte del Sr. Epstein”, dijo Barr.

El Fiscal General de Estados Unidos, William Barr, en el Departamento de Justicia en Washington DC, el 15 de julio de 2019. Foto de SAUL LOEB/AFP/Getty Images.

Es probable que ahora existan al menos tres investigaciones separadas sobre la muerte de Epstein: una del FBI, otra del Inspector General del Departamento de Justicia y, finalmente, una del Distrito Sur de Nueva York (SDNY), que es el distrito judicial involucrado en el caso y el encarcelamiento de Epstein.

En el Congreso, también se han realizado varios llamados a investigar, incluyendo el del Senador republicano Ben Sasse de Nebrasca, quien previamente había instado al Departamento de Justicia a revisar el manejo del controvertido acuerdo de declaración de culpabilidad de Epstein, en 2008.

En un comunicado, Sasse dijo que “como asunto de política pública, el gobierno ha vuelto a fallarle a aquellas niñas. Es inexcusable que este violador no estuviera bajo constante vigilancia suicida. Estas víctimas merecían enfrentarse a su abusador serial en la corte”.

Senador Ben Sasse (R-NE) en Washington DC, el 10 de enero de 2017. Chip Somodevilla/Getty Images.

El senador republicano por Florida, Rick Scott, se hizo eco de los sentimientos de Sasse y exigió respuestas en una declaración personal:

“Las víctimas de las atroces acciones de Jeffrey Epstein merecían una oportunidad de justicia. Hoy, esa oportunidad les fue negada. La Oficina Federal de Prisiones debe dar respuestas sobre qué fallas del sistema del Centro Correccional Metropolitano (MCC), o actos criminales, permitieron a este cobarde negar justicia a sus víctimas”.

Preet Bharara, el ex Fiscal General de Estados Unidos para Nueva York, afirmó que “debería haber -y casi con toda seguridad hay- un video del suicidio de Epstein en la MCC. Uno espera que sea irrefutable, concluyente y confiable”.

Uno de los abogados de Epstein, Marc Fernich, también pidió “una investigación exhaustiva de las circunstancias que rodearon la muerte de Epstein. La sociedad necesita saber exactamente qué pasó y por qué, y cómo sus custodios podrían haber permitido que ello ocurriera”, reportó Fox News.

De acuerdo con The Washington Post, “las personas cercanas a Epstein, que notaron que parecía estar de buen humor, se sorprendieron por los reportes de suicidio, según una persona familiarizada con las discusiones sobre lo sucedido el sábado temprano y expresaron su preocupación por la posibilidad de un juego sucio”.

Los acusadores de Epstein hablan

Bradley Edwards, un abogado que representa a varios de los acusadores de Epstein, dijo en una declaración que:

“El hecho de que Jeffrey Epstein fuera capaz de cometer el acto egoísta de quitarse la vida mientras su reino de abuso, explotación y corrupción era expuesto, resulta desafortunado y previsible. Mientras él y yo sostuvimos controversiales batallas legales durante más de una década, este no es el final que nadie estaba buscando. Las víctimas merecían que Epstein rindiera cuentas y le debía a todos los que lastimó aceptar la responsabilidad de todo el dolor que causó”.

Otra víctima emitió una declaración a través de su abogada, Lisa Bloom, diciendo: “Ahora nunca tendré una sensación de cierre. Estoy muy enojada de que la prisión pudo haber permitido que esto sucediera y porque yo y sus otras víctimas nunca lo veremos enfrentar las consecuencias de sus horrendas acciones”.

“Espero que quienquiera que haya permitido que esto ocurriera también enfrente algún tipo de consecuencia. Nos robó la enorme pieza de sanación que necesitábamos para seguir adelante con nuestras vidas”.

Epstein, cuya riqueza supuestamente ascendía a más de 500 millones de dólares, enfrentaba una  cadena perpetua. Su caso había captado la atención nacional y se estaba perfilando como uno de los más destacados de la historia reciente.

Es probable que las investigaciones anunciadas se centren en por qué Epstein ya no estaba en una vigilancia de suicidio y no estaba siendo supervisado las 24 horas del día, los 7 días de la semana como medida preventiva, así como quién permitió que fuera retirado de la vigilancia de suicidio y por qué razón.

Publicación de documentos

La muerte de Epstein ocurre tras la publicación el pasado viernes de más de 2000 páginas de documentos (algunos de los cuales se pueden encontrar aquí y aquí), relacionados con una demanda ya resuelta de Virginia Giuffre, una de las acusadoras de Epstein, contra la ex novia de Epstein, Ghislaine Maxwell.

Giuffre afirmó que “fue “forzada” a tener relaciones sexuales con el profesor de derecho de Harvard Alan Dershowitz, el “modelo” Jean Luc Brunel, y “muchos otros hombres poderosos, incluyendo numerosos políticos americanos prominentes, ejecutivos de negocios poderosos, presidentes extranjeros, un Primer Ministro bien conocido, y otros líderes mundiales”, según documentos de la corte.

Ghislaine Maxwell asiste a una gala en Nueva York, en una foto de archivo. Rob Kim/Getty Images.

Ninguno de los hombres nombrados en la declaración de Guiffre fue acusado de ningún delito y los documentos de la corte no contenían ninguna corroboración ni más detalles, pero muchos documentos siguen sellados.

El fiscal de Manhattan, Geoffrey Berman, emitió una declaración sobre el caso Epstein tras su muerte, en la que señaló su intención de mantener abierta y en curso la investigación.

“Los acontecimientos de hoy son preocupantes, y estamos profundamente conscientes de su potencial para obstaculizar que las numerosas víctimas de Epstein tengan su día en la Corte. A las valientes jóvenes que ya se han presentado y a las muchas otras que aún no lo han hecho, permítanme reiterarles que seguimos comprometidos con defenderlas, y que nuestra investigación relacionada con la conducta del acusado que aparece en la imputación -y que incluye un recuento de conspiraciones- sigue en curso”.

La inclusión de un registro de estas conspiraciones es significativa desde una perspectiva legal, lo que indica que la investigación no termina con la muerte de Epstein, pero como señaló el reportero de CNN Shimone Prokupecz, “cualquiera que esperaba llegar a un buen arreglo cooperando (con las autoridades) contra Epstein, puede que haya perdido esa oportunidad”.

Jeff Carlson – La Gran Época