El presunto tirador de Dayton sufría de psicosis y escuchaba voces en su cabeza, dijo su exnovia

Connor Betts en fotos que publicó en Twitter. (@iamthespookster/Twitter)

El sospechoso de llevar a cabo el tiroteo masivo en Dayton, Ohio, tenía problemas de salud mental, incluyendo la audición de voces en su cabeza, según su exnovia.

Lyndsi Doll salió con Connor Betts mientras ambos estaban en la secundaria.

Doll dijo que durante su último año Betts ingería regularmente pastillas de cafeína y bebidas energéticas y le contó que no podía dormir porque era atormentado por sombras oscuras en la noche.

También le dijo que desde muy pequeño sufría de psicosis y que le preocupaba volverse esquizofrénico.

Connor Betts en una foto sin fecha. La policía dijo que el joven de 24 años llevó a cabo un tiroteo masivo en Dayton, Ohio, el 4 de agosto de 2019. (Departamento de Policía de Dayton)

“A veces me gritaba, diciéndome que tenía miedo de sí mismo y que algún día iba a lastimar a alguien. Ahora es espeluznante”, dijo Doll a The Washington Post.

Los oficiales de policía dijeron que Betts, de 24 años, comenzó a disparar a principios del 4 de agosto frente a un bar en Dayton, matando a nueve personas -incluyendo a su hermana, Megan Betts- y dejando a más de 24 heridos, incluyendo a un compañero de Megan. Los policías mataron a Betts a tiros.

Doll destacó que Betts era más simpático cuando estaba con Megan, que era más joven que él.

“Bromeaban entre los dos”, contó. “Ella era el alma brillante y feliz y él era el oscuro y reservado”.

Agentes de policía en la escena del crimen en Dayton, Ohio, EE.UU., 4 de agosto de 2019, tras el tiroteo masivo en el distrito de Oregón de Dayton. (EFE/EPA/TOM RUSSO)

Dijo que se enteró de la “lista de objetivos” creada por Betts.

Doll recordó que unos amigos trataron de disuadirla de salir con Betts, diciendo que había empujado a una exnovia a un cuerpo de agua y que había atacado a otra. Pero apuntó que se relacionaban por problemas de salud mental, ya que sufría de ansiedad y depresión, y formaba parte de un grupo conocido como “los niños emo”.

Se hicieron pareja, pero a Doll le preocupaba que algo pudiera pasar. Hablaba de las “cosas oscuras y malvadas” que escuchaba y se volvía ausente en medio de una conversación.

Doll confirmó que Betts se registró como demócrata en 2012 y que le gustaba atacar a los republicanos.

Una vista de los zapatos esparcidos en el suelo en la escena de un tiroteo en el Distrito de Oregon de Dayton, Ohio, EE.UU., 4 de agosto de 2019. (EFE/EPA/TOM RUSSO)

Una cuenta de Twitter vinculada a Betts reveló que circulaba descripciones hiperbólicas del presidente Donald Trump, con una publicación que decía que el presidente quería que los inmigrantes fueran fusilados en la frontera, también abogaba por políticas izquierdistas, incluyendo el socialismo y el control de armas. Utilizó el lenguaje popularizado por los senadores de extrema izquierda, incluyendo la descripción de los centros de detención de inmigrantes como “campos de concentración”, y se describió a sí mismo como un satanista.

Betts también compartió publicaciones de activistas y periodistas de izquierda, entre ellos las de Daily Beast y NBC, conocidos por oponerse a Trump y a los conservadores.

Hablan las otras exnovias

Adelia Johnson, de 24 años, dijo que salió con Betts este año después de que se conocieron en una clase de psicología en el Sinclair Community College en Dayton y habló sobre sus problemas de salud mental.

Johnson dijo que Betts la llevó a disparar un rifle y a menudo hablaba de asesinatos en masa. En su primera cita, le mostró el video de un tiroteo masivo y en otra ocasión se la dejó sola mientras le entregaba una carta a una exnovia.

Fue entonces cuando rompió con él, contó a NBC.

Connor Betts en fotos que publicó en Twitter. (@iamthespookster/Twitter)

Melissa Appel salió con Betts durante casi un año, terminando a principios de 2019. Ella dijo que era “callado”, “respetuoso” y “nunca agresivo”.

“Cuando vi el artículo y vi su nombre, tuve un ataque de pánico porque… para mí era difícil creer que la persona que conocía pudiera hacer algo así”, señaló Appel.

Además recordó que sí fue a un campo de tiro con Betts y que él a veces hablaba de armas, pero que no sabía que tuviera ninguna.

Theo Gainey, un vecino, contó que Betts tenía un “lado oscuro”, añadiendo que era un “mal tipo” con “tendencias violentas”.

Suspensión

Dos excompañeros de clase dijeron a The Associated Press que Betts fue suspendido en su tercer año en Bellbrook High School después de que encontraron una lista de víctimas escrita dentro de un baño de la escuela.

Betts había traído previamente una lista a la escuela junto con otra lista de compañeras de clase que quería violar, dijeron los dos compañeros, un hombre y una mujer.

“Había una lista de asesinatos y una lista de violaciones, y mi nombre estaba en la lista de violaciones”, apuntó la compañera de clase.

Un oficial de policía la alertó sobre la inclusión, dijo.

“El policía dijo que Betts no iría a la escuela por un buen rato”, comentó. “Pero después de un tiempo, regresó, caminando por los pasillos. No nos advirtieron que regresaba a la escuela”.

El compañero de clase dijo que estaba en el equipo de atletismo con élBetts.

“La mayoría de la gente lo evitaba”, dijo el joven. “Decía cosas chocantes solo para obtener una reacción. Disfrutaba haciendo que la gente se asuste”.

Zachary Stieber – La Gran Época