Familia de huérfano de El Paso explica foto de Trump con el bebé que provocó críticas

El presidente Donald Trump y la primera dama Melania Trump visitan a familiares de víctimas del tiroteo masivo en El Paso, Texas, en el Centro Médico de la Universidad el 7 de agosto de 2019. (FLOTUS/Twitter)

El hermano de una pareja que recibió un disparo mortal en El Paso, Texas, durante el fin de semana defendió una foto que el presidente y la primera dama se tomaron con el bebé huérfano de 2 meses de la pareja durante su visita a un hospital de El Paso el 7 de agosto.

La foto en cuestión, que se compartió en la cuenta de Twitter de Melania Trump el 8 de agosto, muestra a la primera dama sosteniendo al bebé mientras el presidente Donald Trump estaba de pie junto a ella con una sonrisa y un pulgar hacia arriba. El post fue subtitulado: “Conocí a muchas personas increíbles en Dayton, Ohio y El Paso, Texas ayer. Sus comunidades son fuertes e irrompibles. ¡@potus y yo estamos contigo!

La publicación atrajo una gran atención, así como la ira de las personas que calificaron la expresión facial y el pulgar de Trump como inapropiados, y declararon que el evento se usó como una “sesión fotográfica”.

Ahora Tito Anchondo, el tío del huérfano, ha hablado, diciendo al Washington Post que espera que la gente deje de politizar la tragedia de su familia. Dijo que decidió llevar a su sobrino al Centro Médico de la Universidad para reunirse con el presidente y la primera dama.

Anchondo, cuyo hermano y cuñada, Andre y Jordan Anchondo, perdieron la vida como resultado de la masacre de El Paso, dijo que quería contarle a Trump sobre el gran dolor de su familia, según el medio.

“Estaba allí como un ser humano, consolándonos y dando sus condolencias”, dijo.

Dijo que no creía que Trump estuviera en el hospital para impulsar ninguna agenda política, y agregó que era solo “una conversación privada entre seres humanos”. Anchondo le dijo al medio que se sintió consolado luego de la conversación que tuvo con el presidente, pero no quiso entrar en detalles sobre lo que se habló.

Anchondo le dijo a NPR en una entrevista por separado que su familia es conservadora republicana y que su hermano apoyaba a Trump.

“Quiero ver si es genuino y ver si mis puntos de vista políticos son correctos o incorrectos. Y ver si él siente tal vez algún tipo de remordimiento por las declaraciones que ha hecho. Solo quiero tener una conversación de persona a persona con él y ver cómo se siente”, dijo Anchondo a la emisora ​​de radio pública.

Trump y Melania visitaron los hospitales en Dayton, Ohio y El Paso, Texas, el 7 de agosto para reunirse con víctimas y familiares, personal médico y agentes de la ley. Según la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, se excluyó a la prensa de ambos eventos, porque el viaje consistía en reunirse con las víctimas y no se suponía que fuera una sesión de fotos.

Después de ambos eventos, las fotos y los videos distribuidos por la Casa Blanca muestran al presidente saludando a las víctimas, hablando con los ejecutivos del hospital y posando para fotos con oficiales uniformados de la policía.

El presidente Donald Trump y la primera dama Melania Trump se reúnen con un sobreviviente de la masacre del tiroteo de Dayton el 7 de agosto de 2019 en el Miami Valley Hospital en Dayton, Ohio. (Foto oficial de la Casa Blanca por Andrea Hanks)

“Han pasado por las habitaciones para agradecer al personal médico trabajador. ¡Momentos muy poderosos para todos!”, escribió Grisham en Twitter.

El 4 de agosto, Trump condenó duramente ambas masacres, propuso medidas para prevenir futuros ataques e instó a los estadounidenses a unirse contra las ideologías defendidas por los asesinos. Según los informes, el asesino de Dayton era un seguidor del socialismo, el satanismo y el grupo extremista Antifa.

La hermana de la pareja de El Paso publica un conmovedor mensaje

El 6 de agosto, la hermana de la pareja Anchondo, Vibora (Deborah) Anchondo, publicó un conmovedor mensaje en Facebook expresando su frustración por cómo los políticos demócratas en El Paso están politizando el tiroteo y culpando al presidente Donald Trump.

“Es una pena que dos de nuestros políticos locales (me niego a decir sus nombres porque no lo merecen) dicen que nuestro presidente no es bienvenido el miércoles”, escribió Anchondo sin identificar a los políticos.

“No puedo creer cómo estos monstruos están utilizando el trágico evento para impulsar su agenda política”, agregó.

Ella continuó: “El cuerpo de mi hermano [sic] todavía estaba en Walmart el sábado por la noche cuando decidieron convertir esto en un problema político y empujar su agenda culpando a nuestro presidente por esto. En lugar de centrarse en la situación y en el individuo que destruyó la vida de muchos, estas personas malvadas egoístamente convirtieron esto en una guerra política”.

“Estoy tan enojada por esos dos como estoy con la persona que me quitó a mi hermano y a su esposa, escribiendo esto, creo que siento más animosidad hacia esos dos políticos malvados”, agregó.

Después de los dos tiroteos, los antiguos y actuales funcionarios demócratas expresaron su desaprobación por los planes de Trump de visitar El Paso.

La representante demócrata Veronica Escobar dijo durante una aparición en Morning Joe de MSNBC el 5 de agosto que era “probablemente injusto” conectar un rally que Trump realizó en El Paso con el tiroteo. También afirmó que el presidente debe “hacer un poco de autorreflexión” sobre cómo actúa en las manifestaciones que realiza.

Luego dijo que el presidente no es bienvenido en la ciudad.

“Es sorprendente para mí que [Trump] sea tan consciente de sí mismo”, dijo Escobar a los anfitriones Joe Scarborough y Mika Brzezinski. “Y es por eso que, desde mi perspectiva, él no es bienvenido aquí. No debería venir aquí mientras estamos de luto.

“Animaría a los miembros del personal del presidente a que reflexionen un poco. Les animo a que le muestren sus propias palabras y sus acciones en las manifestaciones porque no vamos a superar esto hasta que haya un reconocimiento desde lo más alto de que necesitamos sanar, que todo este país está sufriendo, que ha habido fanatismo, racismo y odio que ha sido avivado en todos los niveles”, agregó.

“Y como presidente, tiene la autoridad y responsabilidad más importantes para mostrar a este país, para guiar a este país a la curación. Y ahora es el momento, y él debe aceptar la responsabilidad, todos lo hacen, por lo que nos ha llevado a este punto”.

Del mismo modo, el candidato presidencial Beto O’Rourke, excongresista de Texas, dijo a los periodistas después del tiroteo en El Paso que Trump “es racista y aviva el racismo en este país”.

El 5 de agosto, O’Rourke le dijo a El Paso Times que Trump “no tiene lugar aquí”. El presidente “no debería estar en El Paso”, agregó O’Rourke.

Janita Kan – La Gran Época

Los reporteros de La Gran Época Ivan Pentchoukov y Zachary Stieber contribuyeron a este informe.