El exjefe del FBI queda libre de cargos a pesar de divulgar datos sensibles sobre sus reuniones con Trump

James Comey.

Al compartir esta información con los medios, James Comey violó las reglas del FBI y su propio contrato y dio un ‘mal ejemplo’ a otros empleados de la agencia, indicó el Departamento de Justicia de EE.UU.

El exdirector del FBI, James Comey, dio un “ejemplo peligroso a más de los 35.000 empleados actuales del FBI, y otros miles de exempleados” de la agencia “al no salvaguardar la información sensible obtenida durante su trabajo en el FBI, y usarla para crear presión pública para una acción oficial”, reza un nuevo informe del Departamento de Justicia.

Después de que Comey fuera cesado por el presidente de EE.UU. en mayo del 2017 de su cargo, exjefe del FBI filtró a los medios sus memorias que documentaban las reuniones privadas con Donald Trump. De acuerdo con las conclusiones del reciente informe, mediante estas acciones Comey violó las políticas del FBI y su propio acuerdo de empleo.

Sin embargo, a pesar de confirmar dichas irregularidades, el Departamento de Justicia no va a procesar a Comey, debido a que no ha encontrado “evidencias de que Comey o sus abogados divulgaran a los medios de comunicación la información clasificada contenida en cualquiera de las memorias”.

A pesar de esta decisión del Departamento de Justicia, el mandatario estadounidense a través de su cuenta personal de Twitter ha aseverado que “quizás nunca en la historia de nuestro país haya alguien más completamente deshonesto y fustigado que James Comey en el recién publicado informe del inspector general”.

“¡Debería estar avergonzado de sí mismo!”, ha aseverado el presidente de EE.UU.

Datos sensibles, no clasificados

“No necesito una disculpa pública de quienes me difamaron, pero un mensaje rápido con un ‘perdona por haber mentido sobre ti‘ sería bueno”, ha reaccionado al nuevo informe Comey, a través de su cuenta en Twitter. Cabe mencionar que Trump en múltiples ocasiones acusó al exjefe del FBI de haber compartido supuesta información clasificada con los medios.

Ya en el 2017 Comey admitió que le había proporcionado a un amigo datos sensibles, pero no clasificados, para que esa persona pudiese compartirlos con un periodista. También admitió que lo hizo con la intención de asegurar una investigación contra Trump.

Cabe mencionar que esta táctica tuvo éxito, ya que poco después el exasesor especial Robert Mueller se ocupó de las denuncias de supuesta colusión de la campaña presidencial de Trump con Rusia, algo que tras dos años de investigación no pudo probar.

RT